viernes, abril 04, 2014

Analisis de Blanco

Caballo Místico
Iba a editar mi post y lo borré por error Decía que siempre entendí esta canción como si Silvio hablara de un amor que ha durado muchos años y quiere recuperar la pasión que hubo en un principio, la frase "ayer te leí una mano y cada dibujo al verme me interrogó" me parece que es esa monotonía que llega luego de muchos años y la relación se vive más por costumbre que por amor, los dibujos que interrogan son todas las cosas que hubo antes, el amor la pasión y todas las cosas que ya no hay, es lo que yo pienso.

Maine Duelo- trova me había comentado que pensaba escribir algo sobre esta canción. Por eso tiro algunas ideas pero no me extiendo. En líneas generales, concuerdo con Julián.

¡Qué bueno eso de los dibujos de la mano!. Pero además me parece que esta canción es toda una teoría sobre el amor en la posmodernidad. O mejor dicho, del amor en lucha contra los "valores" de la posmodernidad. No es novedad, el amor no está de moda. Es incompatible con el individualismo propio de nuestras sociedades.

No es fácil de lograr, implica un proceso, y no es un mecanismo de persuasión exitoso para la publicidad. No tiene una finalidad utilitaria, implica una madurez difícil de alcanzar, es anacrónico, cursi, anticuado, etc. El amor no vende. Pero además, los géneros están en lucha. Cosa que entendía yo cuando comentaba acerca de la canción "La familia, la propiedad privada y el amor". Cuando se encuentran un hombre y una mujer, vienen con una carga cada uno, carga que le han impuesto los siglos. Y todo esto empeora luego de que una pareja trasciende ese primer encantamiento, como dice Julián.

¿Qué hay después de esos primeros años en que un@ está prácticamente idiotizad@? ¿Cómo se sostiene el amor si es que todo tira para otro lado? ¿cómo "salvarse"? Me parece que parte de este mensaje tiene que ver con la humanización del amor. Sacudir al amor de todas esas cuestiones mágicas, trascendentes y delirantes que le han atribuido desde tiempos remotos.

Y salvarlo además del olvido al que lo tiene confinado el ritmo de la forma de vida occidental. "Me quiero salvar haciendo revolución desde tu cuerpo por variar" Su concepción del amor es una negación a este sistema. Ta, ya me extendí demasiado. Quedo a la espera de las palabras de Iván y de los demás. Wow, que bueno lo que escribiste Maine, concuerdo 100x100 en esta idea "real" del amor.... de hecho pienso que muchas parejas que "no deberían haberse separado" terminaron por hacerlo por no soportar "dejar de ser" enamoradizos al estilo mágico/trágico de lo que decía en aquel estribillo Silvio, burlonamente: " te quiero mi amor, no me dejes solo, no puedo estar sin tí, mira que yo lloro".

 Maria Rita Pues bien me sumo a tu comentario y le agrego alguito no más respecto a esta frase "Aunque no esté de moda te pido una mano, mis entrañas no entienden de estética y cambios aunque no esté de modarepite conmigo", siempre me pareció una manera de "darse permiso" por parte de Silvio, para "pedir" lo que necesitaba en ese momento. Sobre todo viniendo de un hombre. Durante mucho tiempo "no estuvo de moda" que expresaran sus sentimientos, sobre todo aquellos que dejaran en evidencia cierta necesidad y por tanto, debilidad. Perdón por lo extenso. Abrazo.

 escaramujo No se trata solo de desempolvar las ventanas, también es vivir de corrido. ¡ Qué obscenidad y qué cansancio vivir corriéndose todo el tiempo!. Bromas a parte me ha resultado transparente en el detalle tu explicación Duelo Trova y complementaria con la visión de Maine de carácter mucho más general. Al final la idea que se me queda de la canción es un silogismo Si amor de fin de siglo (los 70 ya eran fin de siglo) es un amor de mercado, egoísta, sin entrega y de cara a la galería (no está de moda y hace poesías),en que uno no se desnuda porque no se muestra tal como es (como saben eso los viejos amantes, esos sí que conocen de verdad a la pareja) Si la revolución es un sol (si ése al que le da el interruptor), un ruido como de pasos (porque ya llega y la hacen los caminantes)(¡Qué bien traído lo de yo te invito a caminar conmigo Duelillo mío!) , en fin, amor compartido.

 Entonces el verdadero amor que propone Silvio a esa hipotética amada a la que quiere hacer un regalo viejo no es sino otra manera de hacer la Revolución, otra manera de luchar contra la moral burguesa que ha disfrazado el amor de hamburguesa (que chispa tengo), pura fastfood lista para consumir. Hala, ya está. Disculpen la molestia.

 Maine "Revolución en la plaza, en la casa y en la cama" suele citar Aleia. Y es que no se puede tener a la libertad como un valor sin ver el complejo entramado de todas las represiones. Gracias Iván, no tardaste en satisfacer nuestras peticiones, y como era obvio, no nos defraudaste. Me gusta cómo cambias el color para pasar de lo objetivo a lo subjetivo jejeje, muy bueno. Señalo algo que me interesa, la canción tiene por tema algo tan específico....no se puede decir que sea una canción "de amor", meramente; un@ en seguida se imaginaría un texto que le canta al enamoramiento, al sentimiento en bruto.

Pocas veces se podría encontrar una canción que habla de ese otro amor que no está pintado como idilio, el amor de otra etapa de la relación. Eso ya es una primer ruptura con la norma, si fuera por el imaginario creado a través del arte y los medios, esa etapa del sentimiento no existiría. Su reivindicación ya es una resistencia, ya es un ir tras lo primordial, la esencia. De ahí que me parece que el trozo que tomó Mª Rita es la afirmación más importante de la canción.

 El amor post pasión inicial tiene varios frentes que atacar. La rutinización sería el primero, en tiempos en que todo debe ser nuevo, descartable y pasajero para mantener el interés de quien lo consume, suele ser difícil intentar resucitar una pasión "empolvada" en vez de ir en busca de otra que la sustituya. La otra lucha es más externa y tiene que ver con lo que decía en el otro post, las relaciones humanas han sido reguladas por la sociedad desde siempre, la sociología demuestra la siguiente contradicción: la intimidad de la pareja en el acto sexual debería ser uno de los momentos en donde menos opera la intromisión de las normas sociales, por ser uno de los momentos en que más se conecta un@ con sus instintos primordiales......pero ¡minga!, todos sabemos que no es así, hasta en el sexo hay conductas esperables de acuerdo al género, y sobre todo, una serie de imposiciones estéticas pautadas por la sociedad que convierten al sexo en un campo fértil para vergüenzas, pudores y qué se yo. Bueno, creo que esta canción invita un poco a trascender esas cosas.
La exhortación es clara; por debajo de todo ese artificio hay algo más fuerte que debe ser rescatado. Se puede recuperar el impulso inicial de amar, de buscar la compañía en base a lo que dictan las entrañas, no el envoltorio estético. El impulso está, existe desde que el mundo es mundo, "desde que la gente está empeñada en quererse amar", y si hay pautas que traicionan esa naturaleza, bueno, en definitiva cada pareja es una microsociedad donde se pueden reinventar esos códigos, desde ahí se lucha también. Y arriba los que luchan.

Regidor Hola amigos. A veces los silviofilos -como GRAN critica- suelen caer en verdaderas teleseries venezolanas por las canciones de Silvio y de ahi caen en un enceguecido trance de idolatria totalitarista jajaja. A mi parecer la obra de Silvio no se puede desglosar individualmente, especialmente las canciones de esa epoca. "En estos días", "Aunque no este de moda en estos días" y "Te doy una canción", esta ultima, desglosa la cotidianidad de Cuba... "y desde la sombras sales tú"... a los procesos politicos que se llevaban adelante, como tratar de menguar los cortes de luz electrica, que la discriminacion racial fuera erradicada, etc., ... pero tambien, no es menos cierto que estas letras tienen un notorio tinte de mujer, estas tres canciones de por si, son una sola y quizas hay mas... unidas, hermanadas.

 Pareciera que al gran amor de su vida, fue a quien le dedico tanta y tanta poesía en esas tres canciones en las cuales hay referencias, ya sea en las letras o titulos, existen guiños entremezclados entre si. Hay mucha cotidianidad reflejada en las letras, por ejemplo; "ayer aprete el interruptor de encender la luz y encendi el sol"... para decir despues; "que se apague la luz y que el sol se levante".... o mas rato; "de las sombras sales tu"... o "en estos días no sale el sol, sino tu rostro"... en fin... por lo mismo, a mi -subjetivo parecer- tienen de mucho de hermanas esas geniales canciones.

 Respecto a la geografia que se presenta ante mi, el clasico "Te doy una cancion" se que era el nombre de un programa de television cubano... quizas hubo algo importante que sucedio o que les sucedio a Silvio y su buen amor, viendo ese programa o quizas que... solo eran las horas juntos, viendo el espacio televisivo.

 Para mi sencillamente, son las revoluciones que vivio Silvio en el amor a una mujer y en el amor a su pueblo y lo que iba cambiando, gestandose, como revolucion y sus preocupaciones, esto fue plasmado como necesidad creativa en cuanto a la disposicion del dia a dia de Cuba y ella. Sin mas me despido. Neruda dijo, la poesia es de quien la emplea, no de quien la escribe, o algo menos asi, por lo mismo tambien son validas las opiniones de desglose de ustedes, pero no se afanen tanto con Silvio, ya dijo el pelao, no pido que me miren bien... no me miren que no estoy! ESTA REALMENTE chato de ustedes, de mi, de nosotros, solo quiere a la musica hoy por hoy y eso es bueno, muy bueno, que siga creando. Adieu!

 Maine Acá hacemos lo que haríamos si nos juntaramos en vivo algunos de nosotros; conversar horas acerca de lo que nos hace pensar la letra de una canción. A veces de ahí nos disparamos a otros temas y nos gusta también. ¿eso es de teleserie venezolana? poco simpático tu calificativo. Dejá vivir. Ni molestamos a Silvio ni a nadie por comentar sus canciones.

RegidorA ver... Es decir, ¿nadie puede criticar lo que dicen ustedes?. Pucha que PESIMOS Silviofilos son; "He procurado ser un gran mortificado para, si mortifico, no vayan a acusarme." Y lo primero que hacen es acusar jajaja. Pero bueno, yo no lo dije en un son peyorativo, sino como una broma. Ademas por lo que entiendo, el foro dice "SIGNIFICADO DE SUS CANCIONES" y no señala, "LO QUE SIGNIFICA UNA CANCION DE SILVIO EN TU VIDA".

 Entonces como lector, creo que hay que ser mas riguroso en una opinion sobre lo que puede significar la cancion tratando de ser objetivo aunque nunca se sera objetivo, ya que los nuevos silviofilos que entramos a esta seccion venimos con la esperanza de coincidir en datos, fechas, como cierta en historiografia, para tener una idea sobre las canciones, en especial quienes generalmente hablamos frente a un publico muy particular, culto y tolerante quienes son los que escuchan la "trova" y bueno, antes de empezar a tocar, damos una explicacion sobre la cancion en cuestion. Sin provocar a nadie, deseandoles la prosperidad del mundo ante tales experiencias amorosas aqui expuestas. Me despido, Regidor!!

Beto Juarez que las sillas al borde del camino no nieguen el camino. + Me encantan las teleseries, brasileñas, venezolanas, peruanas. Toda una contribución latinoamericana a la cultura universal. Y todo un signo de los tiempos (¿Vieron ese episodio de Betty, la Fea, cuando Armando la lleva por primera vez a un motel, y a la hora de dar sus nombres al conserje, Armando, avergonzado él, dice que el nombre de Betty es Alejandra Pizarnik!!!?????). En su hora, Shakespeare era culebrón puro también.

Maine Lo que planteás está perfecto. Todos queremos datos objetivos, o al menos lo más parecido a la objetividad con respecto a las canciones. Cosa que no es excluyente ¿no? porque esos datos, cuando se tienen, se comparten también. Pero si mirás el primer post, el usuario también es nuevo y le interesó conocer opiniones. Está todo bien con discrepar desde el principio hasta el final con lo que se dice.

Lo hacemos todo el tiempo. Pero considerá esto; si un compañero comparte con los demás una opinión que arma y expone, y se toma su trabajo para hacerlo, aunque no lo valores en lo más mínimo, está bueno que discrepes de una forma que no haga sentir que estás pisoteando ese esfuerzo, una cosa es criticar y otra ridicularizar la opinión de alguien. ¿soy una PESIMA silviófila por defender eso? vale. Pero si vos grabás una canción y la subís para compartirla, y alguien se burla de vos gratuitamente, también alguien va a defenderte. ¿Por qué? por respeto. Que más, que yo también deseo la prosperidad.

Y que la comunidad te de el espacio para tu forma de disfrutar del arte de Silvio, como a todos.

Regidor Maine. Para mi esto de hablar sobre el significado de una cancion, se trata solamente de aquello... Si alguien tiene que criticar mi calidad musical, esta bien que lo haga, si es que estoy equivocado en una postura o entonacion... ahora si me tira una broma, mi sentido del humor me permite reirme de mi mismo. 

Ahora, si tu te sientes ridiculizada por algo que escribi, bueno lo siento si les llego un tremendo palo en la cabeza, pero aqui en Chile decimos; "A quien le quede el poncho... que se lo coloque".

 Lo mas curioso es que no individualice a nadie en particular con la frase de las telecebollas venezolanas jajaja. Pero no deja de llamarme la atencion tu reaccion, si te sirve de dato en realidad no leo todos los post que se publican, solo los de algunos silviofilos que intentan desentrañar las canciones con real afan y buen oficio.

 Sin mas me despido dejando una frases para quien cito a las sillas; "y digo que el que se presta para peón del veneno es doble tonto y no quiero ser bailarín de su fiesta." Nos leemos!

Beto Juarez Soy triple tonto y no quiero que vengas a bailar a mis fiestas
 Regidor Es decir, te prestas para el veneno. Cada loco con su tema.

Regidor Aguien me dijo que aqui habian personas "open mind" en este lugar y creo que tu demuestras todo lo contrario. Lee bien duelo trova, yo no soy de amiguismos o de sobajeos ciberneticos al momento de exponer una opinion, para nada, si mi parecer es creer que tu estas errado sobre algun dato que con certeza yo dispongo, te lo hare saber, sin ser peyorativo, ni soberbio. Creo que tu calzas con una vision bastante estrecha sobre lo que es debatir, es mas aqui consulta www.rae.es para tengas alguna idea... Ahora respecto de tu mal humor, bueno, no pense que fueras tan madre del siglo victoriano ingles, tratare de excluirte de mis bromas, ya que con acerrimos amargados es dificil llevar una buena convivencia internautica.
Espero que la ironia, tambien sepas digerirla sin pensar que son empedradas para tus sinapsis, respecto de ser PESIMOS e insisto, son PESIMOS SILVIOFILOS. Por favor y no llames imbecil a alguien que no esta aqui señalando algo... ya que siempre hay que tener un espejo en casa. Sin mas se despide tu ciberamigui Regidor.

Andres Che, acabo de leer todo el post y no me gustó nada. Acerca de la canción, hay dos datos que lamentablemente tuve y no encuentro. Uno, Iván, te preguntabas el año de composición de este tema y lamentablemente no lo encuentro -recuerdo que era un estimativo, pero no lo encuentro-. Dos, regidor, hablabas del programa televisivo "Te doy una canción" como posible detonante de la canción compuesta por Silvio; no encuentro bien el dato pero creo que el programa fue posterior a la existencia del tema y que justamente se llamaba así por el nombre del tema de Silvio.

Creo que estuvo un par de años al aire difundiendo la obra de la Nueva Trova, pero no estoy muy seguro. Me entristece mucho los términos que leí en este post. Regidor, decís que no individualizas a ningún Silviófilo cuando hablás de las teleseries venezolanas, pero cuando lo planteás lo hacés como una GRAN crítica a los silviófilos. Sabés perfectamente las razones de por qué cada uno saltó a contestarte: si no entendés por qué los compañeros pudieron sentirse tocados por tu comentario, al menos comprendé que fue agresiva la forma del planteo. Es falaz explicar que este post se llama SIGNIFICADO DE SUS CANCIONES y no SIGNIFICADO DE SUS CANCIONES EN TU VIDA. Sobre todo para decir en la frase siguiente que no existe la objetividad. Según ese punto deberíamos tener a Silvio explicando sus significados, o directamente no conversar sobre el tema. Vos mismo participás dando tu parecer acerca de algunos temas.

Y tu parecer vale lo mismo que el mío y el de cualquiera. No voy a acudir al "que sentirías si te hicieran tal cosa". No me parece necesario. Me remito a pedirte en una muy buena que si tenés alguna crítica para hacer bienvenida sea, siempre y cuando sea en términos respetuosos. Enviar a alguien a la página de la Real Academia Española a buscar el significado de "debatir" no es respetuoso, es una actitud que empobrece la calidad vincular y cibernética de este foro. No hay pésimos silviófilos. Hay pésimas actitudes. Denme un programa de cómo ser un buen silviófilo; no lo necesito, aprendo de mis compañeros en cada actitud. Y tu actitud para mi gusto no fue ejemplar, sino pésima -me refiero a tus últimos posts, no a tu crítica-. Me pongo todos los ponchos que haya, porque antes que nada me pongo la camiseta de este foro. Y de esta subsección del foro. Y si lo que se hace en esta subsección es un culebrón venezolano, tu crítica fue de terror en su planteo. Saludos

 Escaramujo Todo empezó con esta frasecita y vaya como ha acabado. Sinceramente, puesta al lado del resto del post y comparada con otras cuicas aseveraciones que se han hecho por aquí a lo largo del tiempo, no era para tanto. Es más, equivalía a decir que a los que pasamos por esta sección se nos va de vez en cuando la bola con Silvio. ¿Cómo no admitir tal afirmación?. Y hombre, a veces también caemos en la idolatría (debilidad muy humana y que con Silvio está un poquitín más justificada que con otros músicos), en mi caso esa idolatría que reconozco se dirige más a las canciones que a la persona.

 En cuanto a este párrafo, que recoge la miga de lo que Regidor quiso decir, debo admitir que no lo entiendo mucho. Me pierdo un poco en las ramas de su sintaxis (defecto que comparto contigo ciberamigui porque yo también tiendo a alargar las oraciones más de lo debido sin recurrir a las aconsejables pildoras de los puntos). Después de releerlo me parece que afirmas que esta canción, como la mitad de las de Silvio, mezcla la revolución en el amor con la revolución en Cuba.

 Creo que en lo sustancial coincides entonces con lo que hemos afirmado de manera general casi todos en este tema. No veo pues espacio para grandes polémicas. Si acaso añadiría(como ya hice en mi mensaje anterior) la mención de la insistencia del poeta en la idea de amor anticuado y pasado de moda, opuesto a lo postmoderno que aparece en expresiones como quiero hacerte un regalo viejo , desnudémonos pues como viejos amantes. Por desgracia estas palabras de Regidor han quedado ocultas por el peso de su descalificación. Amigo Regidor, calificar a alguien de pésimo es negar de raíz el valor de sus opiniones e imposibilita el debate. Lo que ha seguido desde entonces no ha sido sino un abanico de insultos, desplegados como la cola de un pavorreal que han cerrado el paso a los argumentos.

 Siguiendo con tus analogías televisivas esta charla me ha recordado a los debates del corazón que ahora emiten las cadenas españolas donde lo que se busca es chillar más, mentir más, insultar mejor.

Nunca un espacio común de entendimiento, nunca la verdad que no es ni mi verdad ni tu verdad sino nuestra verdad. Y decía que las palabras que nos ocultaba el insulto de Regidor eran interesantes. Nos decía que el buscaba una explicación historiográfica, para explicar las canciones antes de tocarlas. En esto creo que te equivocas profundamente Regidor. Es imposible encontrar esa explicación absoluta que buscas, lo mismo que no es útil caer en el subjetivismo y decidir que la canción significa lo que significa.

En el momento en que el autor termina el poema, incluso antes, pasa a convertirse en un lector más,uno que se ve obligado a construir el significado de esos versos a través de una serie de pistas, de códigos, de estructuras que enlazan con el contexto histórico. A eso se le llama interpretar y es un proceso en el que cualquier observación puede resultar enriquecedora para reconstruir el significado global del texto siempre que esté justificada y amparada razonablemente en él.

Yo creo que eso es lo que se intenta hacer aquí, a veces con ardor y vehemencia, otras con brevedad y concreción. Y creo que las canciones de Silvio se prestan a ello,porque este hombre con guitarra calvo lo quiere así.

Regidor Lo de las camisetas dejemoslo para los fanaticos del futbol ya que los fanaticos son peligrosos porque siempre se consumen en sus creencias y son obtusos en sus planteamientos. Respecto a una gran critica, creo que me parece oportuno comentar que no todos los silviofilos pensamos de igual manera como si fuesemos una manada de burros que va en la misma direccion a comer pasto.

 No, algunos tenemos nuestros puntos de vista, que los hacemos valer si creemos que estamos en lo cierto, para que nos corrijan si no es asi... ahora, el asunto no se trata de actitudes, sino, de mal humor o diganmoslo tal cual; de los tontos graves. No era necesario agrandar un cometario tan al pasar, cuando de lo medular poco y nada se ha dicho o rebatido. Si tu y tus dos ciberamiguis, o cualquier ciber amigui se sintio tocado... bueno, lo siento, es mi parecer y no porque lloren debere omitir mi comentario, en Chile las cosas se dicen tal cual son y es mas, mi prudencia va en torno a que no individualice a nadie en particular -para que te quede mas claro-.

 Aqui no se trata de que tu figures como el que lleva adelante una defensa corporativa, por LA HEREJIA QUE DIJE jajaja... ya que solamente señale que son pesimos silviofilos, en cuanto a que la trova es un movimiento en el cual se incluye una serie de valores, que al parecer ustedes carecen, como es la tolerancia ante la critica, o peor aun, la tolerancia ante una simple broma, que no tiene nada de perjudicial ni que cambiara sus vidas.

 Por lo mismo, creo que no implica un mayor esfuerzo en comprender el porque cite el texto de "Resumen de Noticias". Si fuese que hubiese "destruido" o "ridiculizado" un post de alguien, bien me parece que todas juntas cacareen... pero no fue asi, sino que nada mas que fue una simple broma que hirio la tonteria de la egosensibilidad de unos pocos, en donde parece que se estan uniendo mas.

 Si para contarles que significo en mi vida el Unicornio y sus aventuras sobre que sera incluyendo las teorias populares, mejor me compro un ludo (y asi lo hare) para una proxima ocasion. Saludos!

Beto Juarez ¿Por qué no te compras un bo-ludo?? Digo... Andres Mi respuesta a tus comentarios, regidor, va por mensaje privado, como debería haber ido en un principio. Mis disculpas a los lectores de esta sección por haber prolongado un sinsentido. Saludos, y a seguir opinando sobre la canción

 Julian Qué buen análisis Ivan, lástima que se haya desviado un poco el tema, me gustaría que alguien ahondara un poco en lo que puede significar salvar a alguien de su desnudez en pleno centro de la soledad, yo no pienso en una desnudez física, yo pienso en una desnudez espiritual, en esas personas que esconden lo que sienten y desnudan sus miedos en la soledad, para sí mismos y no los comparten con nadie, creo que Silvio le propone que desnude su alma con él , quiere que ella desnude sus sentimientos cuando está con él. A ver qué opinan los demás.

Juan Carlos Baldera tro mas que fomenta discusiones fuera de lugar. Yo no me enredo en pleitos esteriles. Volvamos al tema central que es nuestra opinion acerca de lo que significa esta cancion. A mi me parece que la frase "desempolvemos algo" es buen punto de partida para observarque habla de un reencuentro, y más aún, la frase que analiza Julián es complemento. Un distanciamiento amoroso a causa del tedio, y un reencuentro, pero con la propuesta de que sea una relación con matices distintos a los que la distinguian la primera vez. Ahora la propuesta es vivir de corrido, sin hacer poesía, como dice Iván en su análisis, sin complicaciones, aunque yo añadiría, sin prejuicios morales.

 El amor es una palabra que se repite inistentemente, a pesar que el planteamiento es que no esta de moda. Hay pues una paradoja, que yo interpreto como rebelión a las costumbres, a la forma de amar de usanza tradicional. La propuesta entonces es: vamos a amarnos de una manera distinta, rompiendo las reglas.

 Creo, a título particular, que ese es el intríngulis de la cuestión: la primera vez, el tedio de lo convencional acabó la relación, en esta segunda oportunidad el amante plantea querer sin convencionalismos, es decir, no se trata solo de reiniciar una vieja relación, sino replantearla, reorientarla, primero como una forma de "salvarse" y al mismo tiempo, como una forma de reinventar el amor desde el punto de vista de lo social. monica Estoy de acuerdo en todo lo que se ha dicho sobre esta canción, así que no añado nada.

Así, en plan minimalista, me quedo con las dos últimas líneas de Juan Carlos, se trata simplemente de un replanteamineto para salvarse, para reinventar el amor.

 Y por cierto, Iván, esta canción es del año 1969, así que Silvio tendría unos 23 añitos. Me sorprende, como siempre, su madurez. Gracias por todos los análisis; me encanta leeros. Luis Y bueeeeeeeeno, en definitiva mi forma de amar no es la de Silvio ni es la de "Maria la del Barrio", es mia! (y mas pintoresca jaja longi) Larga vida a la desnudez y a la liberacion masculina!!!
Beto Juarez
“Aunque no esté de moda” es una canción que Silvio escribe durante el “pasmosamente fértil” período entre 1967 y 1971. Tiene cerca de 40 años de antigüedad la canción. Difícilmente se podría decir que es una creación contemporánea. Tener presente esto necesariamente ha de complicar nuestro entendimiento de sus laberintos. Pensemos, por un momento, en la reciente remake de la pieza de Shakespeare El mercader de Venecia, protagonizada por Al Pacino. ¿Cómo acercarnos de modo medianamente satisfactorio a esta obra? Disponemos de dos vías de acceso.

Un enfoque sería el de preocuparnos por ver cómo dialoga el autor con su época (las tensiones de poder, las supersticiones sociales e ideológicas, etc), qué cosas defiende, qué cosas rechaza; podríamos, en esta vena, darnos a investigar qué personajes son reales, históricos, y cuáles son inventados, imaginarios. Si nuestro interés es más que el de mero observador o consumidor casual, si nos interesa la cuestión técnica, podemos analizar cómo el autor trabaja las formas canónicas, cómo elabora las limitaciones del lenguaje, cómo procesa influencias, cómo niega o se suma a tal o cual escuela estética, o (si es autor de peso) cómo influyó en otros que vinieron después.

Al hacer esto, situamos la obra en su contexto preciso (un tiempo histórico: vale decir, una trama de relatos sociales confinados en determinada geografía) y, por ello mismo, la aislamos de nuestra experiencia inmediata: es el fatal signo de toda pesquisa, según Heisenberg: nunca observamos un evento en su singularidad específica, objetivamente, ya que al momento de hacerlo, es decir por el sólo hecho de observarlo, nuestra intervención modifica el evento en sí.

Esta sería una vía de acceso. Otra manera de analizar una obra semejante sería la de extrapolar sus temas mayores y proyectarlos a nuestro presente, a nuestra experiencia contemporánea, sea personal, sea colectiva. Toda creación dialoga con su tiempo y, necesariamente, también discute algunas cosas en términos de eternidad (nacemos y morimos hoy tal y como lo hicieron los hititas).

Volviendo al ejemplo de El mercader de Venecia, podemos extrapolar la cuestión de la discriminación, de la usura, etc, y olvidarnos del todo de la época precisa en que este drama toma residencia, y usar esos temas en términos consistentes con nuestra vida cotidiana.

 La ventaja de este acercamiento es que nos permite traer la obra a nuestra circunstancia, hacerla parte de nuestro paisaje inmediato. La desventaja es que en esa extrapolación, en esa traducción, la obra pierde su especificidad. Lo que podamos extrapolar sobre la avaricia, sea la moraleja que sea que extrapolemos desde la demanda de Shylock de una libra de la carne de su deudor en pago por cierto dinero no devuelto a tiempo, siempre dejará de lado las tensiones sociales de la época (la judería europea ante la Inquisición, el nacimiento del sistema financiero internacional); siempre será, digamos, una versión diet, descafeínada, truchona.

 Habría, por supuesto, una tercera vía de análisis en el caso de Shakespeare llevado al cine por Hollywood: sería la cuestión muy técnica de cómo se hace una versión, cuánto se respeta el texto original, etc. Pero esta tercera vía no nos importa aquí, ya que estamos dialogando sobre “Aunque no esté de moda”. En lo que sigue, intentaré situar “Aunque no esté de moda” en su tiempo y su circunstancia. A ver qué sale. Los sesenta fueron años de inédita conmoción mundial. Demasiadas cosas estaban pasando o estaban por pasar “el momento menos pensado”.

El mundo estaba al borde de Algo Grande. Se sentía en el aire que se avecinaba un cambio drástico. Los hippies, las drogas, la revolución cubana, el mayo francés, la primavera de Praga, la nouvelle vague, el Apolo 11 en la luna, Hendrix poniéndole fuego a su guitarra, el Che muriendo y la era pariendo. Cuesta hoy entender lo que fueron esos años. Tal vez porque nos tocó ver nada más que las cenizas de aquellos fuegos que en su día iluminaban el cielo. Los sesenta ponen en cuestión casi todo lo conocido y aceptado hasta entonces, desde el estatuto de la Universidad hasta la cuestión colonial y las relaciones de pareja.

Los sesenta, entre tantas cosas, inventan la juventud como categoría social, como sujeto histórico. Silvio, como todos los espíritus atentos de esos años, no fue ajeno a esos tsunamis. Todo lo contrario. Hacia 1967, en Cuba la revolución ya no era una amenaza, era el oficialismo.

Si en otros lugares levantar la bandera del Che era un riesgo y un desafío a los poderes, en Cuba era un rito obligatorio y con el pasar de los años los niños serían instruidos desde la escuela básica a venerar su figura. Hacia 1967, la revolución cubana era, por primera vez, confrontada consigo misma. Se sabe, nada hay más conservador que una revolución que triunfa. Por eso es que Schopenhauer, observando el Terror de Robespierre, intuyó que “hay momentos en la Historia en que lo más revolucionario es lo más reaccionario”. Paradojas de la historia de las sociedades.

 Por esos años, como sabemos, Silvio estaba que se salía de la vaina, como que le costaba meter debajo de su piel todo lo que veía, imaginaba y sentía. Pariendo canciones como conejos (o los conejitos del cuento de Cortázar) y enfrentando no pocos problemas con los administradores de las nuevas irrefutables verdades. “Con el oportunismo tengo un duelo”, dejó dicho en una canción temprana. Y para mayor claridad tenemos el texto ese, en forma de diario, que Juangui compartió con nosotros hace unos días: no se tragaba toda la papilla dizque revolucionaria que le querían hacer tragar.

Ese Silvio joven que decía “siento una rabia que me enfermo cuando me dicen lo que debo hacer” es el que se gana un crucero en el Playa Girón, para calmarse un poco. Toda una purga neo-stalinista para domesticar al salvaje trovador que no hacía caso de lo que le decían, que amaba a los Beatles, que hacía canciones dylanianas. En fin, el horror. Había que “reeducarlo” (si hasta lo habían dopado, nos cuenta).

Fueron años de muchas tensiones para Silvio y mucho de ese estado turbulento está reflejado en las canciones de entonces. Un detalle que me parece muy importante y del que poco se habla es que Silvio nace y pasa su infancia en el campo, o en un pueblo pequeño, y que se va a la ciudad, a la capital siendo ya joven. Que es hijo de padres divorciados y que su madre se vuelve a casar con otro hombre.

 De ahí que su hermana Anabel no lleve el mismo apellido. Ahora bien, Anabel no es mucho menor que Silvio, de modo que podemos conjeturar que todo esto del divorcio y el segundo matrimonio de Argelia ocurrió durante la infancia o pubertad de Silvio. No tengo que resaltar que los divorcios son particularmente traumáticos para los niños. Y ya todos sabemos, por Freud, que es en el ámbito familiar donde se mapean traumas y neurosis que gobernarán nuestras vidas.

 Con todos estos datos a la mano, me animo a decir que en “Aunque no esté de moda” Silvio está aterrado, que escribe y canta esa canción a manera de instalar un mecanismo de defensa. Resulta que entre los elementos revolucionarios que agitaban en los sesenta al mundo uno de los más drásticos y escandalosos era el movimiento doble de la liberación sexual y la liberación femenina: dicho rápidamente, el amor libre, el intercambio de parejas, la toma de conciencia por parte de las mujeres de que el sexo era instrumento de placer y no de servilismo domestico, la cuestión del aborto, la píldora, etc, etc, fue un despertar, un grito antiguo, de dimensiones impresionantes (“lo más necesario, lo que ni nombre tiene”).

Y para nosotros, los machos latinoamericanos, no digo aceptar esto sino apenas haber sido enfrentados a esto tiene que haber sido un hueso particularmente duro de roer. Mi padre, por ejemplo, jamás aceptó este lado de los sesenta (para él, ya el hecho de que esta cuestión haya tomado estado público es el síntoma más agudo de la decadencia de la civilización).

El estaba por la revolución hasta por ahí nomás. Siempre me ha llamado la atención el que Silvio recuerde los movimientos de los sesenta con admiración, con nostalgia, con respeto (incluso hasta la cuestión de las drogas: ahí lo tenemos en su saludo a Poe, celebrando muy compinche a ese “fumador de amapolas que era juglar”). Excepto cuando se trata de la cuestión del amor libre, de la liberación femenina (en su versión sesentona, al menos).

 En este punto siempre es irónico (como leemos en el breve “diario” de 1967; como escuchamos en la canción “Yo te di una flor”), siempre se refiere a estos movimientos con sorna. Me parece entender por qué. “Aunque no esté de moda” lo dice con todas las letras: “Mis entrañas no entienden de estética y cambios”. Hay cambios que se avecinan que hacen que Silvio se mee en sus pantalones de campaña. En la peli Manhattan, esa joya, Woody Allen se divorcia de su mujer (Meryl Streep). Tras la separación, la exmujer de Woody se va a vivir con otra mujer (es lesbiana) y se lleva con ella al hijo que tuvo con Woody. Obviamente, a él esta situación lo vuelve mono.

Un día de esos que le toca visitar a su niño, Woody enfrenta a las dos mujeres. Una de ellas le dice que se quede tranquilo, que piense que su hijo tendrá dos madres. ¿Estás loca?, dice Woody, ¿no sabes acaso que ya es bastante difícil sobrevivir a una madre? Como sabemos, todo niño está “enamorado” de su madre. Y si ya es bastante difícil aceptar que ese objeto de amor ame a otro, y que ese otro sea papá, tanto más difícil, pues, ha de ser para un niño que de pronto nuestra madre ame a otro hombre, uno que ni siquiera es aquel a quien llamamos papá (y, por consiguiente, que papá desaparezca del espacio familiar).

Ese dolor, esa herida, dice el psicoanálisis, nunca puede ser resuelta, siempre estará ahí, de una u otra manera. Y será durante el acceso a la madurez cuando se manifieste del modo más álgido. Silvio, por esos días de 1967, tiene miedo de todos esos cambios que movilizan a las chicas de su generación. No quiere amor libre, para nada. “Quiero amor, quiero amor, amor compartido”, aúlla (y ese grito no es otra cosa que la demanda de que la chica repita lo que Silvio le ordena).

Silvio es un chico de campo, es hijo de padres separados; como todos, él añora lo que no tuvo ni tiene: en este caso, un hogar tradicional, el desnudarse con su pareja como viejos amantes. “Viejos amantes” no en el sentido de amantes que sostienen una antigua relación, sino en el sentido de amantes que sostienen una relación al uso antiguo. Tal como dijo Schopenhauer, ¿no? En pleno alboroto sesentón, Silvio le pide a su amada tener los cojones para ir más allá del zeitgeist, de los discursos de oportunidad, “aunque no esté de moda”, ya que, más allá de “estéticas y cambios” siempre efímeros, “lo mismo de siempre nos queda adelante”. El ha vivido eso de que una mujer de pronto deje a un hombre y se vaya con otro (su propia madre, nada menos). Lo ha vivido de modo demasiado doloroso, demasiado cercano.

Y le da miedo. Y no sabe cómo enfrentarlo. Por eso intenta un salto por encima del horizonte de discurso que incendia, en esos días, la imaginación de sus inquietos contemporáneos. Por eso le dice a ella: “me quiero salvar haciendo revolución desde tu cuerpo, por variar”. Es decir, que la revolución salga del cuerpo de ella (de su centro) hacia el mundo y no que se imponga desde fuera (otra vez: “siento una rabia que me enfermo cuando me dicen lo que debo hacer”), como una influencia externa, no visceral, no nacida de las entrañas. “Por variar”, añade, como quien no quiere la cosa, como a regañadientes.

Es como que se resigna a que su amada agite todas las otras banderas de moda, las que quedan bien entre los jóvenes ebrios de futuro y aventura y cambio, pero que, para variar, en el asunto sexual y amoroso no deje que le llenen la cabeza: que decida su vida desde lo que le dicen sus entrañas y no desde lo que la ideología de moda inscribe sobre su piel desde fuera (y vaya uno a saber a nombre de qué intereses). O mejor, en palabras de Silvio: “aprendamos palabras de la vida”.

 Basta de discursos sobre cómo vivir, estaría diciendo Silvio, dejemos que la vida imponga sus abecedarios. Y ése es el “regalo viejo” que Silvio tiene para ella, a diferencia y en franco rechazo de los “regalos nuevos” que promocionan las pancartas de la época. Sólo así, entiende el Silvio joven, él se podrá salvar (¿Alguna duda sobre lo aterrado que está Silvio? ¿Cuántas veces lo han oído que busque salvarse?). Simultáneamente, le asegura: “te quiero salvar de tu desnudez”.

 Que el cuerpo de ella (de toda mujer, esto es) sea de cristal, alude a la fragilidad de las mujeres como sujetos históricos: ellas resisten desde el “centro de su soledad”. Toda una biopolítica aquí, en este gesto de querer salvar a la mujer de su desnudez. Si bien el gesto se queda en el aire, ya que Silvio no ofrece una salida. Ese “te quiero salvar” es preocupante por donde sea que se lo mire. No recuerdo ningún otro lugar en la vasta obra del Budita en que él suene tan mesiánico.

Y ni qué decir de la triste paradoja de pretender salvar a la mujer invitándola a caer en las ceremonias de dominación machista, ese ruido de pasos que viene de la oscuridad de la memoria de la especie, vigila que todo esté “en orden”, y se vuelve a ir. Años más tarde Silvio escribirá “Eva”. En la superficie, Silvio parece haber al fin hecho las paces con los movimientos femeninos. Pero “Eva” es una canción muy pensada, muy artificial. Hasta la música es complaciente (ni qué decir de lo monótona y cuadrada que es).

No dice nada que las usinas aprobadas por los gestores ideológicos no hayan dicho miles de veces. No sorprende, no molesta, es un rosario de lugares comunes. “Eva” es una canción sumisa, domesticada, oportunista (pese a que el “mensaje” en apariencia sea de lo más progre: la gracia es que Silvio no se la cree).

 En cambio, “Aunque no esté de moda” es visceral, contra todo, sin negociar: en esta canción, Silvio no quiere agradar a nadie, quiere salvarse, por más que para ello deba ir contra la ruta que marca la flecha de tránsito de los tiempos. “Aunque no esté de moda” es, como dije, una canción situada, hija de su época, altamente biográfica, en el más hondo sentido. Tiempo después, Silvio se casará, será padre y se divorciará y volverá casarse y etc. Necesariamente, su actitud ante las instituciones cambiará. Y, una vez más, este cambio se reflejará en las canciones. Volviendo al clima ideológico de los sesenta. Todos aquellos movimientos se hacían bajo la bandera modernista del progreso.

Del mismo modo que la revolución era el último paso, según Marx, en el progreso de las sociedades, en ese largo camino que se inició en las cavernas del semimono cazador de venados, también los otros gestos de la revuelta que incendiaban Occidente por esos días reclamaban para sí la noción de progreso, de evolución, de vanguardia. Silvio, ya lo dije, no acepta del todo estos ideologemas. Sobre todo el que toca a la soledad en el centro de la desnudez de aquellas criaturas de cuerpo de cristal.

 No puede Silvio Rodriguez aceptar todo eso, sus “entrañas no entienden de estética y cambios”. Por eso, entiendo yo, juega con esas metáforas del sol y el interruptor de luz. El interruptor es el progreso, la electricidad, la modernidad. Y sus promesas de vida más fácil, menos primitiva (y en términos sociales, de mayor justicia para los humillados y ofendidos).

Silvio, el niño campesino, sabe de los primores de la vida elemental y añora la arcadia aquella cifrada en la promesa de una mujer para un hombre hasta que la muerte los separe. No le vengan a él con esas modernidades del amor libre, del me visto y me voy, gracias, estuvo bueno, ¿cómo me dijiste que te llamabas? De eso se asombra Silvio. Apretó el interruptor y despertó al sol.

Es decir, se eligió revolucionario y siguió sus entrañas hasta donde más pudo, y tras declarar “estoy en deuda con lo nuevo, con la verdad, con la aventura y el placer” viene y descubre que ha desandado el camino y ha vuelto al comienzo, al lecho de los viejos amantes. Tal y como lo sospechó el viejo Schopenhauer. Beto juarez PD. La alusión a los dibujos en la mano de la mujer que al verlo a Silvio, lo interrogan, irían también dentro de esta línea de razonamiento.

Si, de acuerdo a la sabiduría popular, las líneas de la mano dicen cosas sobre nosotros, ¿no es extraño que los dibujos en la mano de ella "interroguen" (es decir, cuestionen) a Silvio y a no a su portadora? reijavo No me gustan las cosas que están a la moda, porque en algún momento ya están pasadas de moda. El amor no está de moda, y eso se agradece y le agradezco su canción a Silvio.

Beto Juarez Hay una canción de Santi Feliú que dice así, ¿no? "El amor no está de moda". Pero no sé si estoy de acuerdo. Nada hay más promocionado y bien visto que el amor. Al menos cierta noción de amor. En fin, decía Lennon "¿de qué hablamos cuando hablamos de amor?". PD. Pensar que "moda" y "moderno" comparten la misma raiz semántica.

Reijavo Que en el día de San Valentín se vendan flores como pan caliente no quiere decir que el amor esté de moda beto, ni que las "teleseries venezolanas" que algunos ven por estos lados tengan alto rating tampoco significa eso. El amor de pareja es algo que siempre está ahí manifestandose siempre con las mismas cosas, es algo que no evoluciona con el tiempo, estoy seguro que se siente de la misma forma ahora que hace mil años atrás.

JuanCarlosBaldera El amor, estimado Javier, es finalmente un producto del desarrollo de la materia, como lo es el pensamiento, y por tanto evoluciona. No se en que proporciones ni en que aspectos específicos. Pero estoy seguro que el amor de hoy, más liberal en actitudes, que es precisamente, emanado del raciocinio que es comprender que ese sentimiento tiene un nombre, aunque persiste involuntario, es distinto, pues, al sentimiento que tenian los hombres de las cavernas, más cercano al instinto.

Reijavo Yo creo que tu te refieres a ciertas conductas sociales que se derivan del amor, como el respeto, la igualdad, más libertad, etc. Yo no hablo de eso sino a ese fueguito que se siente en la boca del estómago cuando te gusta alguien, o ese celo que uno siente en determinadas circunstancias, o cuando das tu primer beso de amor, esas cositas básicas de nuestro organismo, esas gotas de sensaciones.

Y conste que jamás hablpe del hombre de las cavernas, es obvio que si nos vamos tan allá, la configuración biológica ysocial del ser humano era otra, cercana a lo instintivo como tú dices. Hablaba de unos cuantos miles de años solamente. Abrazos Juan Carlos. Regidor Me parece sin duda alguna que la intervercion de


Beto Juarez es una de las mejores que he leido. Quisiera agregar lo siguiente.

La "Trova Cubana" no es un movimiento espontaneo como lo fue la "Nueva Cancion Chilena", con lo que dices tu se confirma el hecho de que tanto Silvio, como Pablo, Vicente y Noel -por nombrar los mas conocidos- fueron programados por la revolucion para ser los embajadores culturales de esta, a nivel mundial. Desde el descubrimiento hecho por los nazis de los "Mass Media", es que ha corrido una suerte de "costumbre" entre todo tipo de regimenes -en especial los totalitarios y revolucionaros- el tener algunos voceros del "pueblo". No hay para que alarmarse sobre aquello, fue mucho mejor que fuese asi, si antes que Silvio estudiara musica -un ofrecimiento generoso de la revolucion-, su obra era; "...

Yo también canté en tonos menores. Yo también padecí de esos dolores. Yo también parecía cantar como un santo. Yo también repetí en millones de cantos: Te quiero, mi amor, no me dejes solo. No puedo estar sin ti mira que yo lloro..." Gracias a la revolucion, Silvio es un maestro de la armonía, de la guitarra influenciada por el bossa nova y las costumbres flamencas, porque... porque fue educado por los mejores profesores de musica en Cuba.

Por lo mismo puedo señalar que la cancion, lo mas probable, es que sea de unos años antes del ´67, ya que Silvio por lo general -y todo trovador- tiene la costumbre de hacerlas "madurar" de masticar la idea, volverle dar una vuelta... una y otra vez, hasta quedar conforme, por lo mismo si escuchamos algunos temas ineditos en comparacion a las versiones grabadas, ahi estan las aplicaciones de esta "maduracion" musical.

La visceralidad de la que habla Beto, es tambien conocida en canciones como "La familia, la propiedad privada y el amor", en donde tambien se gestan algunos acordes iguales a la cancion "Aunque no este de moda en estos días". Ojala se pudieran leer mas opiniones como las de Beto. Saludos!

2 comentarios:

Abogados Uniacc dijo...

Aqui va mi analisis amigos: Anque no este de moda es simple. mas de las teorias freudianas que he leido...Escrita en el 69, y editada en su segundo álbum, ésta obra tan popular y conocida de Silvio, no deja de sorprenderme. Nos habla de la lucidez a la que logra aferrarse uno de los dos integrantes de la pareja cuando están dormidos por tanto tiempo en el tedio, el desinterés y quizá el desamor, cómo una forma de salvarlos a ambos. Parte regalándole algo viejo, del pasado. Propone desempolvar “pasiones lejanas, algo de aquellos sueños sin ventana” (sueños libres y sin fronteras de la juventud o los comienzos del amor, que luego se transforman en realidades de estrechas posibilidades, producto de una realidad abrumada a raíz de los infaltables y escalables problemas de todo tipo al hacer familia). Propone volver a ser amantes, “viejos amantes”, aduciendo que “lo mismo de siempre les queda adelante”. Se refiere a que adelante, si no cambian las cosas, seguirán encontrando (con cierta ironía lo asegura) a ese tedio y displicencia de la vida en común cuando arrecian otros intereses que los postergan como hombre y mujer. La desnudez en la que la encuentra, (desnudez como una forma de vulnerabilidad), le hace presumir una angustia de la cual él le propone salvarla, en pleno centro de la soledad en la que la haya. Y cuando dice “algo nos está pasando” y alude alegorías que plantean circunstancias amenazantes e inquisidoras, se refiere (siento) a la inmenente arremetida del fracaso (los dibujos en la mano que le lee a ella pero que terminan interrogándolo a él, cuando prende la luz para ver lo que hay en un espacio limitado, se prende el sol lo que invita a pensar que ve “el mundo” de amplias distancias en el que se encuentran, cuando un ruido como de pasos se les acerca “en la oscuridad” y los acecha amenazantes y se vuelven a ir, ¿será la muerte de todo anunciándose?). Le pide que le diga lo que le pasa, que la deje levantarla, darle un beso, curarla. Claramente la ama y no desea nada de eso. También tiene la lucidez de pedirle una mano, porque a él también le cuesta la iniciativa pues “sus entrañas no entienden de estética y cambios”. El titulo de esta bella canción, AUNQUE NO ESTÉ DE MODA, la siento como una ironía alusiva a que no está de moda “agachar el moño” y hacer algo por el otro, pero “aunque” así sea, él lo hará igual. Supongo que se refiere a la realidad de ellos, como pareja puntual. Pues al final, habla que “algo les está pasando desde que la gente está empeñada en quererse amar y en poder vivir”. O sea ve felicidad afuera y quiere lo mismo para ellos. Una hermosa canción que nos invita a hacer algo para salvar la ilusión que nos unió al ser amado en un momento, y que nos invita a superar nuestros orgullos y la paralizante “desidia”. Que la disfrutes con distintos oídos esta vez….

Pedro Lasso Nieto dijo...

Escrita en el 69, y editada en su segundo álbum, ésta obra tan popular y conocida de Silvio, no deja de sorprenderme. Nos habla de la lucidez a la que logra aferrarse uno de los dos integrantes de la pareja cuando están dormidos por tanto tiempo en el tedio, el desinterés y quizá el desamor, cómo una forma de salvarlos a ambos. Parte regalándole algo viejo, del pasado. Propone desempolvar “pasiones lejanas, algo de aquellos sueños sin ventana” (sueños libres y sin fronteras de la juventud o los comienzos del amor, que luego se transforman en realidades de estrechas posibilidades, producto de una realidad abrumada a raíz de los infaltables y escalables problemas de todo tipo al hacer familia). Propone volver a ser amantes, “viejos amantes”, aduciendo que “lo mismo de siempre les queda adelante”. Se refiere a que adelante, si no cambian las cosas, seguirán encontrando (con cierta ironía lo asegura) a ese tedio y displicencia de la vida en común cuando arrecian otros intereses que los postergan como hombre y mujer. La desnudez en la que la encuentra, (desnudez como una forma de vulnerabilidad), le hace presumir una angustia de la cual él le propone salvarla, en pleno centro de la soledad en la que la haya. Y cuando dice “algo nos está pasando” y alude alegorías que plantean circunstancias amenazantes e inquisidoras, se refiere (siento) a la inmenente arremetida del fracaso (los dibujos en la mano que le lee a ella pero que terminan interrogándolo a él, cuando prende la luz para ver lo que hay en un espacio limitado, se prende el sol lo que invita a pensar que ve “el mundo” de amplias distancias en el que se encuentran, cuando un ruido como de pasos se les acerca “en la oscuridad” y los acecha amenazantes y se vuelven a ir, ¿será la muerte de todo anunciándose?). Le pide que le diga lo que le pasa, que la deje levantarla, darle un beso, curarla. Claramente la ama y no desea nada de eso. También tiene la lucidez de pedirle una mano, porque a él también le cuesta la iniciativa pues “sus entrañas no entienden de estética y cambios”. El titulo de esta bella canción, AUNQUE NO ESTÉ DE MODA, la siento como una ironía alusiva a que no está de moda “agachar el moño” y hacer algo por el otro, pero “aunque” así sea, él lo hará igual. Supongo que se refiere a la realidad de ellos, como pareja puntual. Pues al final, habla que “algo les está pasando desde que la gente está empeñada en quererse amar y en poder vivir”. O sea ve felicidad afuera y quiere lo mismo para ellos. Una hermosa canción que nos invita a hacer algo para salvar la ilusión que nos unió al ser amado en un momento, y que nos invita a superar nuestros orgullos y la paralizante “desidia”. Que la disfrutes con distintos oídos esta vez….