domingo, marzo 03, 2013

Los van van,siempre en la cresta de la ola

Los Van Van, siempre en la cresta de la ola

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba



Ha permanecido imbatible por más de cuatro décadas de existencia y esto, si no es un récord, clasifica como un magnífico average. Existen en la Isla orquestas más antiguas, pero ninguna, estoy seguro, ha logrado de manera ininterrumpida cada año hasta sumar 43, situar al menos un tema —a veces dos o tres— en la cresta de la ola de la popularidad.

Foto: Archivo
Esa es una de las singularidades de Los Van Van, de Juan Formell. De modo que si bien, por una parte, el resultado de una dilatada trayectoria de sustanciales aportes hace que la orquesta sea considerada como un bien patrimonial, por otra haya quien la juzgue a partir de lo que se escucha, baila y goza día a día. En esa prueba, Los Van Van siguen saliendo airosos. Ahora mismo, en el tránsito del 2012 al 2013, se adueña de la calle “Un año después” (Que cosa la costurera) mientras queda el sedimento de los números incluidos en el más reciente disco de la agrupación, La maquinaria, nominado al Grammy Latino.





A tales hechos habría que añadir cómo en fecha reciente la banda de Formell ha rebasado con atronador éxito los ámbitos tradicionales de sus presentaciones —salones de baile, plazas y parques—, para conquistar a los participantes en la inauguración del 34 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en el teatro Karl Marx, ocasión en la que se incorporó a su línea delantera el argentino Fito Páez, y el Centro Cultural El Sauce, donde predominan los cantautores y las bandas de rock alternativo. 

Hace pocos días Formell comentaba lo que a su entender eran las claves de tanto prolongado éxito y permanente actualidad de la orquesta: “Quien dirige una orquesta de música bailable tiene como obligación mayor definir el repertorio, crearlo él mismo si es posible o hallar compositores que comprendan el estilo de la orquesta. Y tan importante como ello, un director debe saber que lo mejor que le puede pasar es poseer un sonido que te identifique y números que se le metan bajo la piel a las personas”.

En otro orden decía: “Hay orquestas en las cuales la voz principal es la que llama la atención del público. Pero en Los Van Van no es así. Hemos tenido buenos cantantes, algunos incluso con un enorme carisma. Unos han permanecido con nosotros, otros no. Mi filosofía es la misma de Adalberto Álvarez. Para él un buen cantante es el que interprete como dios manda “A Bayamo en coche” y “Son de la madrugada”, que son sus caballos de batalla. En mi orquesta un buen cantante es aquel que asuma lo esencial del repertorio histórico, aunque luego se haga notar por las novedades”.

Lo que Formell no dice ni va a decir, porque no le corresponde hacerlo, es que en él se conjuga un extraordinario talento creador, un sólido conocimiento del arte de la orquestación, una acendrada asimilación de las tradiciones musicales y una innegable capacidad de liderazgo.

Tal es la amalgama fundida en los cimientos de una experiencia única: a lo lejos, a diez cuadras de distancia, cuando suena, usted sabe que Los Van Van son inconfundibles.

2 comentarios:

Felix Mauricio Caicedo Pérez dijo...

saludos desde Ocaña colombia, al maestro Silvio Rodriguez de un seguidor ...
at. felix mauricio caicedo

peraki dijo...

Necesito saber las fechas de concierto donde sean es para un regalo para mi padre, me urge por fa