jueves, diciembre 15, 2016

El proximo concierto 23 de diciembre.

 Concierto de Silvio en San Antonio de los Baños


8 de diciembre del 2016

Fuente: Estudios Ojalá
Foto: Rafael A. Butelo

El concierto 78 de la gira de Silvio por los barrios será el viernes 23
de diciembre a las 6:00 p.m. en San Antonio de los Baños, en la
provincia Artemisa.

La presentación tendrá lugar en el Anfiteatro “XI Festival”, ubicado
en la Calle Ancha y final, entre 21 y 19.

El grupo invitado en esta ocasión será el grupo Yawar.

El dolor de Silvio Rodríguez y Vicente Feliú por la muerte del comandante Fidel.

Los músicos definieron a Fidel Castro como “uno de los seres humanos más extraordinarios de todos los tiempos” que “luchó como nadie por la humanidad y el planeta”. El cantautor cubano Silvio Rodríguez expresó este sábado en su blog, “Segunda Cita”, su pesar por la muerte de Fidel Castro. El músico Vicente Feliú también dejó su recuerdo para el líder de la revolución cubana que falleció en la noche del viernes a sus 90 años.

“Mis hondas condolencias a sus familiares, al pueblo de Cuba, al mundo y a todo el universo por la pérdida de uno de los seres humanos más extraordinarios de todos los tiempos”, escribió Rodríguez bajo el título “Gloria eterna Fidel”.

El texto fue comentado por el también cantante y guitarrista cubano Vicente Feliú.
“Como todos los gigantes fue querido y odiado. Repartió por los cuatro puntos cardinales educación, salud, dignidad, autoestima, vergüenza, soberanía. Compartió el sentimiento de pueblo con muchos pueblos y amplificó la solidaridad entre los seres humanos. Cambió varios cursos de la historia y de la naturaleza. Predicó y luchó como nadie por la humanidad y el planeta.Guardó para sí solo la satisfacción como Soldado de la Revolución de cumplir varios de los más sagrados deberes”, expresó Feliú.
Por último, comentó: “Anoche 25 de noviembre murió el cuerpo de Fidel Castro Ruz. Mientras quede un ápice de amor en el universo su nombre y su obra estarán presentes.



video




Analisis de Leyenda.


“Separadamente juntos”:

El joven trovador comparte su más reciente creación con el destacado fundador de la Nueva Trova cubana.
El joven cantautor cubano Adrián Berazaín anunció recientemente que su próximo estreno cuenta con la participación especial de Silvio Rodríguez. El tema “Separadamente juntos” se encuentra en etapa final de producción, según informó el Berita en su perfil personal de Facebook.

“Tengo un tema nuevo que grabé recientemente junto a Silvio Rodríguez, se llama "Separadamente juntos". Aún no se ha terminado la orquestación ni se ha hecho un máster final, pero está en proceso”, explicó.

La unión de Silvio y Berazaín es otra muestra de que el movimiento trovadoresco cubano no se ha detenido. El estreno de “Separadamente juntos” suscita mucha expectativa ya que materializa la continuidad de la nueva trova cubana, pues une a un exponente contemporáneo con uno de sus fundadores.

Berazaín es un incansable creador, simultáneamente al proceso de grabación de los temas nuevos, se encuentra preparando un concierto especial para el próximo 2 de julio junto Mauricio Figueiral en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba.

Ambos artistas han manifestado tener buena química en el escenario, tanto así que esta no es la primera vez que comparten una actuación. Han crecido juntos en el panorama musical cubano desde que se dieran a conocer con el éxito “Por una camarera”, canción que según confiesa Berazaín, aún después de algunos años, resulta obligado en su repertorio.

Así influyó Dylan a los músicos latinos


Silvio Rodríguez, Fito Páez y Calamaro son algunos de los artistas que miran a Dylan.
Dylan en concierto Getty


Por: Univision
Publicado: oct 13, 2016 | 06:10 PM EDT

Muchos se plantean hoy si tiene sentido que el Nobel de Literatura se le otorgue a alguien que no escribe libros, mientras otros defienden el poder de la música para contar historias que tengan verdadero alcance y conecten con las personas. Dylan es el poeta de la música americana, un músico que supo narrar en sus canciones todo lo que una sociedad estaba viviendo. Retrató a los outsiders, contó historias que aparecían en los periódicos, habló de sueños colectivos, protestó contra guerras y gobiernos. Y todo ello con una voz partida inconfundible. Su guitarra, en absoluto prodigiosa, es sin embargo la esencia de un estilo único.

Bob Dylan cantó la historia de Estados Unidos y también la historia universal del chico flaco, rockero, inconformista y poeta que vive en todos los pueblos y ciudades que conocemos. Su influencia es inmensa. En América Latina Dylan es el padre de muchos autores fundamentales. Sus letras, por las que hoy le han reconocido, han sido alabadas por muchos. El poeta chileno Nicanor Parra dijo en el año 2000 que Dylan merecía el Nobel por tres versos. "My father is in the factory and he has no shoes/ my mother is in the alley looking for food/ and I'm in the kitchen with the thumb stone blues".

Fito Páez:
https://www.facebook.com/fitopaez/videos/10153848375617539/

Hoy mismo el músico argentino ha grabado un video en su Facebook hablando de su admiración por Dylan y felicitándolo por el premio: "salud, viejo Bob, todo te lo mereces".

Fito Páez siempre ha mostrado admiración por Dylan. La influencia del músico de Minnesota sobre el argentino es notoria, como señaló Phil Ramone cuando produjo su álbum Abre en 1999. Phil Ramone fue también productor de Bob Dylan en álbumes míticos como Rock of Ages.

Andrés Calamaro:

.
La influencia sobre Calamaro es indiscutible. El argentino ha sido, además, telonero de Dylan en dos ocasiones. Citas sobre las que ha dicho: “Cuando todo esto termine, recién voy a tener tiempo de envidiarme a mí mismo”.

Su admiración por el nuevo Nobel de Literatura es bien sabida. En su última gira como telonero de Dylan alabó las cualidades del músico. ¿Por qué Bob Dylan sigue escribiendo canciones tan buenas? Dulces, románticas…con detalles musicales casi exquisitos…En la sucesión de los acordes, en la forma de cantar…Es imposible que Bob Dylan no se haya hecho un planteamiento ético".

Silvio Rodríguez:


El cantautor cubano es heredero del primer Dylan, del de la canción protesta con una guitarra inusual, lejos del folclore de este tipo de música. En 1979 en una entrevista para la revista Cuba Internacional dijo: "no sé exactamente cuánto es lo que le debo a Bob Dylan. (...) hubo un momento en que me sentí influido por la música Folk. Oía mucho a Leadbeally, cantor negro norteamericano y a Woody Guthrie; después fue que vino Dylan, que es quien recogió lo mejor de lo anterior, o lo ofrecía al menos de una forma muy atractiva para los jóvenes".
Jorge Drexler:


El músico uruguayo ha reconocido que Dylan le parece uno de los letristas más grandes de la música. Aunque Drexler tiene otras influencias más claras como Caetano Veloso o Leonard Cohen, Dylan, por supuesto, es también una de ellas. Aquí puedes escuchar la versión de Knocking on heavens door que Drexler grabó junto al músico de jazz Ben Sidran en un disco de versiones de Dylan.
Gustavo Cerati:

La leyenda del rock latinoamericano, líder de la mítica banda Soda Estéreo también cayó bajo el influjo del Dylan más rockero y menos folckie. La foto de la portada del disco en solitario de Cerati, Engaña, es practicamente igual a otra imagen de Bob Dylan.
Chinoy:

Los nuevos artistas folk latinos son un ejemplo clarísimo de la alargada sombra de Dylan. Chinoy fue de hecho bautizado como "el Bob Dylan chileno". En esta nueva ola folk también hay otros artistas bajo su influjo, como Gepe.


Con cierto publico de Silvio


Foto: Iván Soca
27 julio, 2016

Por: Sigfredo Ariel

Uno se extraña de estar esperando que comience el concierto precisamente de Silvio Rodríguez en este lugar que, aunque se autodefine “centro cultural”, media entre el restaurante tipo ranchón y el cabaret campestre. Es el final de una tarde de calor infinito y es Playa, a donde hemos llegado rompiendo montes, ciudades: un tramo en almendrón, otro en guagua. Ya veremos después cómo regresaremos.

Muchos van de un lado a otro, botella en mano, vasos plásticos, pizzas enormes y bandejas endebles con comida criolla: “prueba la ropa vieja, está buenísima”. Los camareros no dan abasto. Hay colas ante todos los mostradores, ante los dispensadores de cerveza. Alrededor de uno hay gente súper joven, bien vestida, a la moda, buenos perfumes, cejas perfiladas, cuerpos con horas y horas de gimnasio.

Va llegando cada vez mayor cantidad de público y va subiendo el nivel de la conversación. Los saludos se tornan cada vez más efusivos. Es la exaltación de la amistad –dicen–, una de las estadías en la ruta del alcohol. Los abrazos son apretados y ruidosos. No sé cómo va a ser esto, comenta la musicógrafa colombiana Adriana Orejuela, compañera mía en esta aventura, y yo asiento mientras encontramos donde posarnos, en los fields, porque los mejores lugares están ocupados ya.

No es este el mismo público “clásico” de Silvio, pienso, que abarrotaba antes el teatro más grande de La Habana, un estadio, una plaza y le pedía cosas que a veces él quería o no quería cantar. Aquel público al cual yo pertenecí, medio hippie, casi religioso, sabihondo de su repertorio grabado y por grabar, nuevo y viejo, letra a letra y con algún reborde histérico también. Por ahí están los cassettes de los 80 para demostrarlo. Recuerdo que le exigían, a coro, a puro grito, sin piedad, “Mariposas”, canción que no estaba todavía en disco aunque todo el mundo se sabía. Ah, aquellos cassettes que pasaban de mano en mano, y en cada copia adquirían nuevos ruidos y empeoraba la calidad de la grabación hecha con equipos de aficionados, por uno mismo.

Ahora avisan a través de los altavoces que cinco minutos antes de comenzar la música en vivo se cerrarán las barras y los expendios de alimentos. En realidad no sucede así, al menos, para las zonas “VIP”, únicas techadas, las más bulliciosas, por cierto. Ahí estoy yo, casi por casualidad.

Oigo a mi lado que una linda muchacha le dice a una amiga: “Voy a alquilar a Silvio para que cante en los 15 de Fulanita…” No se me escapa el verbo alquilar, muy usado en estos días en los que casi todo, con dinero, parece posible en La Habana. “Cómo cambian los tiempos, Venancio, qué te parece”, cantaban Los Compadres hace años y años. Lo dudo mucho, gruño, metiéndome en la conversación sin delicadeza alguna y la muchacha me mira por única vez en la vida, extrañada, con sus ojos verdes, colosales.

Suben al escenario los músicos de Trovarroco (Rachid López, Maykel Elizarde, César Bacaró), el baterista Oliver Valdés, quien lleva un montón de tiempo tocando con Silvio porque empezó a trabajar con edad casi de kindergarten. Y enseguida, suben Niurka González con la flauta y Silvio, con la guitarra, claro.

La gente aplaude, los periodistas, los fotógrafos se inquietan, se abren paso entre las mesas y personas que se plantan en el medio, como si estuviesen sembrados, mirando fijamente a la escena sin ánimo de moverse un solo milímetro. La guitarra sola comienza con unos acordes como de bolero-son que nos resultan familiares, sumamente familiares.

Aunque las cosas cambien de color

no importa pase el tiempo:

las cosas suelen transformarse siempre

al caminar…

Cantan todos, o casi todos, con Silvio, y se miran unos a otros mientras entonan-desentonan “La canción de la trova”, que es con lo mejor que puede comenzar esta primera sesión de un primer Encuentro de trovadores en La Habana que ha organizado Frank Delgado en El Sauce, centro cultural “libre de reguetón”, como orgullosamente se proclama.

Hay también corazones

que hoy se sienten detenidos

Aunque sean otros tiempos hoy

y mañana será también

se sigue conversando con el mar.

Mira que este hombre es serio en lo suyo, oigo decir a una señora, suena como un disco, igualito a un disco. Desde donde estamos sentados no logramos ver el escenario, pues hay muchos de pie. Se confunden los ¡schhhs! para silenciar a los conversadores con los ¡schhhs! del abrir de las latas de cerveza.

Cuando Silvio cuenta una anécdota, antes de cantar “San Petersburgo”, se hace un silencio de teatro. Cuando menciona a Gabriel García Márquez todo el mundo aplaude, se aplaude también el nombre de Violeta Parra y el nombre de Santiaguito Feliú.

Los hijos de los amigos, y los hijos de los hijos con sus novias o sus novios siguen cantando con Silvio canciones que andaban por ahí cuando ellos no eran ni siquiera proyectos. Las tararean, se las saben bien: “Sueño con serpientes”, “La gaviota”, “Mujeres” y una remota “Sonrisas de papel”: Una vez comprendí que mi voz no era mía / que era toda del mundo, del mar y los días…

Apuesto a un amigo que hoy cantará “Defensa del trovador”, pues imagino que se está tirando hacia las canciones más viejas, de las que poníamos en Radio Ciudad gracias a unas cintas que Guille Vilar trajo de Radio Progreso. Pero pierdo la apuesta. En cambio Silvio pone “Rosana”, “Sinuhé” y “Demasiado”, sobre la cual Marta Valdés nos llamó la atención en un artículo apasionado, como ella es.

A medida que la tarde avanza se conversa menos y se atiende más: “Casiopea”, “Mi casa ha sido tomada por las flores”, “Cuentan” –parece la última que cantará: Cuentan que allá por 1970 / fue lanzado al espacio un cosmonauta… El bis del concierto es “De la ausencia y de ti, Velia” (Y decirte que todo está igual, la ciudad, los amigos y el mar / esperando por ti…)

¿Y cómo estos muchachos conocen todas estas cosas de Silvio? ¿Será por el mismo misterio por el cual tantas fiestecitas de cubanos que andan por Barcelona, México o Montreal, piensen como piensen, hagan lo que hagan, terminan de madrugada con un disco suyo y vociferando “Esto no es una elegía” (Tú me recuerdas las calles de La Habana Vieja…) o “Pequeña serenata diurna”, por ejemplo? Lo he vivido, también yo las he desafinado, con gorrión o sin gorrión.

Al final, salimos a la calle 120 a luchar un carro de alquiler. Dice Adriana, como para sí: “Oye, este tipo está salvado, salvado totalmente”. Y yo asiento, porque lo creo también.

Leon Gieco y sus jóvenes 65 años.

 Nació el 20 de noviembre de 1951 en una chacra del norte de Santa Fe. Su familia se muda a Cañada Rosquín, un pueblo cercano, y allí comienza a trabajar a los 8 años. La primera guitarra la compró León con su propio sueldo, en 1959.
Comenzó entonces a presentarse en los actos del colegio y en un grupo de folklore, Los Nocheros. Paralelamente, también se integra a Los Moscos, una banda de rock, con la que poco a poco logran cierta popularidad en los pueblos cercanos. Hacían covers de Los Beatles, de los Rolling Stones y del Spencer Davis Group. Finalmente, en 1965, ganan un concurso para presentarse en Canal 5 de Rosario. Llegar a presentarse con un grupo en esa ciudad era más de lo que había esperado.
En el verano de 1969 viajó por primera vez a Buenos Aires, con su guitarra al hombro y casi sin dinero. Poco a poco comienza a relacionarse con el mundillo rockero: Litto Nebbia, Tormenta y, sobre todo, Gustavo Santaolalla. Es justamente el guitarrista de Arco Iris quien le consigue algunas presentaciones como telonero de Moris y Pajarito Zaguri. Incluso llegaron a presentarse León, Nebbia, David Lebón, Cacho Lafalce, Gabriel Ranelli, Bernardo Baraj, Claudio Martínez y Diana Lenguanegra, bajo el nombre La Banda de los Ocho.
En noviembre del '71 llega la primera presentación grande, en el Festival B.A.Rock II y luego el "Acusticazo" (junio del '72), junto a Nebbia, Lebón, Domingo Cura, Edelmiro Molinari y otros. Allí se registra la primera grabación de "Hombres de Hierro", uno de los temas más famosos de León. En diciembre llega la tercera versión del B.A.Rock y para marzo del '73 sale a la calle el primer disco, que había sido grabado como producción independiente con Santaolalla a lo largo de dos años. El tema de difusión es "En el país de la libertad". Poco a poco va logrando cierta difusión y se lo comienza a nombrar como "el Bob Dylan argentino".
"La Banda de los Caballos Cansados" (1974) es el título de su segundo álbum, que sigue la línea progresiva-folklórica del primero. Su forma de expresión es directa, casi osada. Medio a la fuerza, por la nueva separación de su banda de apoyo, León sale a tocar solo con su guitarra y su armónica. Tenía un contrato firmado para dos shows, pero no tenía con quién tocar.
Muchas trabas por parte de la censura tuvo que sortear para poder sacar su tercer LP: "El fantasma de Canterville" (1976), al punto de tener que modificar la letra de seis temas y directamente eliminar otros tres ("La historia esta", "Tema de los mosquitos" y "Las dulces promesas"). Pese a todo, el material es muy bien recibido. León continúa con las giras por el interior, hasta que se aventura a Latinoamérica, a comienzos de 1978. Escapando de la censura, se radica por un año en Los Ángeles.
Del "IV LP" (1978) sobresalen "Cachito, campeón de Corrientes" y "Sólo le pido a Dios", el otro himno de Gieco, junto a "Hombres de hierro". En realidad, León no estaba muy convencido de incluir este tema, que lo encontraba "aburrido y monótono", pero finalmente siguió el consejo de Charly García, y a partir de ese entonces, León lo canta para cerrar sus shows.
En abril de 1981 se presenta en Obras en el lanzamiento oficial del disco recopilación "Siete años" (1980), shows en los que también adelantó canciones de su siguiente LP, "Pensar en nada" (1981).
Es en 1981 cuando comienza su inmensa gira nacional que le demandará en total tres años. "Semillas del corazón" (1989) marca el retorno a los estudios de grabación "convencionales", tras ocho años de giras. Fue realizado como una producción independiente y grabó con Sandro el tema "Mi amigo".
En agosto del '89 se presentó junto al legendario exponente del folk norteamericano Pete Seeger, en el teatro Opera, y este material se editó bajo el nombre de "Concierto en vivo" (1990). Al año siguiente, Seeger lo invitó para presentarse juntos en Washington, Boston y New York. A las funciones de la capital norteamericana se sumó David Byrne (de Talking Heads), que había conocido a Gieco en su visita a Buenos Aires, unos meses atrás.
Hacia fines de 1994 edita "Desenchufado", una ironía a la tendencia mundial impuesta por la MTV norteamericana de los Unplugged. En este caso se trató de un formidable re-make de los clásicos de León, entre ellos "El fantasma de Canterville", compuesto por Charly García para el cantautor. La presentación de este disco en la Capital fue recién a fines de 1995, con Nito Mestre, Rodolfo García, Oscar Moro y los ex Oveja Negra como invitados.
"Orozco" (1997) sorprendió con el hit bailable homónimo, cuya letra no contiene otra vocal que la "o". Sin embargo, detrás de ese tema, se esconden canciones de calidad muy superior: "Alas de tango" o "El embudo", un homenaje a la Patagonia para la cual prestaron sus voces Mercedes Sosa, Ricardo Mollo (de Divididos), Santaolalla, Ricardo Iorio (ex-Almafuerte y Hermética), Chizzo (La Renga), entre otros.
En el año 2001 lanza una nueva producción, "Bandidos rurales", con letras fiel a su estilo que hablan de la situación social y de los problemas que aquejan al mundo. Temas como "Idolo de los quemados", "de igual a igual" o "la memoria" sonaron en las emisoras y se incorporaron a su ya larga lista de grandes composiciones.
Dos años después lanza un disco en vivo con todos sus grandes éxitos, y en el 2005 reaparece con "Por favor, perdón y gracias" que incluye como primer corte la canción "el ángel de la bicicleta", un tema que cuenta la historia de Claudio Lepratti, alias "Pocho, un muchacho de 35 años que vivía en Rosario, trabajaba en una escuelita de bajos recursos y colaboraba con un comedor infantil. En diciembre del 2001, en medio de la situación socio-política que vivía la Argentina, fue asesinado de un balazo en la garganta, mientras le pedía a la policía que no disparase contra el comedor donde él colaboraba, ya que adentro había chicos comiendo.
Este disco también se alzo con polémica ya que incluí la participación en uno de los temas de "Pato" Fontanet, el líder de la banda Callejeros imputado por la causa de la tragedia de Cromañón. "Por favor, perdón y gracias" incluye además versiones de temas de "Los Piojos" y "Los Tipitos".
En el 2006, León decide que es momento de repasar su historia musical desde 1991 hasta ahora. Es por eso que lanza "15 años de mí", un CD-DVD que incluye sus grandes clásicos mas 3 bonus track, vídeo clips, extras y "momentos especiales".
Entre las novedades figuran el tema "Para la Vida", de la banda original de sonido del film "Iluminados por el fuego", dirigida por Tristán Bauer, "Todos los Caballos Blancos" (en vivo teatro Opera 2005), y "El surco" (inédito-grabado en 2005).
En el año 2008 edita "Por partida triple", un pack que muestra la esencia mas pura de León, la del autor comprometido, la del músico que comparte y sobre todo la del ser humano cálido y sincero que desde sus ideales supo construir una carrera admirada por todos.
A través de 3 CDs, agrupados bajo los títulos "Rock", "Folclore" y "Rutas", desfilan colaboraciones, versiones y participaciones,en vivo y en estudio, con un amplísimo arco de músicos de diversos estilos, generaciones y países.

Hace 75 años nació Alí Primera

 Alí Primera, el cantor del pueblo. | Foto: Archivo
Publicado 31 octubre 2016

 Alí Primera, cantautor venezolano, nació un 31 de octubre de 1941, en Coro, estado Falcón (noreste). Fue bautizado como Ely Rafael Primera Rosell, pero le decían Alí porque sus abuelos eran árabes. Fue compositor, poeta, activista político y militante del Partido Comunista de Venezuela.
Las composiciones de Alí recogen el sufrimiento del pueblo desgastado por la pobreza y la desigualdad social, por lo que rápidamente caló en el sentir de la gente y se convirtió en el "Cantor del Pueblo".

En 1972 grabó desde Alemania su primer disco titulado “De una vez”, donde se incluyeron temas emblemáticos como “Techos de cartón”, “Yo no sé filosofar”, “El despertar de la historia”, “No basta rezar”, entre otros.

Alí Primera fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación y el Gobierno de turno en Venezuela (Rafael Caldera), lo que lo llevó a fundar su propio sello discográfico, Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones.

El líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, en una visita a la casa del cantautor escribió unas líneas donde destaca el legado del músico. “Alí, tu canto siempre fue arma para la lucha, tu ejemplo y tu guitarra van grabados en nuestras banderas.”.

Su vida

Alí quedó huérfano de padre a los tres años, luego de que muriera accidentalmente durante un tiroteo que se produjo en un intento de fuga de unos prisioneros en la ciudad de Coro.

Tras la muerte de su padre, Alí acompañó a su madre y a sus dos hermanos por diferentes pueblos de la península de Paraguaná, y finalmente terminaron en La Velaprecariedad en la . Debido a la precariedad en la que vivían se desempeñó en varios oficios, desde limpiabotas a los seis años, hasta boxeador.

A la edad de 19 años se trasladó junto a su familia a Caracas (capital), donde culminó su educación básica, y se inscribió en la Universidad Central de Venezuela para cursar la carrera de Química, estudios que no finalizó y se dedicó definitivamente a luchar por y con su pueblo a través de su canto.

En 1977 conoce en Barquisimeto a quien sería su esposa hasta sus últimos días, Sol Musset, con quien tuvo cuatro hijos: Sandino, Servando, Florentino y Juan Simón. Anteriormente tuvo dos hijas con una pareja que conoció en Suecia, Taria Osenius: María Fernanda y María Ángela. Con la venezolana Noelia Pérez tuvo a su hijo Jorge Primera Pérez.

La canción necesaria

Sus canciones se multiplicaron en defensa de la humanidad y aunque era considerado un cantante de protesta, él mismo insistió que no era una canción de protesta, sino una canción necesaria.

"Nuestro canto no es de protesta, porque no hacemos una canción por malcriadez, no la tomamos para encumbrarnos ni hacernos millonarios, es una canción necesaria. (...) cada día nos motiva a hacerla más profunda, pues un hombre armado de una canción y una poesía humana, es un hombre desarmado para la envidia y para ser un hombre malo. (...) No canto porque existe la miseria, sino porque existe la posibilidad de borrarla, de erradicarla de la faz de la tierra". Alí Primera
En noviembre de 1973 ya figuraba como uno de los principales compositores y cantantes populares no sólo del país, sino también de América Latina. Desde entonces y hasta la fecha de su muerte, grabó 13 discos de larga duración y participó en numerosos festivales en toda América Latina.

Actualmente, Alí es símbolo de lucha e ídolo de muchos jóvenes que ven en su música, su conciencia, su visión, su filosofía, un mensaje lleno de lucha revolucionaria. Sentir de quienes lo conocieron y admiraron por ser vocero de los excluidos y de los que nunca tuvieron voz.
Disco póstumo

Hasta finales de 1984 el cantautor había grabado en forma casera, según el testimonio de su amigo, el músico y arreglista venezolano Alí Agüero, un casete que contenía las maquetas de los temas que había compuesto para su inclusión en su siguiente disco, que fue frustrado por la trágica y extraña muerte del cantante.

Semanas después de su muerte, un hermano de crianza de Alí Primera, Esmil Padilla, mejor conocido por su nombre artístico de José Montecano, también cantante, músico y compositor, se ocupó de completar el proyecto acompañado de sus sobrinos y de la viuda del artista.



El álbum, que fue llamado “Por si no lo sabía” fue editado por la compañía discográfica Distribuidora Sonográfica, y se considera el último disco del artista. Sin embargo y debido a su muerte, Alí Primera solo pudo poner su voz a uno de los temas, el resto de ellos quedó en forma de maqueta.

Su muerte

Al salir de su apartamento, el 16 de febrero de 1985, el intérprete perdió la vida en un accidente automovilístico, ocurrido en la autopista Valle Coche de Caracas. Pese a que su acta de defunción y los reportajes de la época certificaron la causa de fallecimiento, aún en la actualidad hay quienes piensan que Alí fue víctima de un atentado.



Primera fue objeto de numerosas persecuciones a causa de la temática de sus canciones y su militancia de izquierda. Hay quienes afirman que el supuesto atentado fue perpetrado por enemigos políticos, aunque de esa teoría nunca se hallaron pruebas concretas.

Para algunos, Primera fue una víctima más de la polarización política impulsada por la casta militar que mandó en aquel entonces en Venezuela (Jaime Lusinchi).

Quien es y por qué esta presa en EEUU Ana Belen Montes

Para firmar por su libertad pulsa aqui
Nacida en la Alemania Occidental el 28 de febrero de 1957; de origen portorriqueño tiene ciudadanía
norteamericana. Siendo funcionaria GS-14 de la Agencia de Inteligencia para la Defensa (DIA), fue condenada como “espía” por alertar a Cuba de los planes agresivos que se preparaban desde EEUU
contra el pueblo cubano.

En 1979, a los 22 años, se licenció en relaciones internacionales por la Universidad de Virginia. Posteriormente logró una maestría. En 1985 fue acogida en la DIA. Por sus capacidades fue enviada a
la base aérea de Bolling, en Washington, donde trabajó como especialista en investigación de inteligencia. En 1992 pasó al Pentágono como analista. Con un cargo !cticio, durante un tiempo fue ubicada en la representación diplomática en La Habana para que “estudiara” a los militares
cubanos. En 1998 la DIA la envió de nuevo a la Isla para que “observara” el desarrollo
de la visita del Papa Juan Pablo II.

Ana Belén era sumamente discreta y, mientras vivía sola en un sencillo apartamento al norte de la capital estadounidense, escaló hasta llegar a ser analista de primera categoría en el Pentágono
(senior analyst). Tuvo acceso a prácticamente todo lo que la comunidad de inteligencia
recogía sobre la Isla. Sabía lo que el Departamento de Defensa conocía en relación a las actividades militares cubanas.
Por su rango era miembro del súper secreto “grupo de trabajo inter-agencias sobre Cuba”, que reúne a los principales analistas de las agencias federales, como la Agencia Central de Inteligencia (CIA),
y de la misma Casa Blanca y el Departamento de Estado.
Fue arrestada el 20 de septiembre de 2001, mientras se encontraba en su oficina, en las instalaciones de la DIA en la Base Aérea de Bolling, en Washington D.C., por agentes del Buró Federal de
Investigaciones (FBI). Días después fue acusada de conspiración para cometer espionaje a favor de Cuba. Se la sometió a juicio y fue trasladada a una prisión federal especial para delincuentes con problemas de salud física o mental, aunque ella no padecía ninguno en el momento
de su encarcelación.
Ella no recibió ningún dinero de los cubanos. No fue reclutada por medio de sórdidos chantajes. No obró por venganza o anhelos de poder. Conociendo mejor que nadie los terribles riesgos,
ella los afrontó por amor a la justicia, y por honrada solidaridad hacia Cuba.
Uno de los cargos que se le achacaron fue el de haber ayudado a disuadir a Bill
Clinton y George W. Bush de que La Isla representaba una amenaza militar para los Estados Unidos, y por tanto el de haber contribuido a evitar una guerra que habría significado la muerte de muchos
cubanos y norteamericanos.
Boletín de la Coordinadora de Solidaridad con Cuba - Madrid Enero 2016
No recibió ningún dinero de los cubanos.
No fue reclutada por medio de sórdidos chantajes. No obró por venganza o anhelos de poder
En el juicio al que fue sometida declaró con total transparencia y valentía que obedecía a su conciencia:
“Existe un proverbio italiano que quizás sea el que describe de la mejor forma en lo que yo creo: Todo el Mundo es un solo país. En ese ‘país mundial’ el principio de amar al prójimo tanto como
se ama a uno mismo, resulta una guía esencial para las relaciones armoniosas entre todos nuestros países vecinos.”
”Este principio implica tolerancia y entendimiento para las diferentes formas de actuar de los otros. Él establece que nosotros tratemos a otras naciones en la forma en que deseamos ser tratados- con
respeto y consideración. Es un principio que, desgraciadamente, yo considero nunca hemos aplicado a Cuba.”
“Honorable, yo me involucré en la actividad que me ha traído ante usted porque obedecí mi conciencia más que obedecer la Ley. Yo considero que la política de nuestro gobierno hacia Cuba es
cruel e injusta, profundamente inamistosa; me consideré moralmente obligada de ayudar a la Isla a defenderse de nuestros esfuerzos de imponer en ella nuestros valores y nuestro sistema político.”
“Nosotros hemos hecho gala de intolerancia y desprecio hacia Cuba durante cuatro décadas. Nosotros nunca hemos respetado el derecho de Cuba a decidir su propio destino, sus propios ideales de igualdad y justicia. Yo no entiendo cómo nosotros continuamos tratando de dictar…
cómo Cuba debe seleccionar sus líderes, quiénes no deben ser sus dirigentes y qué leyes son las más adecuadas para dicha nación. ¿Por qué no los dejamos decidir la forma en que desean conducir
sus asuntos internos, como Estados Unidos ha estado haciendo durante más ddos siglos?”
“Mi mayor deseo sería ver que surja una relación amistosa entre Estados Unidos y Cuba. Espero que mi caso, en alguna manera, estimule a nuestro gobierno para que abandone su hostilidad en relación
con Cuba y trabaje conjuntamente con La Habana, imbuido de un espíritu de tolerancia, respeto mutuo y entendimiento.”

“Hoy vemos más claro que nunca que la intolerancia y el odio –por individuos o gobiernos- lo único que disemina es dolor y sufrimiento. Espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba
fundamentada en el amor al vecino, una política que reconozca que Cuba, como cualquier otra nación, quiere ser tratada con dignidad y no con desprecio.”
Pese a estas declaraciones y a que su actividad no afectó la seguridad nacional de su país ni puso en peligro vidas inocentes, fue condenada a 26 años de prisión. Ana Belén Montes debe salir
en libertad en el año 2027, dentro de 12 años; lleva 14 de reclusión.
En qué condiciones está cumpliendo su condena Ella actualmente se encuentra encarcelada
en el Federal Medical Center (FMC) en Carswell, dentro de las instalaciones militares de la Estación Aérea de la Marina estadounidense en Fort Worth, Texas, Estados Unidos. Se halla recluida en la sala de psiquiatría, a pesar de no padecer ninguna enfermedad. Ana está hoy encerrada con algunas de las mujeres más peligrosas de Estados Unidos.
Está sujeta a un extremo régimen de aislamiento:
• Nadie puede indagar por su salud ni conocer por qué está en un centro destinado a personas con
problemas psíquicos, cuando ella no sufre de éstos.
• No puede recibir paquetes.
• Cuando alguna persona ha intentado enviarle una carta, la misma ha sido devuelta mediante correo
certificado.
• No puede relacionarse con nadie en esa cárcel, excepto con la presa común que la acompaña en su
celda, y los carceleros. Al ser conducida al médico, todo el lugar es clausurado para evitar contactos.
• No le está permitido recibir llamadas de teléfono.
• No puede ser entrevistada.
• No puede recibir visitas de amigos, solamente de sus hermanos (oficiales anti-castristas).
Ana lleva más de una década completamente aislada del mundo, y la tienen enclaustrada en una cárcel sobre la cual la propia prensa norteamericana ha comentado que “Cumplir sentencia en la
prisión de tratamiento médico de Carswell puede convertirse en pena de muerte para las mujeres prisioneras”, y donde ocurren gravísimas violaciones a los derechos humanos de las detenidas (abusos policiales, muertes sospechosas obstruidas en su investigación; fallecimientos por falta
de atención médica elemental; violación de las internas por los guardias; casos de exposición a productos tóxicos, etc.).
Por todo lo expuesto, se está llevando a nivel mundial una campaña por el indulto a Ana
Belén Montes y, mientras este no se produce, por unas condiciones de encarcelamiento dignas,
seguras y que respeten sus derechos humanos.
Fuente:Boletin de la Coordinadora de Solidaridad con Cuba-Madrid.

Cuando se hizo la trova nueva

escrito por Pedro Quiroga La Habana, Cuba.- Habíamos comentado la semana anterior que en la década de 1950  se  popularizó  el  Cha-cha-chá  tras el estreno de La  engañadora, tema de Enrique Jorrín que todavía recuerdan los bailadores.

Pues bien, ya en la década de 1960 surgió un movimiento que se dio en llamar Nueva Trova, llegado para cantar las transformaciones de la sociedad cubana en Revolución. Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Noel Nicola, entre muchos otros, guitarra en mano –como los viejos trovadores- convocaron a las multitudes en nuestro país y el resto del mundo.

La música popular cubana ganó terreno también con la aparición de la orquesta Los Van Van y su líder, Juan Formell, compositor y arreglista  que ya había dado muchas de sus canciones a la Señora Sentimiento: Elena Burke.

Nuevos talentos y nuevos tiempos

La canción cubana alcanzó también esplendor en la década de los años 80 con intérpretes surgidos del espacio televisivo Todo el mundo canta. Por otro lado, el respaldo autoral de ese género vio nacer a   compositores noveles en el Concurso Adolfo Guzmán, organizado  por el Instituto Cubano de Radio y Televisión.

A ellos se sumaron firmas consagradas como Alberto Vera, Lourdes Torres –en calidad de cantautora- Silvio Rodríguez, Tony Pinelli, Amaury Pérez y una  pléyade de reconocidos creadores musicales. El bolero reverdeció entre sus cultivadores y sumó nuevos intérpretes en el entonces mítico club habanero Dos Gardenias, con su anfitriona Isolina   Carrillo.

Otro tanto sucedió con el fíling en el club El gato tuerto, donde la bohemia habanera retomó un espacio olvidado.

La música cubana en pleno siglo XXI

La música de concierto en la centuria que transitamos, interpretada por la Orquesta Sinfónica Nacional, comparte teatros con las sonoridades del jazz, la trova, el rap, la salsa y otros géneros  populares. Sobresalen en su ejecución instrumentistas como Yasek  Manzano, Aldo López-Gavilán, Harold López-Nussa, Roberto Fonseca, Alexander Abreu y Habana D´ Primera, Carlos Varela, Elito Revé y su Charangón, casi todos egresados del sistema de enseñanza artística creado por la Revolución.

Tal vez sea La Guantanamera la melodía cubana más conocida en el mundo, pero sin dudas, nuestro país sigue  aportando al pentagrama universal imborrables piezas que han marcado a Cuba como La Isla de la Música, mérito que nos enorgullece y nos identifica.

martes, octubre 25, 2016

Yo digo que las estrellas.




18 de noviembre: Próximo concierto de la gira de Silvio por los barrios

Fuente: Estudios Ojalá
El 18 de noviembre tendrá lugar en la Habana Vieja* el próximo concierto de la gira por los barrios, que esta vez estará dedicado a los 18 años del espacio A guitarra limpia y al mismo tiempo recordará el 80 aniversario de la caída en combate de Pablo de la Torriente Brau en la Guerra Civil Española.
La invitada en esta ocasión será la rapera chilena Ana Tijoux.

Vuelve a cantar en penitenciaria cubana


La Habana, 20 oct (RHC) Invitar a la reflexión, aunar esfuerzos, tratando de sanar el alma a través de la música y continuar el camino hacia el porvenir siguen siendo nobles propósitos de Silvio Rodríguez y la tropa que le acompaña, quienes recientemente ofrecieron un concierto en el Establecimiento Penitenciario Jóvenes de Occidente, en La Habana.

No es primera vez que el autor de Te doy una canción, decide alzar su voz en espacios como estos; sus primeras experiencias datan de la década del 70 y también en la de los 90, luego retoma esta labor en el año 2008, para darle continuidad el pasado viernes, expresa Cubadebate.

Más de dos mil internos, durante dos horas y media, disfrutaron de un concierto, que dio inicio con las palabras del fundador de la Nueva Trova, quien aseveró ser defensor de estas actividades, las cuales hacen él y quienes les acompañan, con mucha responsabilidad y alto sentido de solidaridad humana.

Comentó, que a estos conciertos, se invitan aficionados y artistas del lugar visitado, unas veces guardias, otras, internos y en esta ocasión, los invitados serían dos agrupaciones: Las Estrellas del Zafiro y Estrellas del futuro, que tendrían a su cargo el inicio de la actividad.

La versión e interpretación del conocido tema “Quién fuera”, realizada por Las Estrellas de Zafiro, internas bajo la dirección de su instructor, maestro y pianista Wilfredo Rodríguez Reyes, logró un gran impacto no solo en el público y los artistas presentes, sino en su propio autor.

Por su parte Estrellas del Futuro, integrada por jóvenes reclusos, interpretaron “Girasoles” de Francis del Río, “Como quien pierde una estrella” de Humberto Estrada y el tema “Contradicciones”, de Evelio Padrón, integrante del grupo y quién se destacó en su actuación.

En la legión del trovador, no faltó la presencia de Víctor Casaus, el poeta y Director del Centro Pablo de la Torriente Brau, que además de servir de presentador del concierto, hizo entrega de una donación de libros, para los Centros Jóvenes de Occidente y Mujeres de Occidente.

La segunda parte del programa estuvo a cargo de Kelvis Ochoa quien, invitado por Silvio, con su voz, carisma y cubanía dejó en todos el regocijo que producen sus creaciones.

Para asumir la tercera parte de este encuentro artístico y humano, Silvio Rodríguez subió a escena en unión de la flautista y clarinetista, Niurka González, El trío Trovarroco (integrado por Rachid López, César Bacaró y Maikel Elizarde), Jorge Reyes, al bajo, y Oliver Valdés, en la batería.

Desde los primeros acordes se creó un momento de magia e integración, de olvidarlo todo, para dar paso a la música y cantar en coro gigante: El Papalote, El Mayor, La Maza, Gota de Rocío, El necio, Pequeña Serenata Diurna, Canción de la Trova, Canción del Elegido, y otras tantas que forman parte del repertorio y autoría del cantautor cubano.

En esta actuación memorable, Silvio hizo algunas confesiones, como que el tema “Mi casa ha sido tomada por las flores”, la creó hace trece años, cuando nació su última hija, y la había dedicado a todos sus hijos y a su primer nieto.

Recordó que “La era está pariendo un corazón”, fue la primera canción que le hiciera a Ernesto Che Guevara al conocer de su muerte.

Otro momento conmovedor de esta cita, resultó sin dudas, cuando los presentes le solicitaron escuchar “Para Bárbara”, tema de Santiaguito Feliú y que a pesar de no estar en el programa, Silvio interpretó de inmediato; para minutos más tarde, concluir su actuación con “Ojalá”.

Disciplina, respeto, solidaridad y música -que con su altura, hace tanto bien para el mejoramiento humano-, reinaron el pasado viernes en Jóvenes del Occidente, Establecimiento Penitenciario cubano, al que llegó una expedición liderada por Silvio y su tropa (una parte visible y otra invisible como él mismo enfatiza), para demostrar una vez más, que desde la cultura, se puede educar, se pueden defender los valores de una nación, con todos y para el bien de todos.

Editado por Julio Pérez
Cronica de cubadebate

Se cuenta cantando


El cantautor cubano Silvio Rodríguez conversa sobre su nuevo material discográfico, ‘Amoríos’, su primera relación con la empresa Sony Music.
Daniel Domínguez   02 sep 2016 - 00:05h

“Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo”, manifiesta Silvio Rodríguez. “Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo”, manifiesta Silvio Rodríguez.
“Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo”, manifiesta Silvio Rodríguez. La Prensa\ArchivoTwitter Shares
.
La música escrita y cantada por Silvio Rodríguez siempre rebosa de sentimientos y emociones. Este maestro es capaz de sumergir al oyente en historias que encajan a la perfección con sus ideales y anhelos.
Leonardo Padura: la complejidad de ser cubano
Esta característica en las melodías de uno de los padres de la Nueva Trova cubana se mantiene en su labor discográfica más reciente: Amoríos.

Las piezas de Amoríos (su primer álbum con la Sony Music) están habitadas por seres humanos que aman, sueñan y sufren; que tienen la esperanza de encontrar la felicidad y aspiran a que sus soledades encuentren compañía.

Este poeta, guitarrista, dibujante y escritor es el responsable de clásicos como Días y flores (1975), Al final de este viaje (1978), Rabo de nube (1980) y Unicornio (1982).

Amoríos es un interesante cruce de caminos entre un puñado de algunas de sus miles de hermosas piezas. Es algo parecido a una antología, pues se trata de composiciones hechas entre 1967 y 1980 por este renombrado cantautor.

“Eran canciones a las que les debía una presentación en público”, explica a este diario Silvio Rodríguez, creador cubano que tiene cuatro décadas de carrera.

El compositor que ha hecho música para discos, filmes, teleseries y piezas de teatro comenta que escribe “porque me gusta contar cosas”.

“A veces ando con la idea de una canción durante muchos años; otras veces descubro la canción después de terminada”, detalla el autor de composiciones poéticas que han sido traducidas a idiomas como el francés, italiano, alemán, inglés, portugués, guaraní, ruso, chino, japonés, coreano, sueco y catalán.

“Amoríos’ es un disco en el que predominan las relaciones de pareja. Se trata de canciones muy queridas que nunca había editado”: Silvio Rodríguez.
LA MÚSICA COMO MATERIA ARMABLE

Las canciones de Silvio Rodríguez son sentidas crónicas cotidianas sobre ese conjunto de ternuras, decepciones, descubrimientos, temores y glorias que trae consigo el amor que es correspondido, y también ese otro amor que no termina de despertar en el corazón que se aspira conquistar.

De relaciones que son peligrosas y otras benditas, de esas que solo quedan en intentos o se alcanzan como un regalo que te da la vida, de eso escribe este artista en las 14 canciones que integran el disco Amoríos, lo nuevo suyo desde que en 2009 editó el álbum Segunda cita.

En Amoríos, décimo octavo disco de Rodríguez, podrá escuchar las piezas “Una canción de amor esta noche” (3:57 minutos), “Con melodía de adolescente” (4:37), “Tu soledad me abriga la garganta” (6:20), “Haces bien” (3:31), “Día de agua” (3:23), “Qué distracción” (4:03), “En cuál de esos planetas” (5:37), “Se cuenta de ti” (3:27), “Querer tener riendas” (4:16), “Dibujo de mujer con sombrero” (4:54), “Óleo de mujer con sombrero” (3:36), “Detalle de mujer con sombrero” (6:10), “Mujer sin sombrero” (5:44) y “Qué poco es conocerte” (4:27).

Aunque tienen sus años de haber nacido, ninguna de las piezas, salvo Óleo de mujer con sombrero, habían pasado formalmente por un estudio de grabación.

Para lograr ese sonido tan propio, y a la par ofrecer sonoridades refrescantes, se alió con el cuarteto de jazz compuesto por Jorge Aragón Brito (piano), Jorge Reyes (bajo), Oliver Valdés (batería) y Emilio Vega (vibráfono).

Para darle un toque aún más cabal, también se apoyó de la flauta y el clarinete de Niurka González; el tres de Maykel Elizarde; el violín de Tammy López Moreno, y en los miembros de la Orquesta Sinfónica del Instituto Superior de Arte, dirigida por José Antonio Méndez Padrón.

Como cabe esperar, la dirección musical, la producción y la autoría de todas las composiciones son de Silvio Rodríguez Domínguez, y como era de rigor, se grabó Amoríos en los Estudios Ojalá, ubicados en Miramar, La Habana, Cuba.

A Silvio Rodríguez no le "gusta cuando se cuelgan conciertos o fragmentos tomados con los celulares”.
PARA RECOMPONER

¿Sigue una estructura para crear sus canciones?

Siempre hay una estructura, siempre hay un orden, aún en los aparentes desórdenes.

¿Qué es lo que más le gusta de ser músico?

La música es una materia que puede armarse, desarmarse, recomponerse de muchas maneras; su plasticidad es infinita, eso es lo interesante.

Después de tantos álbumes y canciones, ¿le inquieta el encuentro con su público?

Me importa lo que piensan los demás, pero después de haberme inquietado ante mí mismo. Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo.

¿Por qué cree que sus canciones contactan tanto con audiencias de diversas generaciones?

Debe ser porque evito lo sectario y lo esquemático. Aunque escriba a veces sobre circunstancias específicas, trato de no caer en ciertos lugares comunes.

MÁS EXIGENTE

¿Qué lo llevó a espaciar su anterior disco, ‘Segunda cita’, y ‘Amoríos’ que aparece casi siete años después?

Ahora mismo estoy trabajando en varios discos a la vez, pero con el tiempo solemos volvernos cada vez más exigentes.

¿Qué tal fue la experiencia de trabajar con la Sony Music el disco ‘Amoríos’?

Con Sony tenemos un contrato de distribución física, porque mis discos los produce Ojalá, mi muy modesta casa. Estamos viendo con optimismo este acuerdo.

¿Qué representa ‘Amoríos’ dentro de su hoja de vida musical?

Es un disco en el que predominan las relaciones de pareja. Se trata de canciones muy queridas que nunca había editado. Tiene la virtud de estar realizado con excelentes músicos, grabado en Ojalá, el estudio que dirijo. Es una faena tras medio siglo dedicado a la música.

¿Qué elementos musicales y creativos le fueron útiles para sus composiciones de ‘Amoríos’?

Absolutamente todo lo que existe, y cosas que no existen pero que imaginé. Todo, todo lo posible y parte de lo imposible está en Amoríos.

El amor es un tema constantes en ‘Amoríos’.

El amor es lo más entretenido que hay. Y también lo que da mejores resultados.

El desamor también tiene su espacio en ‘Amoríos’. ¿En qué medida el amor perdido o el que no fue, son sentimientos que ayudan más para escribir?

Tiene razón. A veces el sufrimiento es más inspirador. Malagradecidos que podemos ser.
También aparece la soledad, lo ido, ¿qué representa para usted la soledad?

La soledad es el mejor lugar para hacer canciones, así que no le tengo mucha roña.

"Tengo un blog que se llama Segunda Cita, como un disco mío, y tengo una cuenta en Facebook", comenta Silvio Rodríguez.
SEGUNDA CITA

¿Qué opina de la industria musical moderna en estos tiempos de la era digital?

No sé mucho de la industria musical, ni moderna ni antigua. Yo he hecho mi música en Cuba, país que fue excluido de muchas formas del funcionamiento universal. Eso puede haber sido, según se vea, un inconveniente, aunque también ha sido una ventaja.

¿Cómo se lleva con las redes sociales?

Tengo un blog que se llama Segunda Cita, como un disco mío, y tengo una cuenta en Facebook. Al blog entro a diario porque por ahí me comunico con mucha gente y se producen buenos intercambios de ideas; pero no tengo mucho tiempo para lo demás.

¿Qué opina de formas modernas de tener acceso a la música como iTunes, Spotify, Amazon...
Son instrumentos de comunicación y de comercio. Son útiles, según el empleo que se les da. Cuando ese uso es constructivo lo encuentro bien, pero no siempre se usan positivamente… No me gusta cuando se cuelgan conciertos o fragmentos tomados con celulares. Eso mata por completo la calidad sonora de un trabajo musical, calidad por la que a veces los músicos trabajamos durante meses. Es injusto.

POLÍTICA

¿Qué opina del histórico acercamiento entre Estados Unidos y Cuba?

Que ya era hora.

¿Qué opina que la mayoría republicana del Congreso rehúsa levantar el embargo a Cuba?

El bloqueo es una medida económica que ha hecho mucho daño al pueblo de Cuba. Los que votan a favor están votando por dañar a mi pueblo. Yo lo que no me explico es cómo es que los políticos de un país se reúnan para decidir dañar a otro. Es algo que me resulta inconcebible.

¿En qué áreas piensa usted que Obama debe usar sus facultades ejecutivas en lo que le resta de su mandato?

En todo lo que pueda, y también en lo que no pueda.

¿Para que los procesos acercamientos se mantengan y aumenten, le conviene a Cuba que gane Hillary Clinton o Donald Trump?

He visto que la mayoría de los analistas dice que a Cuba le conviene más la señora. Tiene lógica: incluso Obama la recomienda. Pues ojalá gane la señora y levante el bloqueo.

Siempre hemos estado aquí

Alina Perera perera@juventudrebelde.cu

Asombrada y feliz, en una noche fresca del 26 de febrero de 2016, viví el concierto más emotivo que haya tenido jamás. Muy cerca de casa, en las calles Subirana y Sitios, en el municipio de Centro Habana, Silvio Rodríguez compartió sus canciones con los vecinos del lugar, mis vecinos. Allí estaban, como es lógico, seguidores de siempre y visitantes de otras latitudes para disfrutar el concierto número 72 del cantautor en su gira por los barrios.

.
Silvio, cantando canciones de amor, o de batallas —que al fin y al cabo si defienden causas buenas son lo mismo—, me mantenía en permanente fascinación. Algo, sin embargo, me llevó más lejos: la imagen de los anfitriones acomodados en sus escenarios domésticos, de los ancianos tras los balcones, de los niños, siempre tan ellos, desde su inquietud y su alegría.

De todo, me atrajo con fuerza la estampa de una mujer de casi 60 años de edad, corpulenta y de pelo blanco y muy largo, quien espantaba el frío de la noche mientras cantaba que la era estaba pariendo un corazón. Lo hacía con gestos firmes, de quien conoce bien unos versos que décadas atrás marcaron su vida.

El lector podrá pensar que hablaré hasta el final sobre Silvio y su inagotable poesía. Mas lo que ahora quiero subrayar de la vivencia de aquel concierto es el modo tan orgánico en que un grupo de cubanos y toda su humildad imaginable recibieron y aplaudieron a un coterráneo excepcional que les extendió el más exquisito de los conciertos, desde el cual se desprendía una búsqueda incesante por la perfección.

Entre nosotros no es tan difícil rasgar la superficie y sumergirse en lo que realmente somos. Por eso, aquella noche inolvidable los pobladores se mostraban serenos, en toda su fragilidad, con sus respetables ilusiones a cuestas, en medio de sus paisajes cosidos a urgencias —paisajes húmedos y antiguos, pero en pie, resistentes y tan familiares—, en un contexto de creación de lujo.
Es esa auténtica fibra, aunque no brille en una hermosura a golpe de primera vista, la que Cuba debe mostrar a cuanto visitante amistoso, descubridor o curioso nos está llegando en la hora actual, lo mismo para tomar a La Habana de telón de fondo que para probar suerte por otros vericuetos rurales o citadinos del país.

Debemos ser nosotros: los que sin pedir permiso nos ponemos a arreglar cualquier rotura del vecino, o nos disponemos a empujar un vehículo, o estamos prestos a explicar direcciones, y también los que si nos ponemos fieros decimos que nos da lo mismo un homenaje que un entierro. Es decir, nosotros sin sobreactuaciones, disfraces ni reverencias.

Nadie en el mundo se postra de hinojos ante el forastero; más bien las actitudes tienden a ser de reticencia y hasta desprecio si por ejemplo se trata de dar amparo a víctimas de países arrasados, como han mostrado las televisoras en tiempos recientes, en casos de dramas como el vivido por los pobladores de Siria u otras naciones vecinas del Oriente Medio.

A pesar del mundo, con sus esquinas de egoísmo y xenofobia, siempre hemos tenido abiertos los brazos para quienes traigan en sus equipajes el respeto y el amor. Nosotros, cuyo principal mérito, el de sobrevivir, lo debemos esencialmente a un esfuerzo propio cuyas dimensiones merecen un monumento todavía inexistente, siempre hemos estado aquí.

Por eso nada en mí se estremece cuando alguien afirma que Cuba está de moda —ni que fuésemos un estribillo fácil o una fragancia de turno, o un escenario virgen para la ocasión—; porque ahora lo que se descorren son las cortinas del silencio, esas que intentaban evitar el encanto y el desprejuicio que se vive cuando algunos nos ven en primer plano. Y hagamos justicia: hasta este minuto lo único que se ha descorrido lentamente son las cortinas del silencio, porque otros cercos todavía aprietan duro el cuello de la Isla; o sea, que estar más visibles no significa que estemos del todo bien.

Quienes han bregado, batallado y vencido tantas veces, saben el valor que tiene decir que siempre hemos estado aquí inventando un día detrás del otro, luchando a brazo partido contra la pobreza y por la justicia, hablando todo el tiempo de lo mismo: ¿Cómo funcionar en medio de la adversidad? Nada más valioso que esa tenacidad para mostrarla a quien llega y se acerca. Podemos hacerlo tan auténticamente como en un concierto de barrio, dueños y señores de una resistencia que no hemos pedido prestada y que sí tiene mucho que enseñar a tantos otros.

.
.

ingresa decidamente en el camino de lo humano

La expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, le envió un mensaje a Fidel Castro por su cumpleaños 90, en el que destacó que su saludo “tiene que ver más con las vivencias que he tenido con él personalmente, que son vivencias de mucho afecto, de mucha calidez, de un mutuo descubrimiento personal, que va mucho mas allá de lo político y que ingresa decididamente en el camino de lo humano”.
En la imagen, la mandataria Cristina Fernández conversa en La Habana
 con el líder de la Revolución cubana Fidel Castro en enero de 2014. 
. Foto divulgada por la Oficina de Prensa de la Presidencia de Argentina
/ Archivo de Cubadebate

En diálogo con Sin Telescopio, programa que se emite por Radio Estación Sur, Cristina felicitó a su compañero y amigo en el marco de un especial para recordar el aporte histórico del líder revolucionario a América Latina y al mundo. “Desde lo político ya no hay palabras para definirlo, me parece que ha ingresado en la historia definitivamente y por la puerta grande”, afirmó la exmandataria.

; “Fidel me abrió las puertas de su casa”, señaló Cristina, quien en esta oportunidad optó por destacar a la persona que hay detrás del Comandate. “Me sentí muy honrada de que me pudieran abrir las puertas de su casa porque es algo muy diferente cuando te abren las puertas de la casa de uno, es una sensación de cercanía, de proximidad, de afecto, que es invalorable y que además es intransferible”.

El conductor del programa y fotoperiodista cubano, Kaloian Santos Cabrera, le propuso a la a Crisitna que eligiera un tema musical para regalarle a Fidel en su cumpleaños. Luego de pensarlo unos días y tras un poco de suspenso, la expresidenta le dedicó “Te doy una canción” de Silvio Rodríguez.
(…)

te doy una canción
y digo patria
y sigo hablando para ti,
te doy una canción
como un disparo
como un libro
una palabra
una guerrilla…
como doy el amor.

“Ojo que no lo hago porque Silvio Rodríguez es cubano, lo hago porque es uno de mis cantautaores predilectos”, sostuvo Cristina y describió al trovador como “una persona que ha transmitido la fuerza de la revolución, junto a la del amor, a la del cambio, a la de la transformación, de una manera incomparable, no panfletaria, sino que precisamente transmite valores que hacen no solamente a un militante revolucionario sino fundamentalmente al ser humano”.

Finalmente, la exmandataria envió “un abrazo muy grande para el Comandante, para su familia y para todos los cubanos y todas las cubanas en este día tan importante”.

.

AUDIO: https://ar.ivoox.com/es/cristina-fernandez-saludo-a-fidel-sus-90-audios-mp3_rf_12536016_1.html

La Revolución nunca ha dejado de estar en riesgo

Por Arturo Cruz Bárcenas
Periódico La Jornada

–Señor Silvio Rodríguez, ¿ve usted riesgos para la revolución por el cambio en la relación Cuba-Estados Unidos?

–Prefiero los nuevos riesgos que la viciosa hostilidad de medio siglo. Por otra parte, la revolución nunca ha dejado de estar en riesgo. Siempre ha peleado por su derecho a existir, por la validez de su alternativa. Vivir es riesgoso en varias direcciones, aún más si partimos de que en este mundo debe haber justicia social, precepto inaugural de la revolución”, expresó en entrevista con La Jornada el autor de Playa Girón, quien publicó un nuevo disco, titulado Amoríos, distribuido desde principios de agosto en tiendas.

Silvio en un concierto en el barrio Tamarindo, en La Habana.
 Foto: Iván Soca Pascual/ Facebook
En gira de conciertos, que ha tocado países como España, Silvio se dio tiempo para responder las siguientes preguntas:

–¿Qué es un maestro de escuela para usted? En México hay un conflicto por una reforma educativa que impulsa el Estado y que ya ha dejado incluso muertos

–Es una pena que por un tema fundamental como la enseñanza corra la sangre. Quien no respeta a los maestros es un pobre diablo que no se considera ni a sí mismo. En todas las memorias pervive aquel maestro que un día nos encendió una luz, o varias. ¿Cómo se puede disparar contra eso?

Larga espera

–Fue larga la espera para un nuevo disco, desde 2010. Esto es poner fin a la sequía. ¿No es así, señor Silvio Rodríguez?

–En realidad no era tanta la sequía como el silencio editorial. En estos años he estado trabajando en varios proyectos discográficos a la vez. Un par de ellos los tenía pendientes desde hace décadas y otros tres son más recientes, entre los que se encontraba Amoríos. Cada vez me cuesta más trabajo publicar, al revés de cómo quería al principio, y es que ahora, cuando escucho lo que hago, siempre pienso que puede estar mejor.

–Amoríos es resultado de un largo proceso. ¿Cómo se compacta el tiempo, la vida, en un cedé?

–Son canciones que tenía pendientes, que siempre tuve claro que debía exponer, pero que por una u otra razón no lograba concretar. Así que antes que nada ha sido un alivio, además de un gusto por haber incursoniado en sonoridades no sólo nuevas dentro de mi discografía, sino en general poco usadas.

–Extrañamos al Unicornio azul. ¿Cómo advierte el poder de la palabra al escribir una canción, usted que es poeta?

–A veces me veo más como artesano, sobre todo en casos como Unicornio,que tenía tantas terminaciones agudas. Con ese pie forzado, un tanto pobre en nuestro idioma, la verdad es que yo lo he extrañado poco. Aún así, últimamente los caprichos de la imaginación musical me han vuelto a llevar a líos parecidos.

–Por favor, ¿podría hablar un poco sobre el concepto de amor en Amoríos? Kant decía que del amor no hay concepto, tan sólo experiencia.

–Seguramente Kant pudo haber escrito Amoríos mejor que yo, porque se trata de eso mismo, de experiencias amorosas que significaron lo suficiente como para cantarlas. En ese sentido puede que el nombre del disco sea un poco injusto, ya que no fueron encuentros tan intrascendentes.

–¿Amorío refiere un amor pasajero, casi de secreto o una aventura?

–Según definiciones, amoríos se les llama a relaciones pasajeras, lo que además sugiere que no fueran profundas; sin embargo, todos sabemos que hay brevedades que nos pueden dejar marcas muy hondas.

–Usted fue distinguido por la Unesco como Artista por la Paz. En tanto que tal, ¿cómo advierte el mundo en ese tema que obsesionó a Tolstoi? ¿Escucharemos siempre vigente canciones como Playa Girón?

–Lamentablemente la paz sigue siendo una quimera en muchos sitios. Pero también sigue siendo algo por lo que vale la pena arriesgarse, y ya lo creo que también con canciones. Precisamente en Amoríos hay un tema sobre la paz: En cuál de esos planetas.

–¿Cuándo viene a cantar a México?

–Tan pronto pueda, aunque siempre llevo a México conmigo; es parte de mi formación cultural.

(Tomado de La Jornada)

Virulo sobre Donald Trump

Gira nacional por el buen gusto y la naturaleza

Ivan Soca
Desclasificando algunas fotografías de mis archivos.
Esta secuencia la tome hace más de 10 años, durante la Gira nacional por el Buen gusto y la Naturaleza, que hizo Silvio por toda Cuba y que culminó con aquel Concierto memorable en la Escalinata de la Universidad de La Habana. Esa noche fui con Augusto Blanca y reserve un asiento de lujo, el primer escalón de aquella Histórica Escalera, pero lluvia a cantaros y el concierto no paraba, llovía mucho y el concierto jamás paro, es más, Silvio regalo un montón de canciones de más y aquí nació esta serie que titule Por un millón de años esperar, Casiopea.
Una de estas instantáneas es un bellísimo Cartel que guardo con mucho cariño.

Facundo Cabral:la voz de la esperanza que no se apaga

A cinco años de su muerte, el legado del Mensajero de la Paz sigue vigente.
El 9 de julio de 2011 el cantautor argentino Facundo Cabral fue asesinado en Guatemala tras un atentado dirigido contra el empresario Henry Fariñas.

Tres días después del trágico hecho, Enrique Vargas Hernández y Wilfred Allan Stokes, los autores materiales del asesinato, fueron detenidos. El costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", de 38 años, fue apresado meses después luego de ser señalado como el autor intelectual del crimen. Jiménez era examigo de Fariñas y estaba ligado al lavado de capitales y al narcotráfico.

En 2014 Fariñas, testigo de la muerte de Cabral, fue declarado culpable de narcotráfico, lavado de dinero y crimen organizado. Su pena fue reducida de 30 a 18 años de cárcel.

“Gracias por la amistad de tantos años. Sepan que fueron una parte importante de mi felicidad. Sepan que los voy a llevar en mi corazón hasta el momento final”, así se despidió Cabral dos días antes en su último recital ofrecido en el Teatro Roma de Xela de Guatemala.

Semblanza de un trovador

Cabral nació en La Plata, Buenos Aires, el 22 de mayo de 1937. Se destacó como  poeta, escritor y filósofo. En su obra abundaron la ironía, el humor y la sátira.

El cantautor argentino se vio influenciado por Jorge Luis Borges, Walt Whitman, Atahualpa Yupanqui, Jiddu Krishnamurti, y la Madre Teresa de Calcuta.

En 1996 fue nombrado Mensajero Mundial de la Paz por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés).

Facundo Cabral destacaba por su espiritualidad. Predicó el misticismo, la conciencia humana y el trabajo para erradicar la desigualdad y el ego de los hombres. Sus composiciones se inspiraron en anécdotas personales, una amplia crítica social, parábolas y la voz de protesta para animar el despertar de la conciencia y la reflexión espiritual.
Escribió más de 20 libros, entre los que destacan: Paraíso a la deriva, Conversaciones con Facundo Cabral, Mi abuela y yo, Salmos, Borges y yo, Cuaderno de Facundo, Los papeles de Cabral, La magia de Cabral.

El mensajero de la paz, la vida y la esperanza

Cabral le cantaba al amor, a la esperanza y a la paz. Aunque su vida estuvo marcada por la tragedia y el abandono, Facundo siempre predicó el amor a la existencia. Consideraba, además, que el mayor desafío de los seres humanos era constatar que no estaban solos sino que compartían un universo.

“Nos encontramos en la más preciosa aventura jamás vivida: la suerte inmensa de reunirnos, festejar, reír y materializar, desde nuestra individualidad, un universo de colaboración entre sus seres, quienes, gobernados desde nuestro universo interior, vivimos el sueño de ser amor universal”, manifestaba.

Para el cantautor el mayor capital de los seres humanos era el tiempo. “Es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante”.

Facundo Cabral se caracterizó por levantar la bandera de la esperanza. Constantemente recordaba que siempre se puede empezar de nuevo. “Este es un nuevo día” es la canción que mejor lo ejemplifica.



Cabral también pregonaba la sencillez como la mejor forma de acceder a la felicidad.  “Me gusta la gente simple… que se da por entero y no tiene intermediarios”.



Caminante incansable, siempre recordaba que no era de aquí ni de allá, sino de todas partes. “Soy un caminante que por irse siempre, siempre regresa, porque todo es circular y eso el sol lo sabe como nadie”.



“Vuele bajo” es otra de las canciones que nos deja como legado. Es una invitación a revivir al niño interno. "No crezca mi niño, no crezca jamás, los grandes al mundo, le hacen mucho mal".

La voz del Mensajero de la Paz, que irónicamente falleció a manos de la violencia, sigue vigente, porque "el que murió simplemente, se nos adelantó, porque para allá vamos todos".


EFE-Gato Pardo-Unesco

lunes, septiembre 12, 2016

Yamira Díaz quiere pasarla bien

Gira YAMIRA 2016.jpg.290x196 q85 box 1300722400 crop detail• La trovadora pinareña cumplimenta una gira nacional que hará escala en Ciego de Ávila este sábado
De sus 30 años de vida artística, que se cumplirán muy pronto, la trovadora pinareña Yamira Díaz ha dedicado 15 a la creación de conjunto con su grupo acompañante. Tal celebración ha desembocado en una gira nacional, Pasándola bien, que la llevará a varias provincias de la región central del país.
El periplo comienza este viernes 9 de septiembre por Camagüey y hará escala en la sede del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cubaen Ciego de Ávila, el sábado 10, a las 9:00 de la noche.
Auspiciada por la Empresa Comercializadora de la Música en Pinar del Río, la gira de Yamira Díaz y su grupo llegará a Sancti Spíritus (11), Santa Clara, Cienfuegos (14), Matanzas (15) y Pinar del Río (21). Según ha trascendido, el también trovador Reynaldo Rodríguez y su agrupación acompañarán a la artista.
Dicho por avezados trovadictos y musicólogos, la peña que fundó hace una década en su Vueltabajo natal, El Trovazo, es uno de los más emblemáticos espacios de su tipo en el país, por donde han pasado la gran mayoría de los trovadores de todas las generaciones y no pocos cantautores latinoamericanos.
Su discografía, tal y como le ha sucedido a no pocos trovadores, apenas tiene dos volúmenes: Mi pueblo y yo(grabación en vivo del concierto A guitarra limpia, del Centro Pablo de la Torriente Brau), y Contracorriente, firmado por Unicornio.
Sin embargo, canciones suyas aparecen en las antologías Trovanónima.cu, Acabo de soñar, con versos de José Martí,La voz del Diablo Ilustrado y el álbum doble grabado en los conciertos realizados en el Centro Pablo por los 60 años de Silvio Rodríguez.
Microbióloga de profesión, Yamira Díaz se dejó seducir completamente por la trova en 1986.