martes, octubre 25, 2016

Yo digo que las estrellas(1975)




18 de noviembre: Próximo concierto de la gira de Silvio por los barrios

Fuente: Estudios Ojalá
El 18 de noviembre tendrá lugar en la Habana Vieja* el próximo concierto de la gira por los barrios, que esta vez estará dedicado a los 18 años del espacio A guitarra limpia y al mismo tiempo recordará el 80 aniversario de la caída en combate de Pablo de la Torriente Brau en la Guerra Civil Española.
La invitada en esta ocasión será la rapera chilena Ana Tijoux.

Vuelve a cantar en penitenciaria cubana


La Habana, 20 oct (RHC) Invitar a la reflexión, aunar esfuerzos, tratando de sanar el alma a través de la música y continuar el camino hacia el porvenir siguen siendo nobles propósitos de Silvio Rodríguez y la tropa que le acompaña, quienes recientemente ofrecieron un concierto en el Establecimiento Penitenciario Jóvenes de Occidente, en La Habana.

No es primera vez que el autor de Te doy una canción, decide alzar su voz en espacios como estos; sus primeras experiencias datan de la década del 70 y también en la de los 90, luego retoma esta labor en el año 2008, para darle continuidad el pasado viernes, expresa Cubadebate.

Más de dos mil internos, durante dos horas y media, disfrutaron de un concierto, que dio inicio con las palabras del fundador de la Nueva Trova, quien aseveró ser defensor de estas actividades, las cuales hacen él y quienes les acompañan, con mucha responsabilidad y alto sentido de solidaridad humana.

Comentó, que a estos conciertos, se invitan aficionados y artistas del lugar visitado, unas veces guardias, otras, internos y en esta ocasión, los invitados serían dos agrupaciones: Las Estrellas del Zafiro y Estrellas del futuro, que tendrían a su cargo el inicio de la actividad.

La versión e interpretación del conocido tema “Quién fuera”, realizada por Las Estrellas de Zafiro, internas bajo la dirección de su instructor, maestro y pianista Wilfredo Rodríguez Reyes, logró un gran impacto no solo en el público y los artistas presentes, sino en su propio autor.

Por su parte Estrellas del Futuro, integrada por jóvenes reclusos, interpretaron “Girasoles” de Francis del Río, “Como quien pierde una estrella” de Humberto Estrada y el tema “Contradicciones”, de Evelio Padrón, integrante del grupo y quién se destacó en su actuación.

En la legión del trovador, no faltó la presencia de Víctor Casaus, el poeta y Director del Centro Pablo de la Torriente Brau, que además de servir de presentador del concierto, hizo entrega de una donación de libros, para los Centros Jóvenes de Occidente y Mujeres de Occidente.

La segunda parte del programa estuvo a cargo de Kelvis Ochoa quien, invitado por Silvio, con su voz, carisma y cubanía dejó en todos el regocijo que producen sus creaciones.

Para asumir la tercera parte de este encuentro artístico y humano, Silvio Rodríguez subió a escena en unión de la flautista y clarinetista, Niurka González, El trío Trovarroco (integrado por Rachid López, César Bacaró y Maikel Elizarde), Jorge Reyes, al bajo, y Oliver Valdés, en la batería.

Desde los primeros acordes se creó un momento de magia e integración, de olvidarlo todo, para dar paso a la música y cantar en coro gigante: El Papalote, El Mayor, La Maza, Gota de Rocío, El necio, Pequeña Serenata Diurna, Canción de la Trova, Canción del Elegido, y otras tantas que forman parte del repertorio y autoría del cantautor cubano.

En esta actuación memorable, Silvio hizo algunas confesiones, como que el tema “Mi casa ha sido tomada por las flores”, la creó hace trece años, cuando nació su última hija, y la había dedicado a todos sus hijos y a su primer nieto.

Recordó que “La era está pariendo un corazón”, fue la primera canción que le hiciera a Ernesto Che Guevara al conocer de su muerte.

Otro momento conmovedor de esta cita, resultó sin dudas, cuando los presentes le solicitaron escuchar “Para Bárbara”, tema de Santiaguito Feliú y que a pesar de no estar en el programa, Silvio interpretó de inmediato; para minutos más tarde, concluir su actuación con “Ojalá”.

Disciplina, respeto, solidaridad y música -que con su altura, hace tanto bien para el mejoramiento humano-, reinaron el pasado viernes en Jóvenes del Occidente, Establecimiento Penitenciario cubano, al que llegó una expedición liderada por Silvio y su tropa (una parte visible y otra invisible como él mismo enfatiza), para demostrar una vez más, que desde la cultura, se puede educar, se pueden defender los valores de una nación, con todos y para el bien de todos.

Editado por Julio Pérez
Cronica de cubadebate

Se cuenta cantando


El cantautor cubano Silvio Rodríguez conversa sobre su nuevo material discográfico, ‘Amoríos’, su primera relación con la empresa Sony Music.
Daniel Domínguez   02 sep 2016 - 00:05h

“Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo”, manifiesta Silvio Rodríguez. “Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo”, manifiesta Silvio Rodríguez.
“Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo”, manifiesta Silvio Rodríguez. La Prensa\ArchivoTwitter Shares
.
La música escrita y cantada por Silvio Rodríguez siempre rebosa de sentimientos y emociones. Este maestro es capaz de sumergir al oyente en historias que encajan a la perfección con sus ideales y anhelos.
Leonardo Padura: la complejidad de ser cubano
Esta característica en las melodías de uno de los padres de la Nueva Trova cubana se mantiene en su labor discográfica más reciente: Amoríos.

Las piezas de Amoríos (su primer álbum con la Sony Music) están habitadas por seres humanos que aman, sueñan y sufren; que tienen la esperanza de encontrar la felicidad y aspiran a que sus soledades encuentren compañía.

Este poeta, guitarrista, dibujante y escritor es el responsable de clásicos como Días y flores (1975), Al final de este viaje (1978), Rabo de nube (1980) y Unicornio (1982).

Amoríos es un interesante cruce de caminos entre un puñado de algunas de sus miles de hermosas piezas. Es algo parecido a una antología, pues se trata de composiciones hechas entre 1967 y 1980 por este renombrado cantautor.

“Eran canciones a las que les debía una presentación en público”, explica a este diario Silvio Rodríguez, creador cubano que tiene cuatro décadas de carrera.

El compositor que ha hecho música para discos, filmes, teleseries y piezas de teatro comenta que escribe “porque me gusta contar cosas”.

“A veces ando con la idea de una canción durante muchos años; otras veces descubro la canción después de terminada”, detalla el autor de composiciones poéticas que han sido traducidas a idiomas como el francés, italiano, alemán, inglés, portugués, guaraní, ruso, chino, japonés, coreano, sueco y catalán.

“Amoríos’ es un disco en el que predominan las relaciones de pareja. Se trata de canciones muy queridas que nunca había editado”: Silvio Rodríguez.
LA MÚSICA COMO MATERIA ARMABLE

Las canciones de Silvio Rodríguez son sentidas crónicas cotidianas sobre ese conjunto de ternuras, decepciones, descubrimientos, temores y glorias que trae consigo el amor que es correspondido, y también ese otro amor que no termina de despertar en el corazón que se aspira conquistar.

De relaciones que son peligrosas y otras benditas, de esas que solo quedan en intentos o se alcanzan como un regalo que te da la vida, de eso escribe este artista en las 14 canciones que integran el disco Amoríos, lo nuevo suyo desde que en 2009 editó el álbum Segunda cita.

En Amoríos, décimo octavo disco de Rodríguez, podrá escuchar las piezas “Una canción de amor esta noche” (3:57 minutos), “Con melodía de adolescente” (4:37), “Tu soledad me abriga la garganta” (6:20), “Haces bien” (3:31), “Día de agua” (3:23), “Qué distracción” (4:03), “En cuál de esos planetas” (5:37), “Se cuenta de ti” (3:27), “Querer tener riendas” (4:16), “Dibujo de mujer con sombrero” (4:54), “Óleo de mujer con sombrero” (3:36), “Detalle de mujer con sombrero” (6:10), “Mujer sin sombrero” (5:44) y “Qué poco es conocerte” (4:27).

Aunque tienen sus años de haber nacido, ninguna de las piezas, salvo Óleo de mujer con sombrero, habían pasado formalmente por un estudio de grabación.

Para lograr ese sonido tan propio, y a la par ofrecer sonoridades refrescantes, se alió con el cuarteto de jazz compuesto por Jorge Aragón Brito (piano), Jorge Reyes (bajo), Oliver Valdés (batería) y Emilio Vega (vibráfono).

Para darle un toque aún más cabal, también se apoyó de la flauta y el clarinete de Niurka González; el tres de Maykel Elizarde; el violín de Tammy López Moreno, y en los miembros de la Orquesta Sinfónica del Instituto Superior de Arte, dirigida por José Antonio Méndez Padrón.

Como cabe esperar, la dirección musical, la producción y la autoría de todas las composiciones son de Silvio Rodríguez Domínguez, y como era de rigor, se grabó Amoríos en los Estudios Ojalá, ubicados en Miramar, La Habana, Cuba.

A Silvio Rodríguez no le "gusta cuando se cuelgan conciertos o fragmentos tomados con los celulares”.
PARA RECOMPONER

¿Sigue una estructura para crear sus canciones?

Siempre hay una estructura, siempre hay un orden, aún en los aparentes desórdenes.

¿Qué es lo que más le gusta de ser músico?

La música es una materia que puede armarse, desarmarse, recomponerse de muchas maneras; su plasticidad es infinita, eso es lo interesante.

Después de tantos álbumes y canciones, ¿le inquieta el encuentro con su público?

Me importa lo que piensan los demás, pero después de haberme inquietado ante mí mismo. Cuando decido exponer algo es porque ya he superado muchas contradicciones en mi propia conciencia y en mi trabajo.

¿Por qué cree que sus canciones contactan tanto con audiencias de diversas generaciones?

Debe ser porque evito lo sectario y lo esquemático. Aunque escriba a veces sobre circunstancias específicas, trato de no caer en ciertos lugares comunes.

MÁS EXIGENTE

¿Qué lo llevó a espaciar su anterior disco, ‘Segunda cita’, y ‘Amoríos’ que aparece casi siete años después?

Ahora mismo estoy trabajando en varios discos a la vez, pero con el tiempo solemos volvernos cada vez más exigentes.

¿Qué tal fue la experiencia de trabajar con la Sony Music el disco ‘Amoríos’?

Con Sony tenemos un contrato de distribución física, porque mis discos los produce Ojalá, mi muy modesta casa. Estamos viendo con optimismo este acuerdo.

¿Qué representa ‘Amoríos’ dentro de su hoja de vida musical?

Es un disco en el que predominan las relaciones de pareja. Se trata de canciones muy queridas que nunca había editado. Tiene la virtud de estar realizado con excelentes músicos, grabado en Ojalá, el estudio que dirijo. Es una faena tras medio siglo dedicado a la música.

¿Qué elementos musicales y creativos le fueron útiles para sus composiciones de ‘Amoríos’?

Absolutamente todo lo que existe, y cosas que no existen pero que imaginé. Todo, todo lo posible y parte de lo imposible está en Amoríos.

El amor es un tema constantes en ‘Amoríos’.

El amor es lo más entretenido que hay. Y también lo que da mejores resultados.

El desamor también tiene su espacio en ‘Amoríos’. ¿En qué medida el amor perdido o el que no fue, son sentimientos que ayudan más para escribir?

Tiene razón. A veces el sufrimiento es más inspirador. Malagradecidos que podemos ser.
También aparece la soledad, lo ido, ¿qué representa para usted la soledad?

La soledad es el mejor lugar para hacer canciones, así que no le tengo mucha roña.

"Tengo un blog que se llama Segunda Cita, como un disco mío, y tengo una cuenta en Facebook", comenta Silvio Rodríguez.
SEGUNDA CITA

¿Qué opina de la industria musical moderna en estos tiempos de la era digital?

No sé mucho de la industria musical, ni moderna ni antigua. Yo he hecho mi música en Cuba, país que fue excluido de muchas formas del funcionamiento universal. Eso puede haber sido, según se vea, un inconveniente, aunque también ha sido una ventaja.

¿Cómo se lleva con las redes sociales?

Tengo un blog que se llama Segunda Cita, como un disco mío, y tengo una cuenta en Facebook. Al blog entro a diario porque por ahí me comunico con mucha gente y se producen buenos intercambios de ideas; pero no tengo mucho tiempo para lo demás.

¿Qué opina de formas modernas de tener acceso a la música como iTunes, Spotify, Amazon...
Son instrumentos de comunicación y de comercio. Son útiles, según el empleo que se les da. Cuando ese uso es constructivo lo encuentro bien, pero no siempre se usan positivamente… No me gusta cuando se cuelgan conciertos o fragmentos tomados con celulares. Eso mata por completo la calidad sonora de un trabajo musical, calidad por la que a veces los músicos trabajamos durante meses. Es injusto.

POLÍTICA

¿Qué opina del histórico acercamiento entre Estados Unidos y Cuba?

Que ya era hora.

¿Qué opina que la mayoría republicana del Congreso rehúsa levantar el embargo a Cuba?

El bloqueo es una medida económica que ha hecho mucho daño al pueblo de Cuba. Los que votan a favor están votando por dañar a mi pueblo. Yo lo que no me explico es cómo es que los políticos de un país se reúnan para decidir dañar a otro. Es algo que me resulta inconcebible.

¿En qué áreas piensa usted que Obama debe usar sus facultades ejecutivas en lo que le resta de su mandato?

En todo lo que pueda, y también en lo que no pueda.

¿Para que los procesos acercamientos se mantengan y aumenten, le conviene a Cuba que gane Hillary Clinton o Donald Trump?

He visto que la mayoría de los analistas dice que a Cuba le conviene más la señora. Tiene lógica: incluso Obama la recomienda. Pues ojalá gane la señora y levante el bloqueo.

Siempre hemos estado aquí

Alina Perera perera@juventudrebelde.cu

Asombrada y feliz, en una noche fresca del 26 de febrero de 2016, viví el concierto más emotivo que haya tenido jamás. Muy cerca de casa, en las calles Subirana y Sitios, en el municipio de Centro Habana, Silvio Rodríguez compartió sus canciones con los vecinos del lugar, mis vecinos. Allí estaban, como es lógico, seguidores de siempre y visitantes de otras latitudes para disfrutar el concierto número 72 del cantautor en su gira por los barrios.

.
Silvio, cantando canciones de amor, o de batallas —que al fin y al cabo si defienden causas buenas son lo mismo—, me mantenía en permanente fascinación. Algo, sin embargo, me llevó más lejos: la imagen de los anfitriones acomodados en sus escenarios domésticos, de los ancianos tras los balcones, de los niños, siempre tan ellos, desde su inquietud y su alegría.

De todo, me atrajo con fuerza la estampa de una mujer de casi 60 años de edad, corpulenta y de pelo blanco y muy largo, quien espantaba el frío de la noche mientras cantaba que la era estaba pariendo un corazón. Lo hacía con gestos firmes, de quien conoce bien unos versos que décadas atrás marcaron su vida.

El lector podrá pensar que hablaré hasta el final sobre Silvio y su inagotable poesía. Mas lo que ahora quiero subrayar de la vivencia de aquel concierto es el modo tan orgánico en que un grupo de cubanos y toda su humildad imaginable recibieron y aplaudieron a un coterráneo excepcional que les extendió el más exquisito de los conciertos, desde el cual se desprendía una búsqueda incesante por la perfección.

Entre nosotros no es tan difícil rasgar la superficie y sumergirse en lo que realmente somos. Por eso, aquella noche inolvidable los pobladores se mostraban serenos, en toda su fragilidad, con sus respetables ilusiones a cuestas, en medio de sus paisajes cosidos a urgencias —paisajes húmedos y antiguos, pero en pie, resistentes y tan familiares—, en un contexto de creación de lujo.
Es esa auténtica fibra, aunque no brille en una hermosura a golpe de primera vista, la que Cuba debe mostrar a cuanto visitante amistoso, descubridor o curioso nos está llegando en la hora actual, lo mismo para tomar a La Habana de telón de fondo que para probar suerte por otros vericuetos rurales o citadinos del país.

Debemos ser nosotros: los que sin pedir permiso nos ponemos a arreglar cualquier rotura del vecino, o nos disponemos a empujar un vehículo, o estamos prestos a explicar direcciones, y también los que si nos ponemos fieros decimos que nos da lo mismo un homenaje que un entierro. Es decir, nosotros sin sobreactuaciones, disfraces ni reverencias.

Nadie en el mundo se postra de hinojos ante el forastero; más bien las actitudes tienden a ser de reticencia y hasta desprecio si por ejemplo se trata de dar amparo a víctimas de países arrasados, como han mostrado las televisoras en tiempos recientes, en casos de dramas como el vivido por los pobladores de Siria u otras naciones vecinas del Oriente Medio.

A pesar del mundo, con sus esquinas de egoísmo y xenofobia, siempre hemos tenido abiertos los brazos para quienes traigan en sus equipajes el respeto y el amor. Nosotros, cuyo principal mérito, el de sobrevivir, lo debemos esencialmente a un esfuerzo propio cuyas dimensiones merecen un monumento todavía inexistente, siempre hemos estado aquí.

Por eso nada en mí se estremece cuando alguien afirma que Cuba está de moda —ni que fuésemos un estribillo fácil o una fragancia de turno, o un escenario virgen para la ocasión—; porque ahora lo que se descorren son las cortinas del silencio, esas que intentaban evitar el encanto y el desprejuicio que se vive cuando algunos nos ven en primer plano. Y hagamos justicia: hasta este minuto lo único que se ha descorrido lentamente son las cortinas del silencio, porque otros cercos todavía aprietan duro el cuello de la Isla; o sea, que estar más visibles no significa que estemos del todo bien.

Quienes han bregado, batallado y vencido tantas veces, saben el valor que tiene decir que siempre hemos estado aquí inventando un día detrás del otro, luchando a brazo partido contra la pobreza y por la justicia, hablando todo el tiempo de lo mismo: ¿Cómo funcionar en medio de la adversidad? Nada más valioso que esa tenacidad para mostrarla a quien llega y se acerca. Podemos hacerlo tan auténticamente como en un concierto de barrio, dueños y señores de una resistencia que no hemos pedido prestada y que sí tiene mucho que enseñar a tantos otros.

.
.

ingresa decidamente en el camino de lo humano

La expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, le envió un mensaje a Fidel Castro por su cumpleaños 90, en el que destacó que su saludo “tiene que ver más con las vivencias que he tenido con él personalmente, que son vivencias de mucho afecto, de mucha calidez, de un mutuo descubrimiento personal, que va mucho mas allá de lo político y que ingresa decididamente en el camino de lo humano”.
En la imagen, la mandataria Cristina Fernández conversa en La Habana
 con el líder de la Revolución cubana Fidel Castro en enero de 2014. 
. Foto divulgada por la Oficina de Prensa de la Presidencia de Argentina
/ Archivo de Cubadebate

En diálogo con Sin Telescopio, programa que se emite por Radio Estación Sur, Cristina felicitó a su compañero y amigo en el marco de un especial para recordar el aporte histórico del líder revolucionario a América Latina y al mundo. “Desde lo político ya no hay palabras para definirlo, me parece que ha ingresado en la historia definitivamente y por la puerta grande”, afirmó la exmandataria.

; “Fidel me abrió las puertas de su casa”, señaló Cristina, quien en esta oportunidad optó por destacar a la persona que hay detrás del Comandate. “Me sentí muy honrada de que me pudieran abrir las puertas de su casa porque es algo muy diferente cuando te abren las puertas de la casa de uno, es una sensación de cercanía, de proximidad, de afecto, que es invalorable y que además es intransferible”.

El conductor del programa y fotoperiodista cubano, Kaloian Santos Cabrera, le propuso a la a Crisitna que eligiera un tema musical para regalarle a Fidel en su cumpleaños. Luego de pensarlo unos días y tras un poco de suspenso, la expresidenta le dedicó “Te doy una canción” de Silvio Rodríguez.
(…)

te doy una canción
y digo patria
y sigo hablando para ti,
te doy una canción
como un disparo
como un libro
una palabra
una guerrilla…
como doy el amor.

“Ojo que no lo hago porque Silvio Rodríguez es cubano, lo hago porque es uno de mis cantautaores predilectos”, sostuvo Cristina y describió al trovador como “una persona que ha transmitido la fuerza de la revolución, junto a la del amor, a la del cambio, a la de la transformación, de una manera incomparable, no panfletaria, sino que precisamente transmite valores que hacen no solamente a un militante revolucionario sino fundamentalmente al ser humano”.

Finalmente, la exmandataria envió “un abrazo muy grande para el Comandante, para su familia y para todos los cubanos y todas las cubanas en este día tan importante”.

.

AUDIO: https://ar.ivoox.com/es/cristina-fernandez-saludo-a-fidel-sus-90-audios-mp3_rf_12536016_1.html

La Revolución nunca ha dejado de estar en riesgo

Por Arturo Cruz Bárcenas
Periódico La Jornada

–Señor Silvio Rodríguez, ¿ve usted riesgos para la revolución por el cambio en la relación Cuba-Estados Unidos?

–Prefiero los nuevos riesgos que la viciosa hostilidad de medio siglo. Por otra parte, la revolución nunca ha dejado de estar en riesgo. Siempre ha peleado por su derecho a existir, por la validez de su alternativa. Vivir es riesgoso en varias direcciones, aún más si partimos de que en este mundo debe haber justicia social, precepto inaugural de la revolución”, expresó en entrevista con La Jornada el autor de Playa Girón, quien publicó un nuevo disco, titulado Amoríos, distribuido desde principios de agosto en tiendas.

Silvio en un concierto en el barrio Tamarindo, en La Habana.
 Foto: Iván Soca Pascual/ Facebook
En gira de conciertos, que ha tocado países como España, Silvio se dio tiempo para responder las siguientes preguntas:

–¿Qué es un maestro de escuela para usted? En México hay un conflicto por una reforma educativa que impulsa el Estado y que ya ha dejado incluso muertos

–Es una pena que por un tema fundamental como la enseñanza corra la sangre. Quien no respeta a los maestros es un pobre diablo que no se considera ni a sí mismo. En todas las memorias pervive aquel maestro que un día nos encendió una luz, o varias. ¿Cómo se puede disparar contra eso?

Larga espera

–Fue larga la espera para un nuevo disco, desde 2010. Esto es poner fin a la sequía. ¿No es así, señor Silvio Rodríguez?

–En realidad no era tanta la sequía como el silencio editorial. En estos años he estado trabajando en varios proyectos discográficos a la vez. Un par de ellos los tenía pendientes desde hace décadas y otros tres son más recientes, entre los que se encontraba Amoríos. Cada vez me cuesta más trabajo publicar, al revés de cómo quería al principio, y es que ahora, cuando escucho lo que hago, siempre pienso que puede estar mejor.

–Amoríos es resultado de un largo proceso. ¿Cómo se compacta el tiempo, la vida, en un cedé?

–Son canciones que tenía pendientes, que siempre tuve claro que debía exponer, pero que por una u otra razón no lograba concretar. Así que antes que nada ha sido un alivio, además de un gusto por haber incursoniado en sonoridades no sólo nuevas dentro de mi discografía, sino en general poco usadas.

–Extrañamos al Unicornio azul. ¿Cómo advierte el poder de la palabra al escribir una canción, usted que es poeta?

–A veces me veo más como artesano, sobre todo en casos como Unicornio,que tenía tantas terminaciones agudas. Con ese pie forzado, un tanto pobre en nuestro idioma, la verdad es que yo lo he extrañado poco. Aún así, últimamente los caprichos de la imaginación musical me han vuelto a llevar a líos parecidos.

–Por favor, ¿podría hablar un poco sobre el concepto de amor en Amoríos? Kant decía que del amor no hay concepto, tan sólo experiencia.

–Seguramente Kant pudo haber escrito Amoríos mejor que yo, porque se trata de eso mismo, de experiencias amorosas que significaron lo suficiente como para cantarlas. En ese sentido puede que el nombre del disco sea un poco injusto, ya que no fueron encuentros tan intrascendentes.

–¿Amorío refiere un amor pasajero, casi de secreto o una aventura?

–Según definiciones, amoríos se les llama a relaciones pasajeras, lo que además sugiere que no fueran profundas; sin embargo, todos sabemos que hay brevedades que nos pueden dejar marcas muy hondas.

–Usted fue distinguido por la Unesco como Artista por la Paz. En tanto que tal, ¿cómo advierte el mundo en ese tema que obsesionó a Tolstoi? ¿Escucharemos siempre vigente canciones como Playa Girón?

–Lamentablemente la paz sigue siendo una quimera en muchos sitios. Pero también sigue siendo algo por lo que vale la pena arriesgarse, y ya lo creo que también con canciones. Precisamente en Amoríos hay un tema sobre la paz: En cuál de esos planetas.

–¿Cuándo viene a cantar a México?

–Tan pronto pueda, aunque siempre llevo a México conmigo; es parte de mi formación cultural.

(Tomado de La Jornada)

Virulo sobre Donald Trump

Gira nacional por el buen gusto y la naturaleza

Ivan Soca
Desclasificando algunas fotografías de mis archivos.
Esta secuencia la tome hace más de 10 años, durante la Gira nacional por el Buen gusto y la Naturaleza, que hizo Silvio por toda Cuba y que culminó con aquel Concierto memorable en la Escalinata de la Universidad de La Habana. Esa noche fui con Augusto Blanca y reserve un asiento de lujo, el primer escalón de aquella Histórica Escalera, pero lluvia a cantaros y el concierto no paraba, llovía mucho y el concierto jamás paro, es más, Silvio regalo un montón de canciones de más y aquí nació esta serie que titule Por un millón de años esperar, Casiopea.
Una de estas instantáneas es un bellísimo Cartel que guardo con mucho cariño.

Facundo Cabral:la voz de la esperanza que no se apaga

A cinco años de su muerte, el legado del Mensajero de la Paz sigue vigente.
El 9 de julio de 2011 el cantautor argentino Facundo Cabral fue asesinado en Guatemala tras un atentado dirigido contra el empresario Henry Fariñas.

Tres días después del trágico hecho, Enrique Vargas Hernández y Wilfred Allan Stokes, los autores materiales del asesinato, fueron detenidos. El costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", de 38 años, fue apresado meses después luego de ser señalado como el autor intelectual del crimen. Jiménez era examigo de Fariñas y estaba ligado al lavado de capitales y al narcotráfico.

En 2014 Fariñas, testigo de la muerte de Cabral, fue declarado culpable de narcotráfico, lavado de dinero y crimen organizado. Su pena fue reducida de 30 a 18 años de cárcel.

“Gracias por la amistad de tantos años. Sepan que fueron una parte importante de mi felicidad. Sepan que los voy a llevar en mi corazón hasta el momento final”, así se despidió Cabral dos días antes en su último recital ofrecido en el Teatro Roma de Xela de Guatemala.

Semblanza de un trovador

Cabral nació en La Plata, Buenos Aires, el 22 de mayo de 1937. Se destacó como  poeta, escritor y filósofo. En su obra abundaron la ironía, el humor y la sátira.

El cantautor argentino se vio influenciado por Jorge Luis Borges, Walt Whitman, Atahualpa Yupanqui, Jiddu Krishnamurti, y la Madre Teresa de Calcuta.

En 1996 fue nombrado Mensajero Mundial de la Paz por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés).

Facundo Cabral destacaba por su espiritualidad. Predicó el misticismo, la conciencia humana y el trabajo para erradicar la desigualdad y el ego de los hombres. Sus composiciones se inspiraron en anécdotas personales, una amplia crítica social, parábolas y la voz de protesta para animar el despertar de la conciencia y la reflexión espiritual.
Escribió más de 20 libros, entre los que destacan: Paraíso a la deriva, Conversaciones con Facundo Cabral, Mi abuela y yo, Salmos, Borges y yo, Cuaderno de Facundo, Los papeles de Cabral, La magia de Cabral.

El mensajero de la paz, la vida y la esperanza

Cabral le cantaba al amor, a la esperanza y a la paz. Aunque su vida estuvo marcada por la tragedia y el abandono, Facundo siempre predicó el amor a la existencia. Consideraba, además, que el mayor desafío de los seres humanos era constatar que no estaban solos sino que compartían un universo.

“Nos encontramos en la más preciosa aventura jamás vivida: la suerte inmensa de reunirnos, festejar, reír y materializar, desde nuestra individualidad, un universo de colaboración entre sus seres, quienes, gobernados desde nuestro universo interior, vivimos el sueño de ser amor universal”, manifestaba.

Para el cantautor el mayor capital de los seres humanos era el tiempo. “Es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante”.

Facundo Cabral se caracterizó por levantar la bandera de la esperanza. Constantemente recordaba que siempre se puede empezar de nuevo. “Este es un nuevo día” es la canción que mejor lo ejemplifica.



Cabral también pregonaba la sencillez como la mejor forma de acceder a la felicidad.  “Me gusta la gente simple… que se da por entero y no tiene intermediarios”.



Caminante incansable, siempre recordaba que no era de aquí ni de allá, sino de todas partes. “Soy un caminante que por irse siempre, siempre regresa, porque todo es circular y eso el sol lo sabe como nadie”.



“Vuele bajo” es otra de las canciones que nos deja como legado. Es una invitación a revivir al niño interno. "No crezca mi niño, no crezca jamás, los grandes al mundo, le hacen mucho mal".

La voz del Mensajero de la Paz, que irónicamente falleció a manos de la violencia, sigue vigente, porque "el que murió simplemente, se nos adelantó, porque para allá vamos todos".


EFE-Gato Pardo-Unesco

lunes, septiembre 12, 2016

Yamira Díaz quiere pasarla bien

Gira YAMIRA 2016.jpg.290x196 q85 box 1300722400 crop detail• La trovadora pinareña cumplimenta una gira nacional que hará escala en Ciego de Ávila este sábado
De sus 30 años de vida artística, que se cumplirán muy pronto, la trovadora pinareña Yamira Díaz ha dedicado 15 a la creación de conjunto con su grupo acompañante. Tal celebración ha desembocado en una gira nacional, Pasándola bien, que la llevará a varias provincias de la región central del país.
El periplo comienza este viernes 9 de septiembre por Camagüey y hará escala en la sede del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cubaen Ciego de Ávila, el sábado 10, a las 9:00 de la noche.
Auspiciada por la Empresa Comercializadora de la Música en Pinar del Río, la gira de Yamira Díaz y su grupo llegará a Sancti Spíritus (11), Santa Clara, Cienfuegos (14), Matanzas (15) y Pinar del Río (21). Según ha trascendido, el también trovador Reynaldo Rodríguez y su agrupación acompañarán a la artista.
Dicho por avezados trovadictos y musicólogos, la peña que fundó hace una década en su Vueltabajo natal, El Trovazo, es uno de los más emblemáticos espacios de su tipo en el país, por donde han pasado la gran mayoría de los trovadores de todas las generaciones y no pocos cantautores latinoamericanos.
Su discografía, tal y como le ha sucedido a no pocos trovadores, apenas tiene dos volúmenes: Mi pueblo y yo(grabación en vivo del concierto A guitarra limpia, del Centro Pablo de la Torriente Brau), y Contracorriente, firmado por Unicornio.
Sin embargo, canciones suyas aparecen en las antologías Trovanónima.cu, Acabo de soñar, con versos de José Martí,La voz del Diablo Ilustrado y el álbum doble grabado en los conciertos realizados en el Centro Pablo por los 60 años de Silvio Rodríguez.
Microbióloga de profesión, Yamira Díaz se dejó seducir completamente por la trova en 1986.

jueves, agosto 25, 2016

Analisis de que ya te vivi, que te vas.



Silvio Rodríguez ofreció concierto en encuentro de trovadores (+ Fotos)

Ayer tuvo lugar la presentación del cantautor Silvio Rodríguez en La Habana con motivo de la inauguración del Primer Encuentro de Trovadores Vida, te perdono.
Vicente Feliú y Mauricio Figueral sucedieron el concierto del autor de Sueño con serpientes a las ocho de la noche en el centro cultural El Sauce, al oeste de la ciudad.
Hasta el próximo día 9 se llevará a cabo la iniciativa del músico Frank Delgado, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura cubano y la empresa Artex como parte de las propuestas del verano 2016.

De acuerdo con los organizadores el evento se dedica a dos importantes figuras de la Nueva Trova: Noel Nicola y Santiago Feliú.
“La programación unirá en escena a trovadores de diversas generaciones y tendrá como uno de sus escenarios al Kcho Estudio Romerillo que se inserta al Sauce con su reconocido proyecto sociocultural”, destacó la nota.
Diariamente, entre el martes y el sábado, se realizarán dos conciertos: uno en el área exterior a las 8:30 de la noche y otro en la Sala Formell dos horas más tarde.
Los coordinadores precisaron que se podrán adquirir discos, habrá una amplia oferta gastronómica, y las entradas se venderán en el momento de acceso al centro cultural por el valor de 10 pesos en moneda nacional.
El programa del encuentro incluye un concierto de los grupos Buena Fe y D’Corazón, y luego de Frank Delgado junto con Erick Sánchez y Silvio Alejandro, el día seis.
Al siguiente David Torrens primero, y después Adrian Berazain y Fernando Bécquer tomarán el escenario en El Sauce.
El Kcho Estudio Romerillo, estará a disposición de Tony Ávila y Polito Ibáñez el 8, y el nueve de Ray Fernández y Pedro Luis Ferrer.

El concierto, en palabras de Silvio

El concierto de anoche supongo que quedó aceptable. Yo no me escuchaba del todo bien, así que espero haber estado a la altura de un repertorio marcadamente trovadoresco. También había mucho calor, cosa que afecta la afinación de los instrumentos. Entre otras razones, por eso no hacemos conciertos barriales en los meses de julio y agosto, en que el calor en Cuba es casi insoportable.
Respecto al Encuentro en sí mismo, me parece que ha sido una muy buena iniciativa de Frank Delgado, apoyada por la dirección de El Sauce. La Habana no tenía un evento así. El ambiente me hizo recordar los Festivales que hacía el Movimiento de la Nueva Trova cada año, siempre en una región diferente, en los que invitábamos a toda la trova, empezando por la tradicional, siguiendo con el filin, y donde incluso participaban conjuntos de rumba como Los Muñequitos de Matanzas.
Existe el festival de la trova de Santiago de Cuba, decano de esos eventos y por lo mismo el más importante, que ahora dirige el Elíades Ochoa. Existe otro festival en Santa Clara, región muy destacada en este tipo de expresión musical. Está también el festival de Sancti Espíritus, que nace de la legendaria trova de esa ciudad. Si mal no recuerdo, en la ciudad de Camagüey también hay una reunión de este tipo.
Este Encuentro, que empezó ayer, despertó algunos reproches porque en su primer elenco no había trovadoras. Pero ya anoche estuvo Aurorita Feliú con su padre Vicente, que empezaban a tocar a las 10 de la noche. Además, los organizadores me aseguraron que la participación femenina va a ser importante para el segundo Encuentro. Lo cierto es que las ideas no llegan todas a la vez. Generalmente primero hay una chispa y después se va encendiendo la pradera.
Este Encuentro, al menos en su primera edición, ha tenido como gráfica las figuras de Noel Nicola y Santiago Feliú. Si ese tipo de iconografía fuera a continuar, sería justo que en los próximos también estuviera nuestra Sara González.
No puedo terminar sin agradecer muchísimo al trio Trovarroco, que vino desde Santa Clara y ensayó todo el fin de semana conmigo para el concierto de anoche. Igualmente gracias a Oliver y a Niurka, soldados de la música siempre presentes.
Larga vida al Encuentro de Trovadores de La Habana.
(Publicado en el blog de Silvio Rodríguez, Segunda Cita)








“La guitarra es la madre de la mayoría de las canciones”

Cubadebate le ofrece la versión completa de la entrevista que Silvio Rodríguez concedió a La Tercera de Chile, de la cual reprodujimos fragmentos recientemente, habida cuenta de que dicha publicación sudamericana no publicó la conversación íntegra.

Su nuevo disco, Amoríos, acaba de ser editado por el sello multinacional Sony. ¿Qué opinión tiene de estas grandes compañías discográficas, y de cómo ven y administran la música en la actualidad?

Silvio en el Coliseum de La Coruña. Foto: La Opinión
Si se fija mejor, verá que quien edita Amoríos es Ojalá, o sea, nuestra propia editora. Hemos firmado con Sony un contrato para la distribución física de Amoríos. Se trata de un plan piloto que pudiera ampliarse en el futuro, si fuera conveniente. No tenemos mucha práctica en convenios con grandes compañías, pero creo que este acuerdo con Sony ha sido respetuoso y correcto.

En el pasado reciente, sus álbumes fueron distribuidos por otra empresa multinacional, Warner Music. ¿Cree que los sellos de esta envergadura han cumplido un rol fundamental en la expansión de música? ¿O sólo le asigna un valor más marginal, pensando en que su cancionero se ha difundido mucho más en el boca a boca o a través de otros canales menos tradicionales?

No recuerdo que hayamos firmado con Warner Music, excepto muy puntualmente para una compilación que me hizo David Byrne a principios de los 90. Él necesitaba esa alianza para universalizar la antología, dadas las limitaciones de su disquera Luaka Bop. Por otra parte, es obvio que los grandes sellos han jugado un papel preponderante en la difusión de la música, por su poderío. No ha sido mi caso, ya que la difusión de mi música, como Ud. bien señala, ha ido por canales nada convencionales. Ojalá, en sus 20 años de vida, nunca ha hecho grandes producciones: somos casi artesanales y muy limitados en cantidades y territorios.

¿Sigue creyendo en las vías más formales de la difusión artística? Vale decir, en editar un álbum en formato físico y digital, dar entrevistas, salir de gira, etc. Se lo pregunto porque los métodos han cambiado muchísimo desde los días en que usted empezó a editar discos. Por ejemplo, hoy existen artistas que lanzan sus álbumes de manera gratuita, otros que dejaron de editar discos completos (sólo confían en la inmediatez de los singles) y otros que estrena títulos sin previo aviso, sin campañas promocionales, colgando su trabajo en la web de un día para otro, casi de sorpresa, como ha sucedido con David Bowie, U2 o Radiohead.

He ido creyendo en lo que la vida me ha demostrado, aunque nunca me he sometido a ciertas supuestas leyes. Por el aislamiento al que Cuba se ha visto sometida, a veces hemos tenido que andar lento. Por ejemplo: Ojalá pudo sumarse a la distribución digital años después de estarse vendiendo nuestros discos por esa vía. Todavía no sabemos quiénes los vendían, aunque tenemos idea, por ciertos brotes posteriores a nuestra llegada al mundo digital. En cualquier caso nunca hemos vendido muchos discos. En “épocas de oro”, en el país tope de ventas nos reportaban algunas decenas de miles anuales. Sin embargo he notado que la música que hacemos ha seguido despertando interés, como si hubiera una suerte de “relevo de generaciones”. Eso quiere decir que, al menos en algunos casos, el márquetin no lo es todo.

A propósito de David Bowie, su muerte en enero pasado fue una de las partidas artísticas más impactantes de los últimos años. ¿Tuvo alguna relación con su música y con su figura, le sorprendió también esta noticia?

Sé que Bowie fue un músico importante, pero lamentablemente no conozco mucho su obra. Espero ir reparando esa deficiencia.

Tras una trayectoria tan consolidada y después de décadas en el trabajo artístico y musical, ¿qué lo motiva a seguir presentando nuevas canciones, nuevos discos? ¿Existe la misma motivación que tenía hace 30 o 40 años, el mismo grado de ansiedad o expectativa?

No me parece que tenga las mismas motivaciones o expectativas de hace 4 o 5 décadas. Lo que sucede es que la canción y la música, que empezaron siendo una imperiosa necesidad de expresión, acabaron por convertirse en algo parecido a un oficio. Puede parecer raro, pero la insistencia durante tantos años en lo mismo me ha transformado en una suerte de profesional de la comunicación.

¿Qué es lo que más ha cambiado en usted cuando se enfrenta hoy a la coyuntura de editar un nuevo trabajo?

Lo que más ha cambiado es que antes estaba loco por publicar, y ahora le doy largas al momento de la edición, porque nada me parece realmente terminado.

La presentación de Amoríos subraya que se trata de canciones de amor que usted compuso entre los años 60 y 80. ¿Cómo fue el trabajo de rescate de estas composiciones y por qué decidió grabarlas y darles una nueva vida en el presente?

En realidad no fue un trabajo de rescate. Yo tenía todas esas canciones en la memoria. Sabía que les debía su presentación pública. La tetralogía estuve a punto de realizarla varias veces, en ocasiones con distintos formatos, pero siempre sonando como fue concebida. Otros temas los recompuse o retoqué en el proceso de grabación. Suelo hacer eso hasta el último momento.

Según las reseñas, las creaciones más antiguas de Amoríos datan de 1967, un año de muchísima eclosión cultural en todo el planeta. ¿Tiene algún recuerdo en específico de ese año, que los registros han inmortalizado como el año del verano del amor, Sargent Pepper, la psicodelia, el inicio de los grandes festivales de música, la liberación femenina, el Encuentro de la canción protesta en Cuba y, en su caso, su primera aparición en TV?

En 1967 yo terminé mi servicio militar. Después de tres años de encierros empecé a “descubrir el mundo”. Al día siguiente de desmovilizarme empecé a mostrar mis canciones en la televisión. Aquello fue un cambio muy grande para mi. La canción más antigua de Amoríos es un bolero que les gustaba a Julio Cortázar y a Félix Grande: “Qué distracción”. La incluí pensando en ellos.

¿Por qué sintió que hoy era necesario editar un disco con canciones de cierto corte romántico y que hablan de las relaciones de pareja? ¿Hay alguna motivación puntual?

Tenía deuda con esas canciones. Todavía le debo atención a algunas otras.

¿Cómo es trabajar hoy canciones de un pasado que, a simple vista, parece tan remoto, escritas cuando usted tenía 20 o 30 años? ¿se disfrutan de otra manera hoy, se pueden corregir errores, agregar matices antes no advertidos?

Hay canciones que pierden su vigencia y hay canciones que no, que a pesar del tiempo conservan valores. Y respecto a alterar lo que uno hizo: a diario escuchamos letras adulteradas y acordes sustituidos por “nuevas interpretaciones”. Es increíble, pero nadie protesta por esos latrocinios. Por eso no me explico cómo puede causar extrañeza que un autor enmiende su propia plana. Es kafkiano.

Amoríos, ¿qué lugar ocupa hoy en su trayectoria y discografía? ¿Qué relevancia le ve a un álbum con este carácter, de alguna manera basado en el rescate de temas pasados?

Todos mis trabajos discográficos, sin excepción, tienen canciones de mi primera etapa. Y es que yo empecé a componer 10 años antes de grabar mi primer disco. Amoríos es mi título número 19. Lo aclaro porque se dice que tengo más de 20 discos y no es cierto. Es verdad que varios de mis discos son dobles, y que incluso hay dos triples: Tríptico y Silvio en Chile. A Amoríos le doy la relevancia de un trabajo hecho tras medio siglo de trayectoria. Ni más ni menos.

Gran parte del último tramo de su discografía tiene sus bases artísticas en la música orquestada o en el jazz, lo que, en todo caso, siempre ha estado presente de alguna manera en su creación. De hecho, Amoríos lo grabó con un cuarteto de jazz. ¿Considera que este estilo tiene un rol más protagónico y omnipresente en sus últimos trabajos?

Mi trabajo anterior, Segunda cita, también lo grabé básicamente con un cuarteto. Sin embargo Amoríos suena diferente: es otro repertorio y son otros músicos, excepto Oliver Valdés. La razón de usar ese formato es que me gusta la música acústica, es un sonido que nunca va a pasar de moda. O eso supongo.

¿Qué lugar cree que ocupa la trova en la escena musical actual, ya sea de Latinoamérica o del mundo?

Muchas canciones surgen de la trova, es decir, de autores que componen con guitarra. Después los temas crecen, porque no sólo los intérpretes, también los autores tenemos más instrumentos sonando en la cabeza. Pero la guitarra es la madre de la mayoría de las canciones que escuchamos.

En el último tiempo, ¿piensa o imagina a momentos la idea del retiro artístico o del retiro de los escenarios o, muy por el contrario, lo ve como una determinación aún lejana y que no contempla en lo inmediato?

La verdad es que desde hace años estoy bastante retirado de los escenarios. Suelo hacer sólo una gira al año, y no muy larga. El resto del tiempo lo paso haciendo un concierto cada mes en un barrio diferente. El próximo septiembre cumpliremos 6 años de esas actividades. Será el concierto número 76 de la gira por los barrios. Si llega el día en que tampoco haga esto, supongo que me entretendré silbando melodías.

En marzo pasado, Barack Obama realizó una histórica visita a Cuba. ¿Siguió de cerca esta noticia y le pareció importante su presencia en La Habana?

¿Qué si me pareció importante que un presidente de los Estados Unidos haya venido a La Habana?… Hacía casi un siglo que eso no pasaba, y mucho menos que un presidente norteamericano admitiera que la política de Estados Unidos contra Cuba era un fracaso.

¿Qué cree que aportó o va aportar en lo concreto la presencia de Obama en su país, el hecho de que lo haya visitado por un par de días? ¿Seguirá fortaleciendo las relaciones con EE.UU.?

Es de esperar que las relaciones EEUU-Cuba se fortalezcan, aunque todo el mundo coincide en que para llegar a una verdadera normalización es imprescindible que se acabe el bloqueo (o embargo) contra Cuba. Ojalá eso suceda más temprano que tarde.

En ese mismo mes de marzo, The Rolling Stones también pasó por La Habana con un show gratuito y se transformó en la primera megabanda del rock anglo en realizar un concierto en su país. ¿Qué le pareció esta iniciativa y cree que un evento así puede marcar una apertura de Cuba hacia la cultura anglo, una suerte de nueva etapa?

Hay una fuerte relación entre la cultura cubana y la norteamericana. Es un intercambio, una influencia recíproca que se viene dando desde principios del siglo XX. Después del triunfo de la revolución ha habido varios conciertos de intercambio, empezando por el celebérrimo Havana Jam de 1979, que reunió a figuras como Earth, wind & fire, Billy Joel, Jaco Pastorius, Kris Kristofferson, Fania All Stars, John McLaughlin, y en el que por Cuba participaron Irakere, Elena Burke, Pablo Milanés, Sara González, la Orquesta Aragón y otros. Fue un intercambio inolvidable que duró 3 días, en el teatro Carl Marx. El concierto reciente de los Rolling Stones fue también muy gustado; fue muy bien promocionado y además al aire libre. Creo que nuestras culturas nunca han tenido problemas de relación. Históricamente no se puede decir lo mismo de la política, aunque es obvio que ha habido mejoras.

¿Fue al show o, en caso que no haya ido, pensó en ir?

Fui con mi familia al show de los Stones y nos gustó mucho haber ido.

¿Le gustan o le gustaban los Rolling Stones? ¿los escuchaba en su juventud?

Los escuché en mi juventud. No tanto como a The Beatles, pero los escuché y siempre les he tenido aprecio. Creo que son buenos músicos.

Hagamos un poco de proyección ficticia: si tuviera que escoger un solo nombre de la música anglo para poder ver en Cuba, para que realizara un recital en su país, ¿a quién le gustaría ver en La Habana?

Inmediatamente pienso en Stevie Wonder. Y, si fueran dos, agregaría a Dylan. Acaso sería mejor que fueran ambos, y también muchos otros.

¿Cree que Cuba se ha puesto de moda, que hoy se ha convertido en un epicentro apetecido por músicos, cineastas, organizadores de desfiles de moda, etc.? ¿Qué le parece eso y como la población podría aprovecharlo?

Antes que nada, aún no se ha levantado totalmente la prohibición de visitar a Cuba que pesa sobre el pueblo norteamericano. Sin embargo, sobre todo desde los Estados Unidos, hay un incremento constante de visitas por el acápite de los intercambios culturales y científicos, además de ciertos acuerdos con navieras turísticas y líneas aéreas que han multiplicado sus arribos. Cuba ha estado prohibida durante décadas; incluso borraron la isla de los mapas turísticos. Puede que Cuba esté de moda entre quienes no han podido visitarla y también entre algunos que no se atrevieron a visitarla antes: me refiero a cierto tipo de personas que atraen a la prensa o que tiene que ver con los negocios. Todo eso es posible y no creo que haya que asustarse, excepto que tenemos que trabajar por un país apto cada vez para más visitantes. Eso es bueno para Cuba y no sólo económicamente, porque ayuda a desbaratar cierta mitología negativa que se tejió durante décadas.

También se lo pregunto por un texto de Iroel Sánchez publicado en su blog Segunda  cita hace algunos días, en el que, entre otros puntos, afirma: “El cambio en la política estadounidense hacia Cuba ha convertido lo que era herejía en moda y la visita a la Isla ha pasado de estar prohibida a ser un buen negocio para la gran industria cultural”.

El texto de Iroel está fundamentado en evidencias. Aunque creo que no se trata solamente de mostrar a Cuba como negocio para la industria cultural. También hay un sector que lleva años tratando de convencer a los políticos de Washington del acercamiento. Me refiero a grupos considerablemente poderosos que esperan beneficiarse económicamente. Que haya conciertos de famosos y visitas de firmas exclusivas es una forma gentil de mostrar que Cuba no es tan rara como la han pintado. Acaso sea un punto de coincidencia de los antagonistas, por supuesto que por razones diferentes: a ciertos hombres de negocios les interesa Cuba como posibilidad económica, y a Cuba le interesa romper las ataduras del bloqueo.

Con la muerte de Chávez y la salida de Cristina Fernández de la presidencia de Argentina, ¿cree que la izquierda está retrocediendo y perdiendo influencia en las esferas de poder de Latinoamérica?

Tras mis casi 70 años de vida tengo la impresión de que los avances y retrocesos, tanto de la izquierda como de la derecha, son transitorios. Me parecen una respiración, o como ese instante en que se eleva un pie del suelo hasta que volvemos a posarlo. Hay quienes lo ven como un péndulo.

En los últimos meses, Estados Unidos ha asistido al crecimiento y al fortalecimiento de Donald Trump como candidato del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de 2016. De hecho, sus ideas han avanzado de manera amplia y han recibido gran tribuna en medios de todo el mundo. ¿Qué le parece que un país que precisamente se está abriendo a Cuba en el último año baraje como opción de gobierno a un político que ha insultado públicamente a los inmigrantes y que se opone férreamente a su llegada?

Me pregunto si Trump presidente eliminaría la “ley de ajuste cubano”.

Y, de paso, ¿qué le parece Donald Trump?

Un show en el país de los shows.

¿Qué futuro proyecta o imagina para Cuba el día en que no esté ni Fidel ni Raúl? ¿Qué es lo que más anhelaría que sucediera?

Espero que continúe todo lo bueno que consiguió para el pueblo la Revolución, y que en algunos aspectos se profundice todavía más.

Esta semana, un militar chileno llamado Pedro Barrientos fue condenado en Estados Unidos por el asesinato de Víctor Jara. ¿Qué le parece que se haga justicia en este caso casi 40 años después de su crimen y, por lo demás, en el país que orquestó el golpe de estado contra Salvador Allende?

Lo justo sería que ese asesino cumpliera la condena que sin dudas merece. Creo que todos, pero especialmente los chilenos, debiéramos pronunciarnos fuertemente al respecto.

¿Qué planes inmediatos tiene para el resto del año?

Seguir haciendo conciertos en los barrios y seguir grabando.

¿Hay alguna opción de que pueda mostrar este disco pronto en Chile?

Algunas canciones de Amoríos las hicimos en el 2015, en el Santiago Arena.

En abril pasado, el presidente Patricio Aylwin falleció en Santiago. Como sabrá, fue el mandatario que lideró la transición a la democracia tras la dictadura de Pinochet y precisamente la persona que gobernaba Chile cuando usted ofreció ese legendario concierto de 1990 en el Estadio Nacional. ¿Tuvo alguna clase de vínculo con él o la posibilidad de poder conversar en esos años?

Hubo un momento en que pareció que Aylwin me iba a recibir, cuando fuimos en 1990, pero después lo hizo el Ministro de la Presidencia. Recuerdo que a aquel gobierno no le gustó mucho que yo visitara una cárcel de Santiago, donde había algunos revolucionarios presos; pero la verdad es que no nos lo negaron y que fui bien recibido por las autoridades de aquel centro, donde incluso canté unas canciones.

Finalmente: yo lo he entrevistado varias veces a lo largo de los años y siempre debe ser por correo electrónico. ¿Por qué prefiere dar las entrevistas en esta modalidad?

Porque escribiendo se puede corregir y hablando no.
Publicado en la tercera http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/07/18/silvio-rodriguez-a-cuba-le-interesa-romper-las-ataduras-del-bloqueo/#.V5-LyNKLTIU

Punto de Fuga inaguro su muestra fotografica


Agencia san Luis
En la ocasión, alumnos que realizaron los talleres fotográficos con Punta de Fuga expusieron sus primeros trabajos. Las imágenes también se conjugaron con un show de stand up y un tributo a Silvio Rodríguez. La muestra se podrá visitar durante un mes en el restaurant “Cerrado por Derribo”, emplazado en Pringles 1333.

Punto de Fuga inauguró su muestra fotográfica.
A las 20:30 del viernes, los retratos ya estaban colgados  en el local gastronómico y cultural. Las fotógrafas de Punto de Fuga, Malvina Urquiza y Laura Márquez, quienes le brindaron sus técnicas durante dos meses, acompañaron a los talleristas en su primera muestra.

“En este caso estamos exponiendo fotografías de los participantes de los talleres. Son la mayoría de paisajes de San Luis con imágenes que se tomaron en distintos momentos del día”, contó Malvina.

Los talleristas que presentaron sus primeras obras fueron Romina Pereira, José Fusco Amat, Alejandro Martínez, Maximiliano Inverenato y Guillermo Pérez.

“La muestra se está llevando a cabo en ‘Cerrado por Derribo’, pueden venir a visitarla, queremos dar a conocer los conocimientos que los alumnos pudieron adquirir en este tiempo”, agregó Laura Márquez.

La muestra estará vigente durante un mes en "Cerrado por Derribo".

En el evento también participó Adriana Durigutti con un show de stand up, mientras que Damián Fernández Alberti realizó un tributo a Silvio Rodríguez para cerrar la velada.


Las fotógrafas entre sus servicios también ofrecen videos para eventos y el alquiler de una fotocabina. En el corto plazo planean abrir las inscripciones para un nuevo taller, que como en los anteriores, se brindarán conocimientos teóricos como una introducción a la fotografía, tipos de encuadre y composición, en tanto que los prácticos se realizarán con salidas a exteriores.

La mayoría de los retratos realizados son paisajes de San Luis.
.


Nota: Cinthia Agüero Patafio.

Fotos: Gentileza Punto de Fuga Fotografía.

Corrección: Berenice Tello.

Pablo Milanés organiza gira por la paz de Colombia junto a Piero y León Gieco


Publicado: 9 de Julio 2016  48 Cuba
AddThis Sharing Buttons
La Habana, 9 jul.- El próximo 9 de septiembre tendrá lugar en la capital de Colombia un concierto por la paz de ese país, organizado por los argentinos Piero y León Gieco y el cubano Pablo Milanés, punto de partida de un grupo presentaciones que recorrerá aquellos lugares más impactados por la confrontación bélica de más de medio siglo.

San Vicente del Caguán.
“Queremos dejar un símbolo de paz en cada uno de los lugares escogidos, unaseñal que nos recuerde que estamos en los albores de una nueva historia, por lo que el público sembrará árboles, intercambiará semillas nativas“, dijo Piero

Entre los lugares que pretenden visitar se encuentran San Vicente del Caguán, sede de un fallido proceso pacificador durante el Gobierno de Andrés Pastrana, así como Marquetalia. Los artistas actuarán también para víctimas de la violencia en poblados donde ocurrieron masacres en el contexto de la contienda y promoverán charlas sobre el nuevo horizonte vislumbrado para la nación.

La gira es liderada por Piero, quien protagonizó ya otras iniciativas similares en el país suramericano, y en esta ocasión busca sumar simpatizantes a la campaña por el Sí con vistas a la futura refrendación en las urnas de los acuerdos entre el Gobierno y las insurgentes FARC-EP.
Marquetalia.

Desde 2012 representantes gubernamentales y de las FARC-EP dialogan en Cuba con la finalidad de hallar una solución política a la confrontación entre ambas partes. El pasado 23 de junio, el Gobierno de Colombia y las FARC firmaron en La Habana el acuerdo para preparar el fin del conflicto en Colombia, que incluye el cese al fuego bilateral y definitivo, la dejación de armas, garantías de seguridad y el mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz.

(Con información de Prensa Latina)

Biografia de Fernando Delgadillo.

Fernando Delgadillo es llamado también “El trovador de la canción informal”, empezó su carrera musical en 1985. Cuenta con más de 15 producciones discográficas que avalan su carrera entre estas: Crónicas de Bruno del Breñal, Desviaciones de la canción informal, De vuelos y de sol, Primer estrella de la tarde, Entre pairos y derivas, Campo de sueños, Desde la isla del olvido, A todo color, Tiempo Ventanas.

Dentro de su repertorio destacan temas como: Semanario, Primavera, Serenata, La canción del caminante, Jardín de Invierno, El atajo, Gente armada, Carita de arroz, En la espera, Desespero, Ignorancias y poder, Inspiración, Tiempo Ventanas, Noche de luciérnagas, Navegante, Olvidar, Llueve, Verde siempre, No me pidas ser tu amigo, Canción informal, Julieta y la que no puede faltar, consentida de todos Hoy ten miedo de mí.

Noches de Peña: Silvio y Pablo

El grupo Tepeu, fundado en 1974 por universitarios mexicanos, rendirá tributo a los reconocidos cantautores cubanos Silvio Rodríguez y Pablo Milanés en una presentación musical el próximo 9 de julio.

Los organizadores informaron que ‘Noches de Peña: Silvio y Pablo', que se llevará a cabo en la Fundación Nacional para la Cultura Popular en el Viejo San Juan, contará con la participación del cantautor Ricardo Marcial, el cantante y pianista Rafael Martínez, el poeta Iván Robles y el grupo Tepeu.

El grupo Tepeu, pioneros en la creación de este tipo de actividad, ha reunido a más de 50 artistas de Puerto Rico y el extranjero bajo el mismo camino de rescatar y dar fortaleza actividades culturales que sean accesibles a todo tipo de público y gustos.

Las ‘Noches de Peña' proponen revivir las noches de café-teatro, conocidas en Latinoamérica como "peñas", en las que varios músicos se reunían bajo un mismo techo y ofrecían un concierto variado al estilo de la bohemia, folclórico, poético y declamador.
Este grupo musical, en 2005 fue nominado a los Latin Grammy por su disco "Misa Criolla-Navidad Nuestra. También ha trabajado para Warner Bros.

Hugo, Carlos, Silvio y yo


Por: Amaury Pérez Vidal
Publicado en: Crónicas de Amaury

4 junio 2016 | 123
50
El Presidente de Venezuela Hugo Chávez fue un gran admirador de la obra de Silvio Rodríguez. Al menos en mi presencia se lo confesó tres veces; En La Habana, Mar del Plata y Caracas.

Regresaba de ofrecer un par de conciertos por México y en la terminal 3 del aeropuerto José Martí mi esposa, que fue a recogerme, me dijo que no íbamos para la casa sino para otra terminal donde me esperaba Silvio porque teníamos que volar de inmediato a Caracas. Con Silvio involucrado no lo pensé dos veces, ni pregunté. Hay amigos y amigos. Y Silvito, como me gusta nombrarle, es uno de esos pocos que gozan de mi entera confianza.

Cuando arrastrando mi equipaje llegamos a la terminal 1 no sólo lo encontré a él, también a Carlos Varela, Ana Lourdes Martínez, amiga que por esas fechas trabajaba en Los Estudios Ojalá, y a un sonidista adscrito al Instituto de la Música. Los cuatro abordamos una pequeña aeronave modelo marca Falcon sabe Dios qué de 12 plazas, y cortamos el aire rumbo a la capital de todos los venezolanos.

Durante el vuelo, de apenas dos horas de duración, esos avioncitos vuelan como flechas, Silvio me puso al tanto de que ofreceríamos, a pedido del Presidente, un concierto multitudinario al día siguiente de nuestro arribo en una avenida cercana al aeropuerto La Carlota, que nos acompañarían cantautores bolivarianos, debíamos cantar unas 3 ó 4 canciones cada uno en solitario y luego los tres su canción Cita con Ángeles, que el espectáculo se transmitiría en directo por casi todos los canales de TV y regresaríamos a La Habana, capital de todos los cubanos, 48 horas más tarde. Asistieron finalmente unas 500,000 personas según cálculos de los organizadores. A la llegada a Venezuela me enteré de que Chávez sólo había invitado a Silvio y de que él, con su proverbial generosidad, nos enroló a Carlitos y a mí en la breve expedición. Fuimos hospedados en el Hotel Meliá Caracas y fue allí donde anunciaron que todos estábamos convidados esa noche a una cena de navidad, era diciembre, en el Palacio de Miraflores, la Casa Presidencial. Silvio y Carlos, siempre tan auténticos, se endilgaron sus vestimentas habituales y yo, camaleónico y artístico, me vestí con un traje oscuro sobre un sweater negro fulígeno con toneladas del perfume dulzón que usaba por entonces, y la cabellera peinada como para asistir a misa. Ya compuestos remitimos nuestros cuerpos, y almas, hacia donde nos esperaba el Presidente y su gabinete de gobierno.

Después de un par de cafés en el Despacho Presidencial, este servidor, un poco nervioso, hizo de las suyas confundiendo los retratos de los próceres: Donde estaba Miranda, vio a Bolívar y donde estaba Bolívar, vio a San Martín; Chávez risueño me contó que lo había llamado un querido amigo suyo desde La Habana y le había dicho que yo era muy bromista, Carlitos muy callado y Silvio muy discreto. Luego del fugaz, y por mi culpa torpe encuentro, el Presidente nos invitó a pasar al patio de la residencia para presentarnos, antes de la cena, a los ministros de su equipo gubernamental, insistiendo, no entendí el por qué, que me colocara a su lado y los demás, Silvio incluido, en una suerte de semicírculo alrededor suyo. Silvito llevaba puesta una gorra de marinero, una chamarreta azul oscuro, unas gafas polarizadas, se había dejado crecer la barba, y cargaba una inquieta, e inmensa, cámara fotográfica para registrar cada detalle del acontecimiento.

Los ministros del Presidente conocían al dedillo el repertorio del cantautor mayor, pero es probable, como en efecto resultó, que no el físico que lucía en ese momento y entonces ocurrió lo inesperado: ¡Me empezaron a confundir con él! es posible que mi “elegante” vestimenta jugara algún papel. Chávez decía: ¡Les presento a los compañeros cubanos que nos acompañarán mañana en el concierto! Y cada uno me saludaba, abrazaba y repetía cuanto les habían acompañado “mis canciones” en sus vidas nombrando al Unicornio, el Rabo de nube, Te doy una canción y Ojalá entre otras. Al principio me hizo gracia y les aseguraba gentilmente que estaban equivocados señalándoles que Silvio era el de la gorra, las gafas, la barba y la cámara, pero el ego comenzó a jugarme una mala pasada y me fui volviendo agresivo con cada elogio inmerecido diciéndoles: ¡¡Yo no soy Silvio compañerooos!!! mientras el Presidente Chávez sonreía malicioso y yo enfurecía con el paso de los minutos perdiendo la paciencia a punto del rugido.

La última personalidad que Chávez presentó, a la sazón Ministra de Tecnología y Medio Ambiente, se me lanzó literalmente al cuello repitiendo a gritos: ¡Silvio querido, tus canciones me hicieron crecer en la lucha, estuve durante años enamorada de ti y aún te amo, te amo, eres lo más grande, lo más grande, lo más grande…! Le desprendí los brazos cuando mi cervical estaba a punto de colapsar y enérgico le espeté: ¡¡¡Usted está equivocada señora, que no soy Silviol!!! ella respondió desafiante, colocándose las manos en las caderas: ¿Y entonces quién eres tú? ¿Yo?… le reciproqué colérico ¡¡¡Yo soy Pablo!!!

Todavía nos reímos con la historia.
.

Roque Dalton, el poeta guerrillero del "Unicornio azul".

que todavía buscan en El Salvador a cuatro décadas de su asesinato.
La noche que murió Roque Dalton era día de la madre en El Salvador.

Era 10 de mayo de 1975 y el poeta, ensayista, escritor, periodista y guerrillero salvadoreño llevaba casi un mes arrestado por sus propios compañeros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), uno de los cinco grupos que años después conformarían el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN.
Además de poeta y guerrillero, Roque Dalton fue periodista y ensayista.
Uno de los guardianes de su arresto, Saúl Mendoza, recuerda ese día con claridad. Había salido a saludar a su madre, pero cuando volvió todo había cambiado, según cuenta en el documental "Roque Dalton, fusilemos la noche", de la cineasta austríaca Tina Leisch.
El otro prisionero de la casa clandestina, Armando Arteaga, había sido asesinadopor un alto comandante del ERP. Y Dalton pronto correría la misma suerte.
Dalton pertenecía al ERP, que contaba entre sus comandantes a Joaquín Villalobos.

Y esta semana, 41 años después de su muerte y a siete de la llegada del FMLN al poder, por primera vez un organismo gubernamental, la Procuraduría, pidió investigar a fondo el crimen de Dalton. "Es una resolución trascendental de una institución del Estado que le pide a otras instituciones que actúen en función de suprimir la impunidad en caso del asesinato de Roque Dalton", le dice a BBC Mundo Juan José Dalton, periodista e hijo del poeta. Pequeñoburgués comunista Roque Dalton García nació y se crio en el ala más privilegiada de la sociedad salvadoreña. Su padre, un empresario estadounidense, sólo lo reconoció a los 17 años, pero financió su educación en los mejores institutos católicos de San Salvador. Al terminar su etapa escolar, su padre decidió enviarlo a estudiar Derecho a la Universidad Católica de Chile. Sin embargo, al llegar a Santiago, en 1953, Dalton prefirió dejar el catolicismo de lado y estudiar en la entonces reformista Universidad de Chile. Allí aprendió, pero más que de Derecho, de marxismo. "Me puse en contacto con los comunistas, tuve amigos comunistas, y al principio sin saber que lo eran, luego con un poco más de conciencia, por lo menos di un paso de avance en Chile y de católico conservador que era pasé a ser un católico progresista, un social-cristiano; en ese momento, esa corriente de pensamiento en Chile me pareció sumamente atractiva", aseguró Dalton sobre su viaje a Chile. Después de Chile volvió a El Salvador y se acercó al Partido Comunista, comenzó a publicar sus primeros trabajos de poesía y ganó sus primeros premios literarios. Comenzaba entonces a forjarse quien quedaría escrito en la historia como uno de los principales representantes de las letras centroamericanas.

  Dalton pertenecía al ERP, que contaba entre sus comandantes a Joaquín Villalobos.
La de Dalton no fue una muerte cualquiera. No fue una más de la colección en la escalada de violencia política que por esos años sacudía a El Salvador. La muerte de Dalton fue un punto de quiebre de las divisiones dentro del mismo movimiento guerrillero. Y esta semana, 41 años después de su muerte y a siete de la llegada del FMLN al poder, por primera vez un organismo gubernamental, la Procuraduría, pidió investigar a fondo el crimen de Dalton. "Es una resolución trascendental de una institución del Estado que le pide a otras instituciones que actúen en función de suprimir la impunidad en caso del asesinato de Roque Dalton", le dice a BBC Mundo Juan José Dalton, periodista e hijo del poeta. Pequeñoburgués comunista Roque Dalton García nació y se crio en el ala más privilegiada de la sociedad salvadoreña. Su padre, un empresario estadounidense, sólo lo reconoció a los 17 años, pero financió su educación en los mejores institutos católicos de San Salvador. Al terminar su etapa escolar, su padre decidió enviarlo a estudiar Derecho a la Universidad Católica de Chile.
Roque Dalton con el poeta cubano Herberto Padilla durante su exilio en Cuba.

  Roque Dalton con el poeta cubano Herberto Padilla durante su exilio en Cuba. Sin embargo, al llegar a Santiago, en 1953, Dalton prefirió dejar el catolicismo de lado y estudiar en la entonces reformista Universidad de Chile. Allí aprendió, pero más que de Derecho, de marxismo. "Me puse en contacto con los comunistas, tuve amigos comunistas, y al principio sin saber que lo eran, luego con un poco más de conciencia, por lo menos di un paso de avance en Chile y de católico conservador que era pasé a ser un católico progresista, un social-cristiano; en ese momento, esa corriente de pensamiento en Chile me pareció sumamente atractiva", aseguró Dalton sobre su viaje a Chile. Después de Chile volvió a El Salvador y se acercó al Partido Comunista, comenzó a publicar sus primeros trabajos de poesía y ganó sus primeros premios literarios. Comenzaba entonces a forjarse quien quedaría escrito en la historia como uno de los principales representantes de las letras centroamericanas. 
Julio Cortázar conoció a Dalton en París y luego se toparon en Cuba, en una reunión de artistas extranjeros con Fidel

  Julio Cortázar conoció a Dalton en París y luego se toparon en Cuba, en una reunión de artistas extranjeros con Fidel Castro. El argentino era gran admirador de la poesía de Dalton y dedicó varias de sus clases universitarias a su trabajo. "Roque es para mí el ejemplo muy poco frecuente de un hombre en quien la capacidad literaria, la capacidad poética se dan desde muy joven mezcladas o conjuntamente con un profundo sentimiento de connaturalidad con su propio pueblo, con su historia y su destino", diría el escritor argentino Julio Cortázar años después en una clase magistral donde le pidieron hablar de Dalton. Con El Salvador inmerso en una seguidilla de gobiernos militares y en plena guerra fría, Dalton fue varias veces arrestado por el régimen. Finalmente partió al exilio en México, visitó la Unión Soviética, Checoslovaquia y otros países del bloque soviético para terminar finalmente radicado en Cuba. La curiosa historia del "Elvis rojo", el "gringo" que apoyó la revolución en América Latina El origen del unicornio azul Fue precisamente en Cuba, en plenos años '60, donde el poeta experimentó su minuto literario más prolífico. Vivía cerca de la Casa de las Américas, en el barrio El Vedado de La Habana, epicentro de la bohemia cultural cubana postrevolucionaria. 
La historia del unicornio azul de Silvio Rodríguez está inspirada en la de Roque Dalton.

La historia del unicornio azul de Silvio Rodríguez está inspirada en la de Roque Dalton. "Conocí a Roque, a su esposa y a sus tres hijos a finales de los años 60. A veces visité su apartamento en la calle J, en El Vedado", recordó en una entrevista el cantautor Silvio Rodríguez, uno de los principales representantes de la Nueva Trova cubana. Una de las canciones más famosas del cantautor cubano está precisamente dedicada a la memoria del artista salvadoreño. "Todo empezó por un amigo muy querido que tuve, un salvadoreño llamado Roque Dalton, quien además de haber sido un magnífico poeta fue un gran revolucionario, compromiso que le hizo perder la vida cuando era combatiente clandestino", consignó Rodríguez en la presentación de su disco "Unicornio" en 1982. "[Juan José Dalton, hijo de Roque] me contó que allá, en las montañas de El Salvador, andando con la aguerrida tropa de los humildes, trotaba un unicornio azul con un cuerno" Silvio Rodríguez sobre "Unicornio" "[Juan José Dalton, hijo de Roque] me contó que allá, en las montañas de El Salvador, andando con la aguerrida tropa de los humildes, trotaba un unicornio azul con un cuerno", remató el cubano. En Cuba, sin embargo, Dalton no sólo se codeó con artistas, sino también con líderes revolucionarios, como el propio Fidel Castro, con quien tuvo una empecinada e histriónica discusión sobre el uso de un arma que logró despertar a un Julio Cortázar que dormitaba. 


Los contactos de Dalton en La Habana no se limitaron al mundo de los libros.

  Los contactos de Dalton en La Habana no se limitaron al mundo de los libros. "Nunca se pudo separar al poeta del luchador, al novelista del combatiente, y por eso su vida fue una serie continua de persecuciones, prisiones, exilios, fugas en algunos casos espectaculares y un retorno final a su país después de muchos años pasados en otros lugares de exilio para integrarse a la lucha donde habría de perder la vida", aseguró el autor de Rayuela en su clase magistral. Y el guerrillero le ganó al poeta: Dalton decidió volver a El Salvador a pelear por la revolución. La revolución desde adentro Según su familia, el escritor volvió clandestino a El Salvador en 1973. Desde La Habana hicieron los contactos para que "Julio Dreyfus", su pseudónimo, se uniera al ERP, siete años antes de que estallara oficialmente la guerra civil. Dalton haría de bisagra entre el gobierno cubano y la organización guerrillera. Sin embargo, el carisma y la interpretación ideológica de Dalton no cayó demasiado bien entre los líderes guerrilleros. Documentos dados a conocer tras su muerte por el ERP mostraron la lucha entre la tendencia "operativa", encabezada por el líder del grupo, Alejandro Rivas Mira, que ponía énfasis en la "conducción política y militar", y el movimiento formado alrededor de Dalton, peyorativamente denominado "burocrático" por su contraparte, compuesto por "pequeños burgueses pensantes". Sus compañeros veían a Dalton con sospechas porque no se adhería a la alternativa de tomar las armas, como el pequeño burgués que no sabía mucho de guerras" Javier Espinoza "Sus compañeros veían a Dalton con sospechas porque no se adhería a la alternativa de tomar las armas, como el pequeño burgués que no sabía mucho de guerras", le explica a BBC Mundo Javier Espinoza, periodista salvadoreño y coautor del libro "Quién mató a Roque Dalton". "Tenemos que ponernos en el contexto de jóvenes con muchas ganas de resolver el conflicto a la fuerza. Dalton tuvo la mala suerte de meterse con un grupo que no se alineaba a su pensar", explica Espinoza. Y el 13 de abril de 1975 sus propios compañeros de armas lo arrestaron. "Agente de la CIA" Acusado de incitar la insurgencia, de ser un agente encubierto de la CIA -cosa que la propia guerrilla posteriormente desmintió- y demasiado conservador en su postura revolucionaria, Dalton fue apresado junto a su compañero José Armando Arteaga (alias Pancho). De ahí en adelante, su destino es difuso. Lo que se sabe se basa en versiones y conjeturas. 



Tras su asesinato, el cuerpo de Dalton nunca fue encontrado.
Tras su asesinato, el cuerpo de Dalton nunca fue encontrado

En lo que todos coinciden es en que, en algún punto de los 27 días de su cautiverio, le comunicaron que su suerte sería decidida por un tribunal. Su muerte "fue una decisión de la dirección de esa época, de 1975, que son (…) Alejandro Rivas Mira, Jorge Meléndez, Vladimir Rogel, Alberto Sandoval (Lito) y otro compañero de seudónimo Mateo. Y yo", aseguró Joaquín Villalobos, exintegrante de la cúpula guerrillera, entrevistado por Juan José Dalton en 1993. Villalobos posteriormente asumió el liderazgo del grupo, luego de que Rivas Mira desapareciera con varios millones. Él y Meléndez son los dos principales sospechosos de la ejecución de la sentencia, aunque nunca lo han reconocido. 
Joaquín Villalobos fue uno de los protagonistas de la desmovilización del FMLN.


Villalobos vive desde 1995 en Inglaterra y se desempeña como consultor de gobiernos e instituciones internacionales en manejo de grupos insurgentes y el segundo es asesor del actual gobierno salvadoreño. Ninguno de ellos -ni nadie- fue nunca formalmente acusado o investigado por la muerte de Dalton. El día del que nadie quiere hablar Cuando Saúl Mendoza volvió de visitar a su madre ese 10 de mayo de 1975, se topó con algo que nunca más logró sacarse de la cabeza. Entra Joaquín (Villalobos), le tira un cuetazo y no lo agarra y luego se le tira en la cama, ahí le dice Roque 'no matés' y en la cama le pegó el cuetazo Porfirio Hernández Su compañero de labores, Porfirio Hernández, lo relató en el documental Leisch: "Jonás (Jorge Meléndez) estaba en la ventana hablando con Roque y entra Joaquín (Villalobos), le tira un cuetazo y no lo agarra y luego se le tira en la cama, ahí le dice Roque "no matés" y en la cama le pegó el cuetazo". Esta es la versión que maneja la familia del poeta y guerrillero. "Le damos absoluta credibilidad a ese testimonio", asegura Juan José Dalton. La justicia, sin embargo, nunca lo ha comprobado. Y un informe de la Misión de observadores de las Naciones Unidas en El Salvador (Onusal) tras el fin de la guerra civil, aseguró que Dalton habría sido ejecutado en El Playón, una zona de restos volcánicos. Su familia cree, sin embargo, que efectivamente sus restos fueron trasladados y desaparecidos en ese lugar, pero la ejecución se realizó en una casa del barrio Santa Anita. ¿Qué significa que declaren terroristas a las maras en El Salvador? Un nuevo capítulo Este lunes, por primera vez un organismo del gobierno salvadoreño se pronunció a favor de reabrir el caso Dalton. David Morales, procurador para la defensa de los Derechos Humanos de El Salvador, le pidió a los "autores y partícipes de la ejecución extralegal (de Dalton)" que reconozcan "su responsabilidad", y que "pidan perdón a los familiares del poeta" y propongan "un acuerdo compensatorio que repare en lo posible a la familia". 
El FMLN llegó a poder por la vía democrática en 2009.



 Además, instó a la fiscalía a realizar "todas las acciones razonables que le permitan investigar adecuadamente los hechos y evitar la impunidad" y "la recuperación y entrega de los restos humanos a los familiares para que de manera libre, desarrollen los rituales de despedida". El hecho marca un hito en el histórico caso. Sin embargo, no es vinculante. Le pedimos a Inglaterra que haga algo. Andan buscando terroristas en todos lados menos ahí, y tienen a Villalobos en Oxford" Juan José Dalton 

"Tiene que haber voluntad política para que se abra la investigación. Sin embargo, veo sumamente difícil que eso ocurra cuando estamos lidiando con un problema más serio que es el de la delincuencia común y el incremento del crimen por parte de las pandillas", le dice Espinoza a BBC Mundo. Pero la familia extiende la petición más allá del gobierno salvadoreño. "Le pedimos a Inglaterra que haga algo. Andan buscando terroristas en todos lados menos ahí, y tienen a Villalobos en Oxford", comenta Juan José Dalton. "Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre, porque se detendría la muerte y el reposo", escribió el propio Dalton. Sin embargo, su nombre, sin reposo, sigue y seguirá pronunciándose 41 años después de su muerte.