viernes, abril 07, 2017

Proximo concierto de la gira por los barrios



29 de marzo del 2017

Fuente: Estudios Ojalá
Foto: Iván Soca

El próximo concierto de la gira por los barrios será el jueves 13 de abril a las 7:00 pm en el Parque Quintana del reparto Novoa (Calle 97 entre 196 y 166, Alturas de la Lisa).
En su presentación Silvio estará acompañado por Niurka González (flauta y clarinete), Jorge Aragón (piano), Jorge Reyes (contrabajo), Oliver Valdés (batería y percusión) y Emilio Vega (vibráfono y percusión).
Como artista invitada se presentará la trovadora Aurora Feliú.

Silvio en Concierto en San Juan: Si tengo un hermano, es boricua (+Video)

Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate

Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate

Por primera vez he sentido la energía que emanan sus canciones, fuera de Cuba. Las cerca de diez mil de personas que abarrotaron el Coliseo de Puerto Rico, las coreaban apasionadamente. Pedían una y otra, con tan buen humor, que terminaban sugiriéndole, cántanos las que tú quieras, las que quieras Silvio. Así pasaron las de sus Amoríos y las legendarias. Que ni yo me las sabía todas. Impresiona este pueblo tierno, libre, enamorado.
El Silvio que veo tiene consigo una sonoridad espectacular. Lo acompañan músicos cubanos de primera calidad, que hacen mágico el espectáculo como si fuera poco con Silvio solo. Ellos son: Jorge Aragón (piano), Jorge Reyes (contrabajo), Oliver Valdés (batería y percusión), Emilio Vega (vibráfono y percusión) y el Trío Trovarroco, integrado por Rachid López, Maykel Elizarde y César Bacaró. Especial mención para la única mujer en el escenario, Niurka González (flauta y clarinete). Bastara decir que su virtuosismo conmueve; pero debo expresar que el sentimiento la desborda desde la música y hasta con la mirada. La más dulce que puedan tributarse dos amantes, desde una canción.
Profundo y vertical, Silvio dedicó a esa mujer que lo estremeció, “siempre a la sombra y llenando un espacio vital”; Ana Belén Montes, prisionera puertorriqueña sentenciada a 25 años de cárcel.
Pero mi historia es difícil, continuó, no voy a hablarles de un hombre común, citando a Pedro Albizu Campos, Juan Antonio Corretjer, Lolita Lebrón, Filiberto Ojeda Ríos y a Oscar López Rivera. Un ser de otro mundo, un animal de galaxia.
Oscar López Rivera ha recibido ayer el abrazo de Silvio, sus canciones y sus letras de sus propias manos, con permiso de quienes lo mantienen ahora en prisión domiciliaria en San Juan, tras 35 años en cárceles de los Estados Unidos. Considerado quizá el prisionero político más antiguo de este lado del hemisferio.
Encendidos y emocionados con un “Ojalá”, regalado en acompañamiento de la Camerata Coral de Puerto Rico, y con la redimensión de un “Vivo en un país libre”, cantado aquí. Siempre él con su guitarra y sus músicos que alternaban o en pleno. Y de pie, casi en un rezo estremecido: “un amor más en todo el mundo, un nuevo amor, piedra con piedra, hecho de sal y hecho de arena, como son todos los amores”. Comenzó con una canción de amor, la que se muere fuera del odio, el miedo y terminó con una gota de rocío, un beso que hizo salir el Sol a media noche.
Que plenitud de abrazos provocó, de risa, de llanto, de compromiso. A dónde van a parar tantas pasiones a esta hora.
Silvio, gracias por venir. Gritó uno, allá en las gradas. Eso debiera decir yo, le dijo tímidamente el poeta, que un día antes, ya había publicado en su blog: “Si tengo un hermano, hermano de suerte, hermano de vida, de historia y de muerte”. “Como podrán imaginar, ya estoy en la isla hermana Puerto Rico. Muchas memorias, muchos cariños de muchos tiempos encontrados. Quise poner esa entrada porque una vez la canté con un hermano de aquí. Es lo que aprendí de ser hermano, amigo, compañero de ruta, y me niego a aprender otra cosa, dígalo quien lo diga”.
Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate
Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate
Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / CubadebateSilvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate
Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate

Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate
Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate

silvio-pto-rico-10
Silvio en Concierto en el Coliseo de San Juan, Puerto Rico, 25 de marzo de 2017. Foto: Alina de Lourdes Luciano / Cubadebate

Carta de mujeres argentinas a Silvio Rodríguez


Posted: 19 Feb 2017 03:17 AM PST

Querido Silvio:

“Ojalá” pudiéramos expresarte lo que significa para nosotras escribirte esta carta. Somos un grupo de “Mujeres” de Buenos Aires, Argentina, que nos reunimos a partir del 10 de diciembre del 2015 en las Plazas del Pueblo buscando una respuesta al desembarco del cruel neoliberalismo, otra vez, en nuestra querida Patria.

Vinieron meses muy duros, y el hambre y la desocupación fueron el pan cotidiano con el que nos desayunábamos cada mañana. Las fábricas dejaron de producir, los Planes y
Programas de gobierno pensados para la población más vulnerable empezaron a desaparecer y el aumento del costo de vida y la inflación, nuevamente el flagelo por demás conocido por nuestro Pueblo.

“El necio” discurso macrista nos impone las pautas: Ya no más desarrollo económico, sino equilibrio fiscal. Ya no más distribución de renta, sino concentración en manos de los más competentes. Ya no más derecho, sino concurrencia en el mercado. Nunca más Estado, sino empresas.

Pero estas “Mujeres” estudiantes, obreras, trabajadoras del arte y profesionales de distintas disciplinas entendimos que unidas y en Lucha, nuestro corazón volvía a palpitar desde la esperanza. Y nos dijimos: “vamos a andar”. “La era está pariendo un corazón” fue nuestro himno, y así empezamos a construir un espacio de reflexión, de formación y de acción como forma de resistencia y de ofensiva ante semejante ataque.

Gracias al liderazgo de dirigentes como Hugo Chávez, Lula, Néstor y Cristina Kirchner, Pepe Mujica, Evo Morales, Rafael Correa nuestra querida América Latina reinició los procesos de integración regional, trabajando para revertir las fuertes tendencias a la desigualdad social y al aumento de la pobreza y la miseria en el mundo. Y “eternamente” nuestro faro siempre se mantuvo iluminado por esa isla pequeña, que con su dignidad y su enorme entereza, nos recuerdan que todo es posible, que Fidel y el Che vivirán….”por quien merece amor”.

E inspiradas en tu prolífera creación nos surgió la pregunta inevitable: “y qué hago ahora”.

Y la respuesta fue Trabajar arduamente para difundir nuestra batalla cultural, no sólo entre aquellos que como nosotras, están enamorados del Proyecto Nacional y Popular sino también abriéndonos  a los que tengan ganas de escuchar y puedan aportar otra mirada y así poder debatir y crear un canal de intercambio y un crecimiento mutuo. Así nació nuestro ciclo de charlas, y después vino el trabajo social en la Isla Maciel de la mano del Padre Paco y de los Curas en la Opción por los Pobres.

Un día Cristina Kirchner nos quiso conocer, y ahí pudimos sellar nuestro nombre de “Yegüitas K”, en honor a nuestra ex presidenta, denominada “Yegua” por la gran mayoría de los medios de comunicación hegemónicos y cipayos.

Y porque tenemos una gran preocupación por la falta y el ocultamiento de información, que solo cumple con una función de adoctrinamiento para lograr la aceptación absoluta por parte de su público y así llevar a cabo medidas que satisface sólo los intereses de grandes grupos económicos, es que decidimos escribir cartas a distintas personalidades del Mundo, que nos inspiran desde el respeto y la admiración. Es por eso que te estamos escribiendo estimadísimo Silvio.

Necesitamos que el Mundo sepa que en la Argentina nuevamente hay Presos Políticos. “El tiempo pasa” y Milagro Sala, dirigente social del Norte Argentino se encuentra presa desde hace 392 días. Esto no puede seguir pasando.

Escribirte a vos Silvio, es sentir que nuestras fronteras se derriban, que el sueño de una Patria Grande sigue de pie y que vos, el Gran Artista y referente de varias generaciones nos guíes, con tu Arte, “Hacia el porvenir”.

“Hasta la Victoria Siempre”, Compañero.

YEGÜITAS  K

Buenos Aires, Argentina.

(Tomado de Segunda Cita)

Con Silvio:Cita dedicada al talento,al trabajo y a la entrega


Es la primera de las ocho obras que Ediciones La Memoria -sello perteneciente al Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau- propone para esta edición de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017.
Presentación dellibro Las crónicas de Segunda Cita en la Feria Internacional del Libro.
Junto a Silvio, el periodista Fernando Rodríguez Sosa, autor de diversos proyectos literarios; Víctor Casaus, director del Centro Pablo, y Marlem López, esposa del profesor universitario y escritor Guillermo Rodríguez Rivera, autor del libro.
Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: RAFAEL FERNÁNDEZ ROSELL/ACN

No fue una segunda cita, sino un encuentro imprescindible, para medir cuánto tenemos y cuánto nos falta para hacer del debate una acción más cercana, la presentación del libro Las crónicas de Segunda Cita, de Guillermo Rodríguez Rivera,  en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

Es la primera de las ocho obras que  Ediciones La Memoria  -sello perteneciente al Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau- propone para esta edición de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017. Aunque vale aclarar que en el stand C-5-B del recinto ferial, los amantes de la buena literatura tendrán una veintena de propuestas.

Luego de ponderar el avance que ha significado el surgimiento de las nuevas tecnologías para contribuir al debate y al intercambio, Silvio Rodríguez,  dijo que “los debates que había en  la primera década de la Revolución en la prensa, hoy están sucediendo en la web; lamentablemente somos pocos los que tenemos acceso a estos debates que son tan importantes para mantener el  espíritu activo abierto, activo; la mente funcionando en muchas direcciones.

Presentación dellibro Las crónicas de Segunda Cita en la Feria Internacional del Libro.“De cierta manera –agregó-, este libro viene a paliar esta deficiencia informativa que tenemos, porque pone al alcance de muchos de los que tengan acceso a él algunos artículos, algunos debates  que se realizaron en Segunda Cita, en este caso a partir de propuestas muy intensas, muy inteligentes, como nos tiene acostumbrados Guillermo Rodríguez Rivera, ese poeta, pensador, polémico –siempre ha sido polémico-; eso es lo mejor que tiene este libro: pone al alcance de la gente cosas que nuestro pueblo, que está acostumbrado y necesita mucho el debate, que circulen las ideas y debatirlas, va a tener acceso a esos debates”.

Por su parte, Víctor Casaus, director del Centro Pablo, se refirió a que esa tarde hacían dos actos de homenaje: uno a la existencia de este libro y otro a la existencia del blog Segunda Cita, que en poco tiempo cumplirá siete años, con cinco millones de visitas de personas de todos los continentes.

“Queremos reconocer, felicitar y agradecer esa gestión, liderada por Silvio, de crear un espacio de debate, de reflexión, de búsqueda de solución de los problemas, o al menos, de conocimiento de los problemas, tanto  en el ámbito internacional, como en el nacional; en este último es ya una necesidad perentoria, casi  impostergable, y este blog es un instrumento  para que quienes queramos, podamos precisamente participar de alguna manera en la búsqueda de soluciones a tantos problemas  acuciantes  que tenemos.”

Se refirió  a que en  tres proyectos de los muchos que hace Silvio, hay una entrega de generosidad de talento extraordinaria. Son Segunda Cita, la Gira Interminable, que va por su concierto número 80, y también estás su obra discográfica, que ha tenido esa reciente y hermosa expresión en  el disco Amoríos.  “Esta tarde –concluyó- se dedica al talento, al trabajo y a la entrega.

Marlem López, esposa de Guillermo Rodríguez Rivera, leyó las palabras de este como autor del libro. Refirió acerca de su trayectoria como periodista. “Quien lea lo que escribo, aunque sea un poema de amor, advertirá que, de periodista mantengo el gusto por la realidad de todos los días, por esa historia que irá a los libros, pero que ahora transcurre ante nuestros ojos, junto a lo menos trascendente, y mi espíritu polémico ante lo que creo que no está bien…”.

Presentación dellibro Las crónicas de Segunda Cita en la Feria Internacional del Libro.
En la sala Nicolas Guillen donde se presento el libro
Silvio lo firma a diversos admiradores
En la sala Nicolas Guillen donde se presento el libro Silvio lo firma a diversos admiradores

Dijo que no recuerda si fue Silvio quien le invitó a colaborar en su blog. “En verdad, él me pidió que prologara una hermosa edición de la Editorial Planeta de los textos de sus canciones. Ahí volvió a hacerse cotidiana la vieja amistad y le mandé a su blog , cuando la tuvo –de eso hace ya unos años- los artículos con los que valoré la ofensiva revolucionaria de 1968, y que son los que inician este libro.

“Después de aquellos cantantes que admiré en mi adolescencia, Silvio Rodríguez había venido a ocupar el lugar que tuvieron ellos, sumándole un componente inesperado por aquellos tiempos: el compromiso con una Revolución que los dos habíamos visto nacer, y el invariable amor por la poesía.

“A veces me han preguntado por qué no tengo un blog, y siempre respondo que sí lo tengo. Mi blog es Segunda Cita. Ello se debe a que casi nunca su director y yo tenemos opiniones enfrentadas. El secreto está en esas coincidencias que fue armándola vida.

“Cuando Víctor Casaus, otro cómplice generacional, ideológico y poético, me pidió que reuniera para editar lo que he escrito para Segunda Cita, imaginé que ello no alcanzaría para un libro, pero cuando Patricia Bayote Álvarez, trabajadora de los Estudios Ojalá, me hizo en invalorable favor de reunir mis colaboraciones, tuve que seleccionar las 300 cuartillas que ahora les presento, o mejor, les presentaron sus editores Silvio Rodríguez y Víctor Casaus.

“Yo, Guillermo Rodríguez Rivera, apenas les hago llegar estas líneas, que como mis rodillas me lo impiden, tiene la bondad de leerles Marlem López León, mi mujer, gran amiga que todos los días me libra un poco de la muerte”.





la plenitud no se consigue desde la mediocridad.

Silvio Rodríguez, el reconocido cantautor cubano llegó a Puerto Rico, para el Concierto de este sábado 25 de marzo en el Coliseo. Interpretará temas emblemáticos y los de su último disco Amoríos, que da título a la velada del fundador de la Nueva Trova cubana.
La primavera lo trae de La Habana a San Juan. Como si fuera poco sensibilizarnos con una canción de Silvio Rodríguez, que siempre enamora o enoja.
escenario del concierto
Disfruto brevemente de ese raro privilegio de robar por unos instantes la atención de un poeta, al sentirme el blanco de las sentencias filosóficas que debo develar. Ahí comienza esa inquietud en la que quiero escuchar primero un manojo de sus canciones y releer ese cuento de J. Cortázar que tanto le gustó, para encontrarme de frente con el Apocalipsis 2:10 “Se fiel hasta la muerte”, de El Perseguidor.

Comienzo por la génesis. La evocación de amor entre nuestras islas “que de siglos atrás se vienen cambiando los hijos y enviándose libertadores”, recordatorio pertinente del antillanismo Martiano.


– ¿Cuándo conoció y cómo valora, los nexos históricos y culturales, que unen a Cuba y a Puerto Rico?

Silvio Rodríguez: Algunos nexos entre Cuba y Puerto Rico están dados, en cierta medida, por su condición de islas que no tuvieron la suerte libertaria que impulsó Bolívar en la América continental. Por eso cuando Martí funda el Partido Revolucionario Cubano, el objetivo no sólo era la liberación de Cuba sino también la de Puerto Rico. Tan es así que el Partido Revolucionario Cubano tenía una Sección Puertorriqueña. En parte eso explica que hubiera combatientes puertorriqueños en nuestras guerras de independencia, y que en años posteriores continuaran entre las dos islas los vínculos de hermandad revolucionaria. Son verdades que se me empezaron a revelar en la niñez, con Martí. Después, con los años y la Revolución, fui abundando en el tema.


– ¿Qué recuerdos y experiencias quiere resaltar de los primeros viajes a Puerto Rico?

La primera vez que toqué tierra puertorriqueña fue por 20 minutos, en una escala técnica de Puerto España a Santo Domingo. En aquel vuelo íbamos Noel Nicola y yo a un evento que se llamó “7 Días con el Pueblo”, donde entre otras maravillas descubrí a Lucecita Benítez. A principios de los 80 estuve en San Juan, en un festival de canción hispanoamericana. Entonces recuerdo haber compartido mucho con Danny Rivera, y también con Chucho Avellanet, que era compañero de Marisela Berti. A mediados de los 90 vine desde París a hacer un concierto con Roy Brown, y recuerdo que en la conferencia de prensa tuve el gusto de conocer a Andy Montañez. A Andrés Jiménez, al Topo y a Zoraida Santiago los conocí en Cuba. Hubo tiempos en que los trovadores de ambas islas nos veíamos relativamente a menudo.
A este niño que quiso ser astrónomo y que hoy considera ser hijo de esa explosión, de esa continuidad del movimiento que ha sido siempre la expansión del universo; identificado con ser parte de la naturaleza. Al poeta adolescente, que a los 21 años tenía en su zurrón de aprendiz, casi 200 canciones escritas; a este hombre que no espera ser el último cantautor, pero tal vez va quedando como el único -al decir de Joan Manuel Serrat- capaz de convocar multitudes solo con su guitarra, preguntamos por qué se considera un trasgresor en el arte y en la vida.
Sinceramente, no recuerdo haber dicho que me considere así. Aunque sí creo que la plenitud no se consigue desde la mediocridad. Los grandes momentos de una vida o de un arte, casi siempre, están testimoniando trasgresiones.
Con una intención desmitificadora, la vida lo puso un “Martes 13” de junio de 1967, en la pantalla de la Televisión Cubana. Desde entonces sus canciones, presencia y sentimiento expresado, lo han hecho – como mínimo- no pasar inadvertido. Este es el primer concierto internacional que hará Silvio, después de la muerte de la conocida locutora cubana Eva Rodríguez, quien lo presentara hace 50 años atrás en el programa “Música y Estrellas”, junto a Los Zafiros, Alba Marina, Marta Justiniani, Dulzaides y su combo con Regino Tellechea. La jovial presentadora lo anuncia en debut como una sorpresa. Un nombre que habrán de recordar. Silvio quedó solo, sentado en una banqueta con su guitarra y dos canciones: “Quédate” y “Del sueño colgado y la tierra”.


– ¿Por qué hay gente que lo ama y otras que no le dan tregua?

Supongo que porque “he dicho lo mío a tiempo y sonriente”. Yo los remitiría a “Debo Partirme en dos”: Pero me fui enredando en más asuntos/y aparecieron cosas de este mundo: /«Fusil contra fusil», «La canción de la Trova»;/y «la era pariendo» se puso de moda./Debo partirme en dos./Unos dicen que aquí,/otros dicen que allá/y sólo quiero decir,/sólo quiero cantar/y no importa la suerte/que pueda correr/una canción.
– ¿Quién pesa hoy, el Silvio rebelde o el moderado?
Sea cual sea el que predomine, espero que no sea con sobrepeso.
– La coherencia de lo que fue se logra en 1967, cuando la Casa de las Américas, convoca el Primer Encuentro de Canción Protesta, que estimuló a lo que se dio en llamar la nueva canción latinoamericana. ¿En el contexto histórico actual, se invalidó el término de “Canción Protesta”?
“Protest Song” fue la forma en que alguien, posiblemente un periodista, etiquetó a cierta corriente de la canción nacida de las luchas sindicales en los Estados Unidos. En América del Sur y en el Caribe también había expresiones parecidas en el folklore y en la canción popular. Pero Protest Song pegó y llegó a convertirse en una marca que, probablemente, hasta vendía. Fue uno de esos clichés que el tiempo desdibuja. Aunque también hay que decir que continúa existiendo la canción de autor, contestataria, de propuesta, inteligente o como quiera Ud. llamarle.
Cuando Silvio y sus 14 “Amoríos”, (Ojalá Producciones, 2015), fueron presentadas en La Habana, Cuba, asistimos un mágico paseo en el tiempo, a través de las canciones escritas entre 1967 y 1980. Celebrando el decursar de su profundo lirismo, con sus musas desbocadas. Sobrepuesto, atenuado o vapuleado por el tiempo, allí estaba su público; nacionales y extranjeros que persiguen esta oportunidad como un lujo. Han pasado muchos años. “He tenido la oportunidad de hacer conocer mi trabajo en mi país, cosa que a veces muy poca gente consigue, y eso es un privilegio. Y yo me siento muy agradecido de eso, me parece que fue un don, que es una suerte, que es un regalo que me hicieron, un poco como aquellos duendes que me susurraban las canciones”, ha dicho Silvio. Y esa vez, le dedicó el disco “al pueblo de Cuba, que es capaz de amar y desamar, igualito que todos los que estamos aquí sentados”.
– “En cuál de esos planetas”, de su disco Amoríos, exalta la necesidad de la paz. ¿Qué queda del autor de “Playa Girón”?
Aquellos eran años en que disponía de casi todo mi tiempo para componer. “En cual de esos planetas” la hice poco después de “Playa Girón”. Claro que era otro día y otra realidad. No estaba en un barco, en alta mar. Estaba en mi apartamento, viendo como un rayo de luz se filtraba a través de una hendija… Podría decir que ahora también me pasan cosas interesantes, quizá no tan vertiginosas, pero también inspiradoras. Le garantizo que yo no he dejado de oír ese llamado. Y que, siempre que tengo tiempo, respondo.
Confieso que la siguiente pregunta no es mía. Le he pedido a mi hija veinteañera, que si tuviera la oportunidad de hacerle una pregunta a Silvio cuál sería. Y contestó con su interrogante:


– ¿Tiene sentido que los jóvenes músicos, hagan “trova” en este momento, sea nueva o novísima?

Tiene tanto sentido, o más, que hacer algunas cosas que hoy se hacen. Gente con guitarra ha habido siempre, y hasta ahora nadie ha dicho que sea mala combinación.
– Entonces acoto con sus palabras: “Hoy en día cualquiera escribe un reportaje de lo que sea, cualquiera publica una foto de lo que sea, cualquiera escribe una canción de lo que sea”. ¿Cuál es para Silvio Rodríguez, el valor de la autenticidad en la creación? ¿Cuál es la utilidad de una canción?
Cuando uno de esos reportajes, foto o canción dice algo en el que muchos se reconocen, eso tiene un valor. Al menos comunicativo. Y no digo artístico porque lo artístico implica cierta elaboración, cierto dominio de un lenguaje. La utilidad mayor que yo le veo a una canción es la de hacernos compañía.
Tal vez todo está en su justo orden, y quizá él sea mucho más de lo que cree.

Una estudiante sudamericana ha dicho: “Las canciones de Silvio han acompañado a casi todos los movimientos estudiantiles y políticos de América Latina -continúa- pero también a los enamorados. A los despechados. A los tristes. A los furiosos. Y colman de trova y viento de Cuba cualquier auditorio pleno a golpe de poesía y sencillez”.


– Es hora de preguntarle al poeta por qué él transcurre y el público no. Él mismo lo ha referido para definir cómo su “audiencia” es mayoritariamente joven. ¿Eso ha cambiado? ¿Por qué sucede?

Sin dudas el público cambia, puesto que cambian los tiempos. También cambia la manera en que las cosas se perciben y hasta aprecian, y en ese saco incluyo a las canciones. Hay canciones que en los momentos en que fueron escritas tenían unas connotaciones, y hoy, décadas después, pueden parecer diferentes.
Recuerdo que cuando mi generación empezó a cantar, parte de lo que hacíamos no se entendía. No sólo eran temáticas nuevas sino formas de hacer también distintas. Se agregaron palabras que no se usaban y la sintaxis se volvió personal. Hoy puede parecer más “normal” lo que entonces resultaba revolucionario. Hasta cierta zona de la canción comercial se nutrió de aquella experimentación. Lo que llaman “éxito” también puede tener esa cara.
“Por todo espacio, por este tiempo. Silvio Rodríguez en barrios de La Habana” es el título de un libro de crónicas de Mónica Rivero Cabrera y fotografías de Alejandro Ramírez Anderson que recomiendo. La honestidad de su semblanza, relata la realidad que viven Silvio y sus músicos, en su indetenible periplo por los barrios de La Habana. Mis hijos lo siguen como tantos. Van como juglares por calles, donde se aglomeran expectantes jóvenes, ancianos, amas de casa, gente común. Los que ni se tomarían la molestia de asistir a un Teatro -no es su prioridad- y los que sí, disfrutan juntos del concierto. Esta gira tiene un precedente no relegado, los conciertos en las penitenciarías cubanas. El 16 de Octubre de 2016, Día de la Cultura Cubana, amaneció el escenario montado en el Establecimiento Penitenciario Combinado del Este, ante reclusos de diferentes generaciones.
En este mismo mes de marzo, acompañado de su esposa, la artista Niurka González, Flauta y Clarinete; Oliver Valdés, Batería, el Trío Trovarroco y como invitado Carlos Varela y su grupo, tuvo lugar el Concierto número 81 de la Gira por Los Barrios. Iniciada desde hace siete años, la ocasión celebró el aniversario 330 de la fundación de la Villa de Regla, desde la explanada donde desembarca la popular lanchita que traslada a sus habitantes hasta la Habana Vieja.
– ¿Qué lo empeña a seguir en la gira por los barrios de La Habana? ¿Cuál anécdota significaría de ello?
Son varias las razones. Una, porque es muy buen camino, porque es justo y porque es hermoso. La gente lo agradece, se pone feliz. Ves familias enteras en los balcones, infinidad de niños, amas de casa que de otra forma nunca hubieran estado. Yo empecé pensando que lo hacía para ayudar y ahora me siento el ayudado. Como que tengo vicio. El mes que no hago un barrio, síndrome de abstinencia.
– De carácter reservado, el trovador suele parecer inaccesible. ¿Cuál es el límite inasible de su amistad? o ¿cómo gana los amigos y los enemigos?
La accesibilidad no sólo depende de una persona sino de un conjunto de factores, incluso del entorno. En relaciones humanas creo ser bastante normal. Aunque las verdaderas amistades necesitan probarse.
“Yo soy de donde hay un río´, evoca al Ariguanabo de las afueras de La Habana – ya no tan cristalino – donde hubo tiempo de crecer junto a la lectura de su padre con textos de José Martí, Juan de Dios Peza, Rubén Darío y una madre con la musicalidad heredada. El color de sus afectos también tiene imagen y aprendizaje.
– ¿Cómo define el amor?
Como una necesidad, como un camino que se escoge.
– Tiene siete hijos, amor y talento, ¿cuál considera de todas, la mayor “bendición” en su vida?
Que semejantes me hayan prestado atención.
De un hombre realista, con suficientes ganas de soñar y expresar la belleza sin pretensión, merecemos conocer. A la altura de sus 70 años, partiendo de la mística como esa capacidad de asombro ante el misterio de las cosas expresada en sus canciones, qué de ello subsiste hoy día.
La capacidad de asombro es cierto apego a la infancia. Acaso haya vidas que no dan esa oportunidad. Otras tienen esa fortuna.


Doy vueltas para entrar en el gran tema de contraste, la muerte. Qué significa para usted la frase de John Keats como epitafio: “Aquí yace uno cuyo nombre fue escrito en el agua”.

Eso que dijo Keats, que sólo vivió 26 años, demuestra que no hacen falta 70 para ver una gran verdad.
– Ya sé que el propósito de un poeta no es el imposible, pero limita con lo sobrenatural. ¿Dónde queda el surrealismo en su obra?
La vida es la que parece avanzar hacia el surrealismo. Lo que querría decir que el naturalismo y el surrealismo podrían llegar a intercambiar papeles.
– Aquí apuro el paso donde el amor mitiga el espanto cotidiano. Vivimos en tiempos de tendencia “egoísta”. ¿Cómo define a “la especie humana”? ¿En qué ésta ha fracasado?
Hay demasiada gente diciendo ese tipo de cosas para que me guste repetirlas. Prefiero lo contrario, que es cada vez más raro. Pero no el optimismo baboso de los ultras, sino el que no cierra los ojos para vernos. Y eso me trae a la memoria: “Dicen que la gente es mala y no merece, / más yo partiré soñando travesuras: / acaso multiplicar panes y peces…”
– Sobre la realidad que vivimos hay otra, y otra. ¿Ha podido escapar de la trampa de la fama o cómo lo asume?
Recuerde que “yo quería cantar encapuchado”. Pero aquello era un deseo condenado al fracaso. Imagínese, en Cuba todo el mundo se hubiera enterado al minuto: “Ese es el hijo de Argelia, la peluquera”. En otros países me hubieran acusado de exaltación al terrorismo.


– En el viaje de la creación, ¿cuándo música y letra dejan de bifurcarse, para ser una? Mayormente, necesita de alguna sensibilidad herida, pasajera o profunda, para componer?

Para ser una sola cosa, palabras y música sólo necesitan ser canción; género bastante antiguo, adoptado por muchas culturas y maneras, pero que por algo sobrevive.
Alguna vez leí que Gabriel García Márquez, le sugirió en un inquietante vuelo de avión, algunos temas para canciones que no daban para cuentos. Intentó darle “taller” y sólo recientemente dijo, logró algo cantable. Casi nunca trabaja un texto primero y generalmente le pone texto a la música que hace. A la inversa le cuesta mucho trabajo.
– ¿Qué lo inspira fácilmente? ¿Qué valora más la intuición o la inspiración para componer? o si ¿mayormente necesita de alguna sensibilidad herida, pasajera o profunda para componer?
La inspiración parte de un instinto básico, que es el de la imitación. Uno ve algo y lo quiere reproducir, expresar, o sencillamente retener para no olvidarlo. Por ese instinto los bebés llegan a decir mamá. Y otros bebés nos complicamos con instrumentos y metemos ideas en melodías. Lo hacemos tanto que a veces las palabras se nos aparecen ya cantando. No es tan misterioso, en realidad.


– Entonces, ¿qué dicen del Silvio hombre, sus canciones?

Mis canciones me relatan, pero me superan, porque también son mis aspiraciones.
– Laborioso y meditativo ante cada nueva obra discográfica, que suman hasta hoy 19 volúmenes y no por falta de canciones. ¿Qué hay de nuevo en los proyectos discográficos u otros, que lleva simultáneamente?
Este año me lo reservé para terminar algunos de esos proyectos, que parecen interminables. No es que no me guste que sean interminables, creo que tienen derecho a serlo. Pero también me siento con derecho a intentar que no lo sean. En ese estira y afloja estamos ahora mismo.


– Mencione su Discografía más importante. ¿Alguna recomendación?

El próximo. Siempre el próximo me parece el mejor.
– ¿Cuáles son sus temas e intérpretes preferidos de las canciones de su autoría? ¿Son esos, los temas suyos más solicitados?
Compañeros de generación suelen identificarse, por la cercanía, con cierto aliento de las composiciones. Les ha pasado igual conmigo, lo hemos hablado… Y no, no es cosa que tenga que ver con las solicitudes.


– ¿Cuáles son los momentos más trascendentales de su vida artística?

No sucede nada en el mundo, cuando ocurren. Son brevísimos instantes personales de fascinación.


– Leer ha sido su rutina cada mañana, dice que lo necesita. Se confiesa un enamorado de la literatura, la escritura y de la Ciencia Ficción, en específico. Le siguen, la pintura y la música, en cualquier orden. ¿Qué figuras – vivas o muertas- han marcado su formación estética y artística?

José Martí, Rubén Martínez Villena, José Zacarías Tallet. Los poetas de la revista Orígenes. César Vallejo, Pablo Neruda, Walt Whitman, Edgar Allan Poe, Jack London, Alexander Pushkin, Anton Chejov, Vladimir Maiakovsky. Vincent Van Gogh y los impresionistas, Picasso, Bertolt Brecht, Hermann Hesse, Ray Bradbury, Will Eisner, Virgilio Martínez, Walt Disney, Orson Wells, Charles Chaplin. Y sólo estoy empezando…
– Tan pequeño como a los siete u ocho años, compuso su primer poema. Descubre la música clásica a través de dibujos animados, que lo llevan a hacer su propia exploración en la Biblioteca Nacional, donde pasaba horas escuchándola. De todas las incursiones en la música, o ” géneros” ¿cuáles prefiere?
La música que más he escuchado es la orquestal, sinfónica, conciertos, música de cámara. Desde Johannes Sebastian Bach hasta Lien y Rey, pasando por Leo Brouwer. También disfruto de alguna trova y jazz.


– ¿Alguna vez ha compuesto por encargo? ¿Cómo ha sido esa experiencia?

Trabajé bastante para cine y otras formas de arte colectivo. Sé que la música que pueda parecer más espontánea también es una especie de encargo que uno mismo se hace.
Hay algunos kilómetros del río, donde aún se puede navegar en San Antonio de los Baños. Cuando quiere hacer un regalo especial a un amigo, se lo lleva al pueblo donde nació, que fundaron los canarios en 1794. Hoy reconocido por la Bienal del Humor – mucho que ver, también Silvio fue caricaturista- y por la Sede de la Escuela Internacional de Cine y Televisión. De ello da fe su pasión por la fotografía, y la música para cine. Toda su obra es imagen. Como él es un símbolo, en sí. ”La angustia es el precio de ser uno mismo”.
– Lo han etiquetado de tantas formas. ¿Con cuál definición se queda de sí mismo?
El hijo de Dagoberto y Argelia.


– Finalmente. ¿Cuál es su concepto de espiritualidad?

Libre, todo lo libre que podamos ser.
– Los boricuas siempre lo despiden con un “Ojalá vuelva pronto”. Algunos, son los de siempre, los otros son sus hijos. Qué le diría a los seguidores de su música, ya listos para verlo en la presentación del 25 de marzo 2017.
Ojalá así sea.
CONCIERTO DE SILVIO EN PUERTO RICO EN 1982
Por Rosa María Fernández

You are subscribed to email updates from Asociación de Cubanos Residentes en Andalucía "Tocororo".
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now. Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States
 Eliminar Responder Responder a todos Reenviar Aplicar Anterior Siguiente
 Redactar

Soy un hombre de centro


Por: Silvio Rodríguez

9 febrero 2017 |
Concierto de Silvio Rodríguez en la Plaza del Cristo, Habana Vieja. Foto: Iván Soca/ Facebook


Soy un hombre de centro. Empecé por nacer, sin darme cuenta, para verme en el centro de la vida. Todavía era un niño cuando me arranqué de mi familia para lanzarme al centro de la noche, con la yesca de una cartilla y un manual. No mucho después llegué al centro de mi mismo, con un arma en la mano, defendiendo un país que llegaba a su centro.

Había llegado al centro de la conciencia colectiva y aún no conocía el centro de la existencia humana. Ese centro supremo me esperaba en las intimidades de una joven. Y fue el centro del mundo, del goce y el dolor, de la dicha y la muerte, relámpagos, diluvios. Del desierto anterior y esa humedad llegué al centro de mis palabras.

Al centro de espasmos le di vida a inocentes. Al centro de la amistad hice un credo y desafié montañas. Al centro de la muerte he sobrevivido a mis propias miserias. Y si adelante hay algún centro allí estaré, en la neblina fantasmal de millones de nombres que continúan en el centro de todo, aprendiendo a nacer.

(Tomado de Segunda Cita)

Las guitarras de Silvio Rodríguez y Carlos Varela, conversaron con el mar

Silvio en Regla Foto: Iván Soca / Cubadebate
Silvio en Regla. Foto: Iván Soca/ Cubadebate.

Por: Marianela Dufflar Hasta el ultramarino territorio de Regla, llegaron los emblemáticos trovadores Silvio Rodríguez y Carlos Varela, este viernes. Protagonizando así, el concierto número 81 de la Gira por los barrios, que desde hace siete años lleva realizando el autor de Ojalá con su tropa, por diferentes espacios de la ciudad.
La explanada del emboque de la popular lanchita, que traslada a los pobladores de Regla hasta la conocida Habana Vieja, resultó ser el escenario recomendado en principio y escogido definitivamente para la presentación, por el equipo de producción de Silvio.
Hasta allí llegaron no solo los originarios del lugar, sorprendidos de que fuera cierto, sino sus seguidores y personas de otras latitudes. Mexicanos, uruguayos, argentinos, venezolanos, y portorriqueños, que siendo admiradores del cantautor, no desaprovecharon la oportunidad de asistir a una de sus presentaciones en Cuba, en un contexto diferente, de barrio, más cercano.
Acompañado de Niurka González, Flauta y Clarinete, Oliver Valdés, Batería, el Trío Trovarroco integrado por Rachid López, Guitarra, Maikel Elizarde, Tres, César Bacaró, contrabajo. Y como invitado especial Carlos Varela y su grupo, el fundador del Movimiento de la Nueva Trova, dedicó esta presentación al aniversario 330 de esa Villa, fundada precisamente un 3 de marzo de 1687,coincidencia que manifestó en sus palabras iniciales.
La primera parte del concierto estuvo marcada por la poesía y melodías del poeta. De manera magistral fueron interpretadas las armonías por sus músicos, quienes en cada actuación, siguen sorprendiendo no solo por la calidad y estética que defienden sino por integrar su talento personal, a favor de la obra artística del trovador, obteniendo resultados meritorios.
Durante más de una hora el público agradeció y coreó entrañablemente, entre otras, La canción de la trova, Rosana, La gaviota, Pequeña serenata diurna, El reparador de sueño, Mi casa ha sido tomada por las flores y El Mayor.
El tema Mujeres, de manera especial y de todo corazón, fue dedicado por su autor a la Virgen de Regla, luego le siguieron Viene la cosa, Para no botar el sofá, Quien fuera, La masa, El necio, La era está pariendo un corazón, hasta concluir con Ojalá.
Como se ha hecho habitual antes de dar paso al invitado, el poeta y director del Centro Pablo de la Torriente Brau, Víctor Casaus, hizo una donación de libros, a la Escuela Primaria Fernando Chenard Piña, otorgados por el Instituto Cubano del Libro, el centro Pablo, la editorial Capitán San Luis y los Estudios Ojalá.
Seguidamente fue presentado Carlos y sus músicos, quienes aclamados por los presentes, asumieron el escenario también, por más de una hora.
Temas antológicos de su repertorio como Lucas y Lucía, con el que inició su presentación, seguidas de, Siete, Fotos de familia, Muros y puertas, Telón de fondo, fueron las propuestas del autor de Guillermo Tell, quien con grandes energías y dominio escénico mostró su arte, acompañado de músicos talentosos entre los que se destacó, Aldo López Gavilán, al piano.
Junto a Silvio y Carlos, autores de canciones que hacen siempre reflexionar, entre buena música y poesía, el pueblo obrero de Regla, de grandes luchas y tradiciones, que cuenta con un alto grado de sincretismo religioso, monumentos únicos que les trascienden a su propia historia y auténticos habitantes, que aman y sienten orgullo por el mar, fue celebrado el aniversario 330 de la fundación de su Villa.
Una vez más, el empeño de llevar el arte al corazón del pueblo se hace realidad, de la misma manera que la canción de Rodríguez, que dio inicio al concierto, define el concepto inspirador de la Gira por los Barrios y en especial de esta presentación.
La canción de la Trova
(1967)
Autor: Silvio Rodríguez
Aunque las cosas cambien de color,
no importa pasa el tiempo.
Las cosas suelen transformarse,
siempre al caminar.
Pero tras la guitarra siempre habrá una voz,
más vista o más perdida,
por la incomprensión de ser
uno que siente,
lo que en otro tiempo fue también.
Hay corazones que hoy también se sienten detenidos,
Aunque sean otros tiempos hoy
y mañana será también.
Se sigue conversando con el mar
Aunque las cosas cambien de color,
no importa pasa el tiempo.
no importa la palabra que se diga para amar.
Pues siempre que se cante con el corazón,
habrá un sentido para la emoción de ver
que la guitarra es la guitarra
sin envejecer.
Silvio en Regla Foto: Iván Soca / Cubadebate
Silvio en Regla. Foto: Iván Soca/ Cubadebate.
Carlos Varela en el concierto de Silvio en Regla. Foto: Iván Soca / Cubadebate
Carlos Varela en el concierto de Silvio en Regla. Foto: Iván Soca/ Cubadebate.
Silvio en Regla. Foto: Iván Soca/ Cubadebate
Carlos Varela en el concierto de Silvio en Regla. Foto: Iván Soca / Cubadebate
Carlos Varela en el concierto de Silvio en Regla. Foto: Iván Soca/ Cubadebate
Carlos Varela en el concierto de Silvio en Regla. Foto: Iván Soca/ Cubadebate.

siempre hay un viento épico rondándolo

Vicente Feliú hoy en Bellas Artes
La invitación es para las 7:00 p.m. en el Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes en el que el trovador estará acompañado de su hija Aurora de los Andes y del guitarrista Alejandro Valdés
Julieta García Ríos
julieta@juventudrebelde.cu
16 de Marzo del 2017 16:39:01 CDT
Hoy a las siete de la noche el trovador cubano Vicente Feliú, en la sala de Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, dará el primero de una serie de conciertos que se extenderán durante el presente año dentro y fuera de Cuba.
Con el sugerente título Ciertos aniversarios, el trovador pretende celebrar desde ya, sus 70 años, los que cumplirá el próximo 11 de noviembre. Vale aclarar que físicamente Vicente es un tipazo y en el plano emocional no ha perdido el ímpetu de la juventud toda vez que siempre anda en proyectos artísticos en los que involucra a las nuevas generaciones.



De él ha dicho Silvio Rodríguez: «Vicente sintetiza en mucho una de las aspiraciones del movimiento de la Nueva Trova: hacer de la canción y del que la canta una compacta unidad. Es un hombre de su tiempo y, desde la acción, le surgen crónicas, canciones, testimonios. Su lenguaje varía según el timbre de la vida o el sueño, pero siempre hay un viento épico rondándolo. Cuando canta sus versos con voz menuda o airada, su timbre cálido nos somete a una especie de hogar. He aquí a un hombre, a un poeta, a un trovador sincero. Créanle».
Sobre Ciertos aniversarios comentó a Juventud Rebelde: «Cantaré, celebraré o mencionaré de disímiles maneras el siglo del triunfo de la Revolución de Octubre y de Violeta Parra, el 50 aniversario del Encuentro de la Canción Protesta de Casa de las Américas; el nacimiento del Che como símbolo. Y otros más como el 60 del ataque al Palacio Presidencial, los 55 de nuestra amistad con Silvio Rodríguez, de la Unión de Jóvenes Comunista, de Santi Feliú...»
Estima Vicente que con Ciertos Aniversarios en el presente año interpretará cerca de cien canciones de diversos autores, en varios formatos y acompañamientos.
—¿Por qué escogiste la Sala de Teatro de Bellas Artes?
—Hace 50 años en ese mismo teatro tuvo lugar el memorable recital Teresita y Nosotros, fundamental para la posterior Generación de Coppelia (Víctor Casaus, Antonio Conte, Guillermo Rodríguez Rivera y Silvio Rodríguez, además de la legendaria trovadora Teresita Fernández).
—En ese escenario pequeño se agradece la intimidad entre público y artistas…
—Esa intimidad que con justicia reconoces al teatro ayudará a la comunicación. Es este el tipo de espacio que más disfruto.
—¿Podrías dar un adelanto del concierto de hoy?
—Cantaré canciones emblemáticas de mi repertorio, algunas muy nuevas, otras tan viejas o poco cantadas que mucha gente las descubrirá en el concierto.
Esta noche en Bellas Artes Vicente estará acompañado de su hija Aurora de los Andes y del guitarrista Alejandro Valdés.
«Con Aurorita canto siempre», confiesa el padre. Ella, de formación académica en el arte del teatro, desde hace un tiempo se dedica a la música y se ha presentado en más de una veintena de ciudades entre Europa, Latinoamérica y el Caribe.
La más reciente presentación de ambos, fue el pasado 28 de febrero en el habanero Barbaram Pepito´s bar. Entonces con motivo del cumpleaños 60 de la portorriqueña Ana Belén Montes, ocasión en que también actuó Alejandro Valdés.
La invitación está hecha, queda por usted asistir hoy al primero de Ciertos Aniversarios.

XXI Encuentro Internacional de la Tropa Cósmica

comitebolivia2017

6 de mar.

Familia cósmica:

Como ustedes ya saben estamos expectantes de recibirles acá en nuestra Bolivia dentro de 8 meses para poder, juntos y juntas, recorrer la ruta que el Che nos trazara hace 5 décadas atrás. Sabemos que no todos y todas compartimos de la misma manera las pulsiones en torno a Ernesto pero, a pesar de ello, queremos ofrecerles un paseo por algunas claves de la ruta que (nos) trazo uno de los latinoamericanos más universales; esto a tiempo de ofrecerles, a manos abiertas, todo lo que nuestro país ofrece.

Esa, es la principal razón por la que nos hemos demorado un poco en armar una propuesta para que compartamos una semana (ojalá unos días más) de magia tropera en Bolivia este octubre. Hemos querido proponerles un programa en el que pasaremos varias horas juntos y juntas, viajando por varios enclaves que el Che marcara persiguiendo su utopía. Verán que algunas noches nos cobijarán las estrellas en Santa Cruz, otras en Vallegrande, alguna en Samaipata y no dejaremos de conocer los destellos diurnos de La Higuera. Estamos conscientes de lo complejo que puede resultar movilizarnos entre tantos lugares, en tan poco tiempo y con la gran cantidad de nosotros y nosotras que esperamos ser; pero sabemos que ello, en gran manera, nos refleja como país y como tropa local. No obstante, trabajaremos para que las condiciones sean ideales; eso sí, pronto y en esta presentación del programa propuesto queremos ser muy claros/as y honestos/as con lo que queremos y tenemos para ofrecerles: mucho viaje, aventura, diversidad, cariño e historia nacional y latinoamericana.

Sabemos que varios y varias de ustedes se han preguntado la razón por la que también en lo que refiere a la fecha hemos decidido iniciar el encuentro en un día jueves, estamos seguros y seguras de que en cuanto vean y entiendan el programa que estamos proponiendo podrán comprender esta decisión y, más aún, confiamos en que podrán acomodar sus agendas para acompañarnos y vivir toda esta travesía juntos/as. También sabemos que algunos/as han quedado pendientes por nuestro silencio extendido sin información que concretar, también queremos decirles que no dejamos de movernos pero que nuestras dinámicas temporales sobre información, trabajo, publicidad del encuentro que estamos ofreciéndoles es simplemente distinta: nuestra, propia, siempre totalmente comprometida.

Sin más que reiterarles que nuestra Casa y brazos están abiertos, queremos presentarles a todos y todas nuestra página web oficial del XXI Encuentro Internacional de la Tropa Cósmica (http://tropa2017.com) y, dentro de ella, nuestro programa referencial (pocos detalles serán ajustados en los próximos meses hasta consolidar uno oficial y definitivo) que no es otra cosa que el mapa que nos permitirá arribar a La Higuera junto a la familia que tanto amamos, aprovechando cada minuto para bien querernos, como ya es costumbre tropera.

¡Salud, estamos ansiosos y ansiosas de conocer quién será el o la primera tropera en garantizarnos su participación, ya les estamos esperando!

El Comité Organizador el
XXI Encuentro Internacional de la Tropa Cósmica

El rey está desnudo


Dice dirigirse a las multitudes, pero conversa con el espejo. / Eduardo Galeano.

Por Miguel Ángel Castiñeira García .

El rey está desnudo, como en el cuento de Hans Christian Andersen.
Para los premios provinciales de literatura, las editoriales de Cienfuegos se reservan el derecho de publicación. Si ganas, tal vez la obra en formato digital no se materialice. Aunque sea una medida nacional del Instituto Cubano del Libro, esta noticia acaba de rematar el ya inerte panorama literario sureño.

Triste es decirlo, pero solo algunas cabezas despuntan, las otras son más de lo mismo: oscuridad, vuelo poético injustificado… Sin retroalimentación ni cualquier medidor efectivo de calidad, los poetas aquí son libres de tentar a la suerte y reproducir imágenes al azar con la esperanza de dar en el blanco.

Fuera del mismo círculo cerrado, solo algunos espacios como las peñas de la trova, a mi modesto criterio, presentan caminos viables para acercar la poesía al gran público. Sí, no podemos bajar la parada, pero ningún escritor local sabe con certeza cuán efectivo y educativo está siendo su arte. A veces, terminan leyéndose ellos mismos o culpando al público “consumista, ignorante e inculto” de no tener sensibilidad suficiente para apreciar sus trabajos. Digo a veces para no apretar mucho la tuerca.

Ningún escritor que se respete tiene derecho a culpar al entorno de sus fracasos. En condiciones peores ha sobrevivido la buena literatura. Si ellos no se atreven, quedarán en el camino ahogados por sus propias justificaciones.

Para mí no fue una sorpresa ver a Bob Dylan convertirse en Premio Nobel. Su “muy cuestionable” poética ha comunicado más, ha ayudado más a las personas, ha puesto a pensar, ha educado más que cualquier otra obra contemporánea por el simple hecho de ser digerible. Yo conocí a Vallejo gracias al cantautor cubano Silvio Rodríguez. Además, ¿quién podría renegar como literatura la obra de Homero?, el rapsoda ciego marcó un antes y después sin dibujar una línea en el papel.

Galeano dice al respecto: “Me consta que Mario Benedetti no cree que sus poemas para ser cantados son menos literarios que sus poemas para ser leídos (…) Igual ocurre con Nicolás Guillén. “¿Acaso el son, su fórmula popular poética más característica, no proviene de la música popular afrocubana?”; después afirma: “Lejos está mi intención de negar el valor del libro como medio de expresión literaria. Simplemente creo que convendría empezar a cuestionar su monopolio”.

Si no se ponen a cantar sus poemarios, seguirá el anaquel de Mecenas y de Reina del Mar Editores acumulando polvo en la librería Dionisio San Román. Mejor, incluso, será que ni escriban ni publiquen ni convoquen a premios donde no premian como a un escritor le gusta que lo premien: con la publicación.

Tal vez deban eliminar los cursos de narrativa y comenzar a impartir cursos de guitarra, pero la cultura debe llegar a la gente de alguna forma. Es más fácil tirar la toalla y seguir disparando palabras sin hacer puntería. Más cómodo resulta taparse los oídos cuando alguien se pone de pie con un libro en la mano y le dice al autor: “esto no significa nada, me voy como mismo vine”. Porque, aunque nadie lo diga, el rey está desnudo, como en el cuento de Hans Christian 

viernes, febrero 24, 2017

Silvio Rodríguez ofrecerá concierto por los 330 años de Regla (+ Video)

El trovador cubano Silvio Rodríguez se presentará el viernes 3 de marzo en la explanada del emboque de la lanchita de Regla, como parte de las actividades por el aniversario 330 de la fundación de esta localidad.
La presentación, incluida dentro de la gira de Silvio por los barrios, constituirá uno de los principales atractivos de la Semana de la Cultura del referido municipio, prevista del 26 de febrero al cuatro de marzo en su edición 41.
El cantautor estará acompañado por el trío Trovarroco, Niurka González y Oliver Valdés, así como Carlos Varela y su grupo.
Con un desfile en el Parque Guaicanamar con trabajadores de la cultura, un concierto de bandas de música, la actuación de artistas aficionados para personas de la tercera edad y una fiesta infantil en comunidades de tránsito, el domingo próximo comenzarán las festividades.
Aunque la reciente Feria Internacional del Libro de La Habana, de la que el municipio fue subsede, sirvió de preámbulo, ahora la población podrá disfrutar de presentaciones de artistas y agrupaciones musicales, obras teatrales, exhibiciones de artes plásticas, bailables, peñas y proyectos socio-culturales, y presentaciones de libros que hablan de las tradiciones locales.
A los más apartados lugares de los Consejos Populares de Regla llegará el homenaje a instituciones y personas con meritoria contribución al desarrollo del territorio, a su cultura y a sus múltiples valores patrimoniales e históricos, expresó Ángel Ramón Cordero Alarcón, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular.
Por ello, una sesión solemne del órgano de gobierno entregará el Escudo de Regla a varisa personalidades de la localidad, bautizada por el Comandante en Jefe Fidel Castro como “la Sierra Chiquita”, al conocer las acciones escenificadas allí contra la tiranía de Fulgencio Batista.
En la ubicación actual del municipio de Regla, que cuenta con una población de poco más de 43 mil habitantes y una extensión territorial de 10 kilómetros cuadrados, ya desde 1573 se conocía de la existencia de un hato de indios en Guaicanamar, nombre original de la zona y que significa frente al mar”; sin embargo, no es hasta el siglo XVI que adquiere la categoría de Villa de Regla.

De acuerdo con historiadores, es la fundación de lo que hoy se conoce como el Santuario dedicado a la Virgen de Regla, hecho ocurrido el tres de marzo de 1687, lo que da origen al surgimiento de la localidad.
Aunque constituye uno de los municipios más conocidos de Cuba por su extraordinario acervo religioso, tiene gran importancia también desde el punto de vista económico, al disponer de industrias para la refinación de petróleo, la producción de gas licuado, de aluminio, de harina, y el procesamiento industrial de pescado y otros renglones.
El municipio es dueño de un patrimonio singular, en el que se reúnen monumentos como el Santuario Nacional de la Virgen de Regla y el Liceo Artístico y Literario, donde el ocho de febrero de 1879 José Martí habló en su velada inaugural, así como la Colina Lenin y el Cristo de La Habana

domingo, febrero 19, 2017

Analisis de El Vagabundo

Silvio Rodriguez Significado de Canciones

«El vagabundo» fue estrenado por Silvio 13 años después de su composición, en el mítico recital de la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba en abril del año 1983. Lo hizo entremedio de gritos de la gente pidiéndole temas más clásicos. Lo hizo cambiándole el tempo a la canción en mitad de la introducción, muestra de que realmente la había rescatado hacía muy poco y no la había practicado tanto como para sentirse cómodo con el ritmo. Lo hizo desde la intimidad de su guitarra, y no acompañado por el grupo Manguaré, ni el tres de Pancho Amat, ni la segunda voz de Pablo Milanés, como sí lo hizo cuando la editó al año siguiente en su trabajo Tríptico, homenaje al primer cuarto de siglo del triunfo de la Revolución cubana. La sala del Teatro Nacional se llenó de aplausos. Esto quiere decir que es una canción importante y querida para Silvio, y no dudó en incluirla en la próxima edición en aquella época (¡ya son 30 años de aquello!).

La canción nos sitúa —por lo menos a mí— en el espacio exterior y en ese sentido se parece mucho a la atmósfera de «Canción del elegido» siendo inevitable pensar en El Principito del francés Antoine de Saint-Exupéry, por eso de personas que habitan en asteroides o viajan sobre planetas pequeños.
El Vagabundo
«Conozco un vagabundo del espacio.
Recorre el universo en su asteroide,
sin órbita ni puerto ni partida.
Tapa la soledad con todo el (con ese) frío
de su vida.»
Silvio nos narra desde la tercera persona, es decir, no es él el vagabundo sino que él conoce a un vagabundo. Vale, esto es muy obvio decirlo pero lo menciono porque en la gran mayoría de sus canciones —y sobre todo las alegóricas, como Casiopea—usa la primera persona. Nos cuenta sobre este vagabundo que flota a la deriva en el espacio, sobre un asteroide y de la historia que le ocurrió. El vagabundo vaga —valga la redundancia, y a todo esto en algunas partes se les llama «vagamundo», por lo que nuestro protagonista vendría siendo algo así como un «vagaespacio»—libremente, sin origen, ni trayectoria ni destino predeterminado. Simplemente viaja recorriendo el universo, solo en su asteroide.
Los asteroides son «planetas menores», especialmente aquellos que existen en el interior del Sistema Solar. Los más grandes son llamados también «planetoides». Vale esta aclaración para alinear conocimientos y no pensar que el vagabundo tiene que hacer poco menos que equilibrio para sostenerse en un pequeño astro. No. Los asteroides son mucho más grandes, como el planeta del Principito y más.
La última frase de la primera estrofa habla de la soledad en la que vive el vagabundo. Una soledad que sólo puede ser tapada por el frío de su propia existencia (lo único que le brinda el universo y la falta de un sol alrededor del que girar). El acto de tapar a la soledad también habla de que no es algo con lo que viva gustoso, el problema es que sólo la puede tapar con su frío y eso habla de aislamiento y tristeza. En su corazón él no es feliz estando solo y anhela compañía. Puse entre paréntesis el texto original de la canción —presumo—, ya que así la canta en el recital de Sala Avellaneda (dice “con ese frío”, en vez de “con todo el frío”).
«Un día llegó un pájaro a su isla,
dentro de un pomo que cabía en su mano.
Daba tristeza verlo allí encogido,
cantándole al silencio (a la piedra) sin respuesta,
sin sentido.»
De pronto aparece un pájaro flotando dentro de un frasquito (pomo), tan pequeño que el vagabundo lo puede tomar con su mano. —Daba tristeza verlo allí encogido— dice Silvio. Es una observación de Silvio sobre la situación del ave, es decir, de cómo él ve la escena y cómo el vagabundo debe haberla percibido. Una situación triste ver al pájaro cantando, acurrucado sobre sí mismo, pero sin poder escucharlo por estar dentro de este pequeño domo. En la versión de la Avellaneda Silvio dice “cantándole a la piedra sin respuesta” en vez de “…al silencio…”, probablemente refiriéndose a que parecía que el pájaro le cantaba al asteroide del vagabundo. Finalmente lo cambio por “el silencio”, para reforzar la idea de que el sonido del ave no se escuchaba afuera de la jaula, en el silencio del cosmos donde habita el vagabundo.
«El vagabundo nunca oyó a su pájaro
y lo veía cantar tras los cristales.
Hasta que un día pudo más su sueño
y lo libró de la escafandra blanca
de animales.»
Nuestro vagabundo del espacio nunca pudo oír ni una sola nota de la garganta del pájaro —a todo esto, ¿qué especie de ave habrá sido o se habrá imaginado Silvio?, ¿una alondra quizás?—. Sus ansias de escuchar el canto del ave pueden más y el vagabundo rompe el cristal del frasquito para liberarlo —supuestamente— de su «escafandra blanca de animales». Esta es una metáfora para la celda del pájaro, que hace alusión a el caso del traje de los astronautas, sólo que en este caso no es de humano sino obviamente de animal. El pomo es el traje espacial del pájaro y que le permite vivir en el espacio exterior. Esta estrofa es muy importante porque también menciona el concepto de LIBERTAD, el que se contrapone al de la SOLEDAD del vagabundo. El vagabundo cree que está otorgándole la libertad al pájaro, cuando en realidad está haciendo todo lo contrario…
«El pájaro flotó hasta congelarse,
como las lágrimas del vagabundo.
Entonces metió al pájaro en la jaula
y lo soltó a la suerte con que vino,
sin comprender jamás lo sucedido.»
El pájaro perece al verse desprovisto de su protección, sucumbe ante la inclemencia de vivir sin una atmósfera amigable y el frío del universo. El vagabundo llora por lo que acaba de hacer. Alguien podría calificarlo como un acto de egoísmo, pero ¿estaba consciente el vagabundo de las consecuencias de romper el cristal que protegía al ave? Claramente no, porque él lo que quería era escuchar el canto del pájaro. Por eso llora y en un acto de compasión lo sepulta poniéndolo de vuelta en el pomo y soltándolo a la deriva. Es como un niño que saca a un pez del agua para tenerlo de mascota. Silvio nos remata este triste final indicando que el vagabundo jamás comprendió lo sucedido. Y creo que eso aplica a muchos de los que hemos escuchado decenas de veces esta canción, pero sin entenderla. ¿Comprendemos lo sucedido en la canción? Como todos los análisis e interpretaciones, siempre puede ser subjetivo. Además, ¿por qué el vagabundo no es vulnerable al espacio al igual que el pájaro o cualquiera de nosotros? Pareciera ser que el vagabundo es más especial de lo que pensamos. Claro, es un vagabundo que erra sobre un asteroide, no hay que buscarle ciencia ni matar la poesía en este punto.
Para mí, es una lección de vida. Muchas veces queremos y creemos hacer un bien a algo o alguien cambiándole algo. En realidad lo empeoramos, porque quebramos algo vital que permitía que ello existiese. Yo lo extrapolo —o me hace pensar más bien—en la relación de Cuba con Estados Unidos y el sistema neoliberal. Muchos querrían que Cuba fuera “más libre” si adoptarán el sistema capitalista, pero ¡cuánto moriría de Cuba! Cuba ya no sería Cuba sin lugar a dudas. Pero más me hace pensar en lo personal, en el tema de cambiar algo para mi deleite, mi placer, en vez de yo adaptarme a las cosas. No forzar sino esperar. No tomar sino observar. Tal vez una cosa me parezca a mí que no tiene sentido o se ve muy triste —como le pasó al vagabundo al observar al pajarito—, pero no todo lo que tiene sentido para mí lo tiene para el resto. Al final todos somos como el pájaro y como el vagabundo a la vez. Vivimos en una jaula llamada planeta Tierra, cultura, personalidad o paradigma y al mismo tiempo somos seres vagamundos entre millones de jaulas con otros seres vagamundos dentro.