viernes, febrero 05, 2016

Analisis de Yo te quiero libre.


Imagenes de espacios donde se celebraran la gira española.

.
Pabellon Jose Luis Abos 8.400 espectadores
Pabello san Fuente de Luis 9.000 espectadores
Plaza de Toros de Cordoba 16.900 espectadores
Coliseum de la Coruña 11.000 espectadores
Barclay Card Center Euroliga 16.000 espectadores
Palau Sant Jordi 18.000 espectadores
Palacio de los deportes de Gijon 5.000 espectadores
Cuartel de artilleria de Murcia 4.000 espectadores.
Veledromo de Anoeta 5.500 espectadores

Entre el amor y el desamor

Joaquín Borges-Triana cultura@juventudrebelde.cu
30 de Diciembre del 2015 23:08:44 CDT

Cartel que acompañó a una de las presentaciones del disco Amoríos 
Foto: Juventud Rebelde
Una de las cosas que más admiro en Silvio Rodríguez, además de su verticalidad en el sentido ético y que se expresa en su radical actitud en contra de lo que él no esté de acuerdo (venga de donde venga), es su capacidad para no repetirse entre un trabajo musical y otro. Si se formula un análisis pormenorizado de la producción fonográfica de este trovador, desde su ópera prima, el LP Días y flores, hasta el reciente CD titulado Amoríos, se comprobará que, al margen de los rasgos que identifican su estilo creativo, de un disco a otro Silvio logra establecer diferencias y no caer en esas repeticiones tan comunes desde el punto de vista melódico, armónico o de arreglos, que se dan en la obra de numerosas figuras, cuando ya llevan determinada cantidad de años en las lides musicales.

Incluso, la vocación por renovarse y no quedarse parado en el tiempo, lleva a Silvio a rehacer sus propias creaciones de antaño, cuando las recupera del baúl de los recuerdos y las pone de nuevo en circulación. Ello se aprecia en los retoques que en ocasiones da a un verso, una línea melódica, así como en la transportación tonal que hace en la armonía, para adecuarlas a su actual registro vocal.
Todo lo antes expresado se verifica en el álbum Amoríos, presentado en la noche del lunes 21 de diciembre con un excelente concierto llevado a cabo en la sala teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, que no me canso de repetir que hoy resulta el mejor espacio en La Habana para disfrutar de presentaciones musicales no concebidas para el baile. Este fonograma retoma lo llevado a cabo en anteriores producciones como Érase que se era, es decir, grabar viejas canciones de décadas como las de los 60 y los 70, del pasado siglo, conocidas en algunos casos por tomas informales (lo que en la actualidad serían demos o maquetas) en cintas o  casetes altamente valorados por los admiradores del trovador, pero que no habían quedado registradas en ningún disco.
Si bien una primera audición de los 14 temas de este nuevo CD de Silvio podría llevar al oyente a pensar que se trata de un material enfocado en el tema del amor, ello sería una apreciación un tanto limitada pues, en el álbum, el desamor también juega un rol protagónico. Creo que Rodríguez es uno de nuestros artistas que más ha abordado esa otra zona de la relación de pareja, o sea, lo vinculado con la ruptura y la pérdida de quien nos acompañase durante cierto tramo de nuestra existencia. La intensidad con que Silvio ha trabajado dicha arista, entre nosotros solo tiene equivalencia en lo hecho por el desaparecido Santiago Feliú en un disco como Sin Julieta, perfecto retrato sentimental de la generación a la que Santi y yo pertenecemos.
Desde el punto de vista musical, Amoríos es un trabajo en el que encontramos un feliz matrimonio entre los aires de la trova, el jazz y la música de cámara. Ahí radica, en mi opinión, uno de los grandes aciertos del disco, con piezas que echan mano a elementos del son, el guaguancó, el chachachá, el danzón, el bolero, el blues…, en una clara apuesta por una cancionística influenciada por los procesos de hibridación que vive el arte contemporáneo.
Por orden de aparición, se incluyen en el álbum las piezas: Una canción de amor esta noche, Con melodía de adolescente, Tu soledad me abriga la garganta, Haces bien, Día de agua, Qué distracción, En cuál de esos planetas, Se cuenta de ti, Querer tener riendas; Dibujo de mujer con sombrero, Óleo de mujer con sombrero, Detalle de mujer con sombrero, Mujer sin sombrero (cuatro cortes que arman la suite Exposición de mujer con sombrero); y Qué poco es conocerte.
Compilación de viejos temas, desconocidos para el gran público pero no para los fervientes admiradores del trovador, el disco Amoríos vuelve a poner sobre el tapete la discusión de qué sería mejor, si hacer esto que ha hecho Silvio de reactualizar antiguas canciones o presentar las versiones originales tras un proceso de masterización. En esta polémica, en la que hay argumentos a favor y en contra en cada uno de los bandos en que se dividen los seguidores de Silvio, dejo que el lector se pronuncie. Por lo pronto, solo me queda recomendar la audición de este fonograma, muestra de un creador que casi a sus 70 años no deja de renovarse.

"Soy la consecuencia de una vida y de una forma de concebir las cosas"

"Soy la consecuencia de una vida y de una forma de concebir las cosas"

Silvio Rodríguez es uno de los más grandes artistas y más influyente, es un trovador que sueña, un aprendiz de brujo, un poeta con guitarra, un convencido de que la música y la poesía quizá no salven el mundo, pero sí lo mejoran.

Silvio es más que un músico, es más que un poeta, es más que un artista, creemos que es un ideólogo de esta época, un hombre con un compromiso social, y coherente como pocos.

En la entrevista nos hablará de la gira interminable que está realizando por los barrios marginales de La Habana, desde el año 2010, mes a mes, sin haber fallado ni uno solo. Silvio, ha puesto en práctica esta iniciativa de hacer conciertos en barrios muy pobres desde una clara posición revolucionaria, en la que, por tanto, no hay lugar para la condescendencia ni la donación. Les lleva regalos maravillosos a esas comunidades tan necesitadas y desvalidas que son un serio indicador de deterioro cuerpo social, pero esos dones no vienen a resolver sus carencias materiales. Son aportes a su espíritu, a lo que tiene de superior todo ser humano, a la autoestima, la alegría y el placer, a la cohesión de los vecinos y la pacificación de su existencia. Parten de la interlocución, la confianza y la fraternidad.

En este tiempo en que el egoísmo, el conservadurismo, la aceptación de las desigualdades sociales y el afán de lucro ganan terreno, la Gira por los barrios es un formidable testimonio de lo mejor que han construido entre todas: darse y recibir, sin que medie ningún interés material. En los términos de Silvio: de amar y ser amado.

Una entrevista emocionante para provocar el placer más absoluto de nuestra mente, pensar. Esperamos que sea de tu agrado.

Entrevista Silvio Rodríguez: "Soy la consecuencia de una vida y de una forma de concebir las cosas" from La Entrevista del Mes on Vimeo.

Para ti deseo, Patria querida…. (+Audio)

Radio Reloj
Leydis Luisa Mitjans.
Si no creyera en lo más duro, si no creyera en el deseo, si no creyera en lo que creo, si no creyera en algo puro, si no creyera en cada herida (…) si no creyera en quien me escucha, si no creyera en lo que duele, si no creyera en lo que queda, si no creyera en lo que lucha que cosa fuera"
Silvio Rodríguez (+Audio)

La Habana, Cuba. Querida sí, porque lo es…Casi ninguna de mis proyecciones para este 2015 se materializaron. Y muy en el fondo, eso me gusta. Me demuestra que la vida siempre escapa al hastió aunque uno haga su mejor esfuerzo por aprisionarse en la cotidianidad.
En cada fin de año que he vivido hay deseos y lamentos comunes; pero nunca he pensado en Cuba, todo lo contrario, a veces he querido escapar de ella. Sin embargo, eso ha cambiado, no sé por qué. De un tiempo hacia acá me descubro pensando en esta tierra, en su sociedad, en su cultura, en sus valores y me descubro (también) queriendo hacer algo por ella.
No es mucho, honestamente, no es nada…Pero este fin de año voy a pedir por Cuba, y voy a pedir bastante para que, por ley de las probabilidades – y si fallara la mano del hombre-, algunos de mis deseos se cumplan.
Sin órdenes de prioridad:
  • Quiero que la gente sonría.
  • Que los saludos se respondan.
  • Que las gracias “reaparezcan”.
  • Que se llenen los cines.
  • Que José Lezama Lima no sea un nombre desconocido para las jóvenes.
  • Que el salario le alcance a todos para vivir decentemente.
  • Que la verdad no sea una mentira.
  • Quiero escuchar en la radio y la TV a Silvio Rodríguez, Pablito Milanés, X Alfonso y Buena Fe con la misma frecuencia que escucho a “Los Ángeles”.
  • Quiero poder comprar una bandera cubana.
  • Quiero que en las escuelas se aprenda a pensar más que a memorizar.
  • Que la medicina siga siendo gratis y que los médicos den a cada paciente lo mejor de su conocimiento pero también de su gracia.
  • Que las telecomunicaciones continúen mejorando hasta que todos puedan acceder a los servicios básicos.
  • Quiero que la gente viaje por placer y no por necesidad; y que quien salga quiera volver.
  • Quiero que el proyecto social cubano no deje de buscar su identidad: que seamos más de lo que dicen los detractores, pero bastante parecido a lo que creen nuestros admiradores.
  • Quiero una Cuba querida por los cubanos.
Sé que puedo pedir más, pero al menos estos deseos son posibles.

Pregon de Carnaval de Cádiz 2013

Elogio de un tocayo admirado


Argentina-Marcha-Victor Hugo
Hace un momento, pasada la medianoche, envié al blog Segunda Citaque abrió nuestro hermano el trovador Silvio Rodríguez hace cinco años en las aguas procelosas y necesarias del ciberespacio, este comentario sobre la experiencia vivida, hace pocas horas, en la Plaza de Mayo en la movilización para apoyar al periodista radial Víctor Hugo Morales, cuyo programa en la emisora Continental fue cancelado por la dirección de esa empresa, siguiendo —o coincidiendo al menos— con la clara política de censura y represión profesional e ideológica desatada por el actual gobierno argentino.
Con un abrazo para este tocayo admirado, comparto aquí lo que escribí en Segunda Cita.
Victor Casaus
Recientemente vimos a través de Telesur en cuba (¡oh gracias, telesur!, cómo agradecerte la calidad, la seriedad, la mirada que no es la mirada colonizadora global, la seriedad otra vez, la amenidad, el gusto en el diseño, una respuesta entre nosotros pudiera ser: haciendo una televisión con, al menos, algunas de esas cualidades que tanto necesitamos y agradeceríamos) lo vimos a VHM, decía, en la serie LA ENTREVISTA… a propósito de las elecciones argentinas.
Lo vimos, en un momento desgarrador, cuando seguíamos en cuba, otra vez gracias a Telesur, el desenlace de las elecciones generales en argentina. Lo vimos demudarse, casi destruirse sobre la medianoche cuando ya había noticias de que no ganaba el candidato (tan discutido antes y después) del FPV. A las 3 de la mañana cuando finalmente cerró el escrutinio (la transmisión con Victor Hugo terminó sobre las 12 o la 1, hora de cuba), se supo que se iría al balotaje el 22 de noviembre, con el candidato del FPV y el candidato que, ya presidente, ha desatado la campaña neoliberal y represiva que ya todos conocemos: anunciadora de acciones más agresivas en el futuro próximo.
Hoy VHM hizo un análisis brillante, serio, mesurado desde la convicción, de lo que significa el actual reinado del neoliberalismo, la desigualdad, la represión, la censura disfrazada de elogio de la pluralidad y la anticultura en la argentina. Y también, elemento que no debemos dejar de señalar, se refirió a algunos disensos personales con el gobierno saliente: sobre el tema del aborto, sobre la discutida (y errática) ley contra la subversión, cuyos frutos más o menos siniestros veremos aparecer en poco tiempo, en manos de los gobernantes actuales. Me gustó, me pareció excelente también esa defensa apasionada de los logros objetivamente indiscutibles de los 12 últimos años al mismo tiempo que señalaba algunos elementos con los que disentía. esa vocación crítica y autocrítica debiera ser bandera presente en los debates y las internas para buscar y encontrar caminos de unidad y resistencia frente al avasallador inicio de este gobierno que se quitó el macrillaje alegre, globero y bailarín a las pocas horas de instalado en el poder, desde donde ha emitido más de una treintena de decretos presidenciales de urgencia, para saltarse la aprobación del senado que dormirá su sueño profundo hasta marzo si no se logra una convocatoria que le haga despertar en febrero para detener o aminorar esa fiesta orgiástica del desempleo, la persecución política y la agresión creciente contra los bolsillos de los más necesitados.
Victor Hugo (es emocionante ver cómo la gente le llama así, sólo por su nombre) confesó ser un timidón que siempre ha hablado a través de los micrófonos y no tiene la costumbre de pararse frente a una multitud como la que ahora coreaba su nombre en la plaza de mayo.
Ah, cómo hacen falta tipos así como mi tocayo en argentina, en cuba, en el mundo globalizadamente hipócrita en que vivimos.
Argentina-Marcha-Victor Hugo2
Argentina-Marcha-Victor Hugo1

lunes, enero 11, 2016

Proximo concierto en el Cerro el proximo dia 29.

El concierto número 71 de la gira de Silvio Rodríguez por los barrios será el viernes 29 de enero a las 6:00 pm en Calle Santa Rosa entre San Gregorio y Flores, en el barrio El Pilar del habanero municipio Cerro.
Foto: Tomada de www.radiohc.cuEn esta presentación Silvio estará acompañado por Jorge Aragón en el piano, Jorge Reyes en el contrabajo, Oliver Valdés en la batería y la percusión y Emilio Vega en el vibráfono y la percusión.
La artista invitada será Ivette Letusé, quien se presentará junto a su grupo.
La Gira por los barrios comenzó en septiembre de 2010 y a lo largo de cinco años ha recorrido numerosas localidades dentro y fuera de La Habana.
(Con información de El Zurrón del Aprendiz)

martes, diciembre 22, 2015

Analisis de Playa Giron,




Gira por ciudadades de España.

estará de gira por España en abril que pasará por San Sebastian - Donostia, A Coruña, Gijón, Zaragoza, Barcelona, Córdoba, Madrid, Murcia y Valencia, con casi todas las entradas ya a la venta.

 Impulsor de la Nueva Trova Cubana, Silvio (La Habana, 1946) romperá en ese tour los nueve años que se cumplen desde su última visita, ausencia llamativa considerando que varios movimientos sociales desatados tras el 15M de mayo de 2011 han reivindicado su música con frecuencia..

 Presentará su nuevo disco, Amoríos, y viajará acompañado por el Trío Tovarroco (Rachid López, Cesar Bacaró y Mikel Elizarde), la flautista Niurka González, el batería Oliver Valdésrcusión, el bajista Jorge Reyes, el pianista Jorge Aragón y Emilio Vega, al vibráfono. · Silvio Rodríguez, video de Amorios:

Domingo, 3 de abril
 DONOSTIA, Velódromo de Anoeta Grada alta: 36€ Grada baja: 42€ Premium Pista: 52€
Viernes, 8 de abril
 A CORUÑA, Coliseum Grada alta: 36€ Grada baja: 40€ Premium Pista: 45€
Domingo, 10 de abril
GIJÓN, Pabellón de los Deportes ¡Próximamente a la venta!

Viernes, 15 de abril
 ZARAGOZA, Pabellón Príncipe Felipe Grada alta: 36€ Grada baja: 42€ Premium Pista: 52€
Domingo, 17 de abril
 BARCELONA, Palau Sant Jordi Grada alta: 36€ Grada baja: 42€ Premium Pista: 52€
 Domingo, 24 de abril
CÓRDOBA, Plaza de toros Grada: 36€ Pista (localidades de asiento) y Andanada: 42€ Miércoles, 27 de abril
Miércoles, 27 de abril
 MADRID, Barclaycard Center Grada alta: 42€ Grada baja: 46€ Premium Pista (asientos delanteros): 55€ Viernes, 29 de abril
VALENCIA, Pabellón Fuente San Luis Grada superior y baja: 35€ Pista (localidades de asiento): 40€ Premium Pista (asientos delanteros): 45€ A la venta el martes 22 de diciembre.

 Domingo, 1 de mayo
 MURCIA, Cuartel de Artillería Pista (localidades laterales): 36€ Pista (localidades de asiento) y Grada: 42€ Premium Pista (asientos delanteros): 52€.

Presenta nuevo disco Amoríos

En un intimo concierto en el teatro del museo nacional de bellas artes de cuba

Fotos de Ivan Soca

Radio Cadena Habana 75 Noviembre en el aire

“ D´ou venons nous? Que sommes nous? Oú allons nous? ”. (“¿De dónde venimos? ¿Quién somos? ¿Adónde vamos? ´”
Las formidables y sugerentes interrogantes de  Paul Gauguin, lanzadas desde la majestuosidad de una de las joyas de las artes plásticas universales, exponen de manera sucinta la  preocupación  del reconocido post-impresionista francés por  los temas humanos, existencialistas, necesarios y profundos,

Las célebres  preguntas sin embargo,  superan las   fronteras epocales y las angustias  del controvertido artista, para devenir perenne invitación a meditar sobre el presente y el pasado para prefigurar mejor  el porvenir.
Esa es una de las razones que hacen de los aniversarios cerrados, un motivo recurrente para el recuento y la reflexión  Por supuesto, en el caso de la historia de Radio Cadena Habana (11 de Noviembre de 1940), resulta empresa casi imposible compendiar quince lustros de sucesos, vivencias, experiencias y emociones.-
A pesar de lo antedicho, hay momentos de ese  acontecer que se liberan por si misma de los oscuros rincones de la memoria, para emerger como herencia, lecciones, mandatos y compromisos.
De este modo, resulta impostergable recordar que en los estudios de esta emisora se plasmó  por primera vez en acetato, en las voces del cuarteto de Carlos Faxas,  la Marcha del 26 de Julio, Aquel acto fue una verdadera proeza, realizada en la absoluto secreto y en el propio día y mismo lugar en que se celebraba una de los habituales festejos de la llamada sociedad elegante habanera, éste organizado nada más y nada menos que por Marta Fernández, la esposa del dictador Fulgencio Batista.
Sobre aquel  hito de sus vidas, el destacado pianista, compositor, orquestador, arreglista, instrumentista y director de orquesta que dirigió artísticamente la grabación relató: “Grabarlo fue difícil. Yo tenía un cuarteto masculino y pensé que con las voces de los hombres se escucharía fuerte, pero dos de ellos no quisieron implicarse en aquello, así que se me ocurrió incorporar dos voces femeninas, las de Sonia Aragón y Manón de Asper, porque no se concibe una revolución sin la presencia de la mujer”.
La impronta de Radio Cadena Habana no se limita a esta hecho, que por si solo, le agencia un lugar en la historia de la Radio Cubana. Son también sumamente valiosas otras páginas, principalmente las que destaca su labor en la difusión de la música nacional.
En 1946, después de otros andares y mutaciones, Radio Cadena Habana comenzó a ser conocida como la emisora musical de Cuba. Fue una época en que el tema de presentación de la radioemisora acariciaba el éter en las voces de las Hermanas Lago. Ellas interpretaban magistralmente una habanera del cubano Eduardo Sánchez de Fuentes  titulada  Tú.
En este escenario radial,  actuaron con regularidad reconocidas  agrupaciones  musicales como el Conjunto Casino, la Sonora Matancera,  la América, los Hermanos Castro y las Hermanas Martí, entre otras.
Resulta necesario destacar   el protagonismo de la orquesta de Neno González, “El Pachá”,  que mantuvo un programa fijo a principios de los años sesenta, ocasión en que fueron popularizados hits como El brete, Cha cha chá bururú  y Bésame, sí, sí, sin aguaje.
En la propia radioemisora debutó en La Habana en 1964 la orquesta Maravillas de Florida, lo que constituyó un acontecimiento. Antes también había debutado la cantante Omara Portuondo, en un programa de aficionados que se trasmitía por las frecuencias de esta planta de radio.
Aquí también hizo sus pininos radiales la actriz y cantante Marianita Morejón, quien en 1955 actuaba en  Radio Cadena Habana  como solista femenina en la orquesta española Conjunto Tome.
Mención aparte merecen también los artistas que recibieron aquí sus seudónimos artísticos. Entre los más conocidos se encuentra el mítico  dúo Los Compadres. Lorenzo Hierrezuelo y Francisco Repilado, que  fueron bautizados  como “Compay Primo” y “Compay Segundo” por el locutor y presentador de  un programa que realizaban en la Emisora de la Música Cubana.
También el compositor y cantante santiaguero Sergio Rivero, pasó a ser conocido en el mundo de la música con el alias de  “el haitano”, por una ocurrencia de Modesto Vázquez, quien fuera  locutor y propietario de Radio Cadena Habana.
Imposible olvidar las paginas escritas por los cultores de la música campesina, que a través del programa ¨ Patria Guajira ´,  ponían en antena los rumores de la campiña cubana. Por este espacio desfilaron cantores y poetas de la talla de Justo Vega, Jesús Orta Ruiz, Rigoberto Rizo  Inocente Iznaga y Carmelina Barbieri, entre otros.
Inagotable sería el listado, y ante la infructuosidad del empeño se impone un nuevo salto en la historia. Nuevas circunstancias políticas, económicas y sociales imprimieron un nuevo rumbo a los trabajadores de RCH.
En 1976, al producirse la división político-administrativa del país, nació entre las nuevas provincias: La Habana. Con ello surgió la necesidad de que esta contara con un medio de comunicación que canalizara sus aspiraciones, y escogieron por su gran audiencia y desarrollo a Radio Cadena Habana. Este carácter lo asumió al transmitir desde la Escuela Pedagógica Salvador Allende, de la capital, con motivo del acto de constitución de la nueva provincia.
Durante 34 años funciono Cadena Habana  como la planta matriz de la red de emisoras de la antigua provincia de La Habana.
Son muchos los habaneros que recuerdan los  alegres despertares  con el mensaje radiofónico de esta histórica planta. Entre ellos se encuentra el trovador Silvio Rodríguez quien declaró en una ocasión: ¨ Yo recuerdo cuando surgió esa emisora, y siempre fue una emisora muy popular, porque siempre fue eminentemente musical ¨
La dinámica del desarrollo sociopolítico del país nos situó otra vez en el camino.
Radio Cadena Habana, como el hijo pródigo de la parábola bíblica y del cuadro del  pintor y grabador  holandés Rembrandt. Harmenszoon van Rijn, regresó al hogar, para convertirse en la casa de los músicos cubanos.
El primero de julio de 2011,  un nuevo perfil: emisora de la música cubana. La nueva programación que los oyentes reciben en sus receptores,  tiene un perfil amplio que abarca la cultura en general pero con énfasis en la música cubana.
La transformación, además de ser bien recibida por la audiencia habanera, fue acogida con regocijo por los músicos, que agradece la apertura de esta, su casa. Uno de los artistas que expresaron su opinión fue Israel Rojas, director y voz líder del dúo  ¨ Buena Fe ¨., quien califico de ¨ feliz idea ¨ esta iniciativa ¨ por su valor patrimonial y ser tribuna de lo nuevo que se hace ¨
Por esos caminos transitamos actualmente.
Ya podemos decirle a Gauguin que sabemos de dónde venimos y quienes somos. También sabemos adonde vamos.

"Siempre he querido dar la contra

Este año, Miryam Quiñones ganó el Fondo Ibermúsicas, en España. En 2016 actuará en el Festival de Jazz de Seúl (Corea) y girará por España, siempre con el repertorio de autores peruanos y latinoamericanos.

  •  
  •  








domingo, 08 de noviembre de 2015

¿La guitarra es indispensable para tu canto?

Yo desarrollé durante mucho tiempo mi carrera con el formato arquetípico de trovador, de guitarra y voz. Desde hace algún tiempo me acompañan músicos profesionales, pero al momento de descubrir las canciones siempre somos la guitarra y yo.

¿Por qué excluyes de tus 13 años de carrera el tiempo en el colectivo Silvio a la Carta?

Era más como un juego para juntarnos a tocar porque nos gustaba la música de Silvio Rodríguez. Yo estudiaba en la universidad. No tenía claro que la música sería mi camino principal.

¿Ha sido indispensable en tu carrera salir del país?

Desde hace siete años, Argentina es un punto importante. Ya había tocado techo con mi propuesta en Lima y era difícil aquí hacer un trabajo constante. Allá descubrí un campo muchísimo más amplio con centros culturales, auditorios y se podían hacer muchas cosas fuera de Buenos Aires…

¿Conoces más Argentina que Perú?

Musicalmente, sí. Me encantaría cantar en el interior del país, tanto como lo he hecho en Argentina. Allá hay más espacios y predisposición del público, tienen una formación de respeto hacia el arte y de asumir con un poco más de profesionalismo lo del artista, con escuelas de música, muchas de ellas, gratuitas.

Es decir, el papel del Estado argentino es vital.

Estamos a años luz de algo parecido, pero veo con esperanza que se están dando pequeños pasos. Conozco gente del Ministerio de Cultura que quiere hacer muchas cosas, pero le faltan recursos. Hay que hacer lo que se puede.

Dime, ¿cuánto de verdad hay de cariño por Chabuca Granda en el extranjero? 

Yo he hecho un disco y varios conciertos en homenaje a ella. En mi experiencia no hay lugar que haya visitado en el extranjero donde no la conozcan. La gente la recibe muy bien, pero no lo piden.

¿Y tu apuesta por los autores contemporáneos? 

Siempre es un poco riesgoso para un intérprete mostrar un repertorio desconocido, pero nunca he querido ir por el camino fácil de lo que todos conocen. Considero que hay autores con una obra lindísima, pero desconocidos. Siempre he creído que una canción con una bonita letra, linda melodía y con el plus de la parte rítmica no tiene pierde.

¿A quiénes cantas?

A Kiri Escobar, Andrés Soto, Olga Milla, Omar Camino, Javier Lazo, Alicia Maguiña, Manuel Acosta Ojeda, no hay manera de que no le gusten a quien escuche. Mi próximo álbum será con sus canciones.

Muchos deben estar decepcionados por no ser muy difundidos...

Sí, pero creo que tienen una actitud equivocada, que se quedan como esperando cómo algún día todo cambia. Levántate, sal y haz que las cosas pasen. Yo me levanto todos los días y trabajo.

Todo lo has hecho a pulso, autofinanciado.

Es una satisfacción muy personal saber que a mí nadie me ha regalado nada. Que todo es a base de sangre, sudor y lágrimas; de trabajar aquí y allá. Los ochos discos son de producción totalmente independiente, igual que la mayoría de mis viajes. Y los reconocimientos, siento que no son caídos del cielo, sino consecuencia del trabajo.

¿Y quién te sigue inspirando como voz?

Mercedes Sosa continúa siendo una inspiración total; Ana Belén, Martha Gómez… hay cantantes de diversos países y generaciones que están haciendo música muy linda.

Dúo Ondina con estrenos en recital

Ignacio Cruz Ortega

10/ 11/ 2015
Dúo Ondina integrado por la flautista Niurka González y la pianista María del Henar Navarro. Foto: Juventud RebeldePor primera vez el Dúo Ondina, que integran la flautista Niurka González y la pianista María del Henar Navarro, interpretará en Cuba sendas piezas de Yalil Guerra y Javier Zalba dispuestas para el recital del 13 de noviembre en la capitalina Sala Cervantes.
El estreno mundial de  In Bellum Primum, que les entregara este año el también guitarrista, destaca entre toda la «dramaturgia del sonido más que de las épocas en que vivieron los compositores».
Así lo aseguró Niurka González a CMBF, Radio Musical Nacional, mientras dijo «estar encantadas de trabajar esta partitura».
Concebida en un solo movimiento con varias partes, a In Bellum Primum de Yalil Guerra la singulariza su estilización de ritmos y momentos típicos de la música popular cubana.
«Se pueden distinguir muy claramente el contraste del 6 x 8 africano y luego los momentos en los que uno puede hasta escuchar una paila, porque lo que viene a la mente es como un redoble de piano para entrar en una especie de montuno», comentó la intérprete.
«Es como una pincelada ininterrumpida de varios momentos, como una sucesión de cuadros que te van dando escenas de diferentes situaciones que están pasando, como un pasar por todo el imaginario del compositor», enfatizó.
Bajo el título De Nuestra América el recital incluye asimismo la primera audición en el país de Divertimento para flauta y piano, que Javier Zalba le dedicara a Ondina.
La pieza que cerrará el programa, también en un solo movimiento y con elementos de la música popular, se realiza entre varias partes a lo largo de su construcción formal en la que Niurka González reconoce la «evocación de determinado repertorio francés donde el instrumentista puede mostrar diferentes estadios».
Se suman asimismo la Sonatina de Re mayor, de Radamés Gnatalli; Tres tango-estudios para flauta sola, de Astor Piazzolla; además de la Sonata No. 2 para flauta y piano, que también les dedicará Jorge López Marín; y Sonatina para flauta y piano, de Mozart Camargo.
La primera de estas obras con que Ondina iniciará su actuación permitirá presentar la flauta y el piano desde un repertorio cercano para el dúo, identificado fundamentalmente con la música del siglo XX europeo.
«Esta vez quisimos cambiar y ofrecer una mirada desde nuestra época que es lo que nos corresponde y defender estos repertorios que son tan poco tocados en los escenarios de nuestra música de concierto», agregó Niurka González que a lo largo del recital se le escuchará tocar la flauta en do sin cambio de cabeza.
A manera de paréntesis interpretará tresde los tangos-estudios para flauta sola, del conjunto total de seis compuestos por el argentino, desde su más clásico estilo.
Entre esos Ondina incluyó las partituras de López Marín y Mozart Camargo Guarnieri, de exigente complejidad formal, «que requieren de más energía para su comprensión», señaló la reconocida intérprete.
Estrenada más de un lustro atrás en el Festival de La Habana de Música Contemporánea la Sonata No. 2 para flauta y piano, de López Marín, se basa de igual modo en elementos de la música popular cubana pero desde el complejo imaginario del autor, la sonoridad y bagaje cultural que le identifican.
«Muy difícil de tocar, entender y de sacar a la luz todos los entramados que tiene entre flauta y piano», significó Niurka González que de igual manera reconoció las exigencias para el diálogo cameral que establece la partitura de Camargo Guarnieri.
«Muy compleja desde el punto de vista rítmico con unos entradas y salidas muy complejas», aseveró la integrante de Ondina a propósito de la conjunción de obras y tal diversidad de autores del programa, organizado a partir del discurso sonoro que identifica las piezas y resume la afiliación del dúo en torno al pensamiento académico de la música contemporánea.

La valentía es no renunciar al socialismo

Este mes se celebra el quinto aniversario de su gira de conciertos gratuitos por los barrios más humildes de Cuba. Momento ideal para que Silvio Rodríguez haga un repaso de los retos que enfrenta Cuba en su acercamiento a Estados Unidos, analice los desafíos de la cultura cubana ante las reformas económicas que se desarrollan en el país y también, por qué no, para que haga una apasionada defensa de la poesía.

–El acercamiento de Cuba y Estados Unidos abre muchas posibilidades, pero también representa desafíos para la cultura cubana.

–A nivel cultural siempre hubo intercambio con Estados Unidos. Que haya condiciones para que se incremente ese intercambio será como levantar barreras para que todo fluya con más naturalidad. Si hay algo frustrante no es porque sea negativo el contacto, sino porque pudiera aumentar la distorsión de los proclives a deslumbrarse acríticamente. Digamos que el mimetismo puede volverse aún más pedestre, si tal cosa fuera posible.

–Cuba es también una potencia cultural pero sin el poder económico de la cultura estadounidense. ¿No teme que la cultura cubana se vea obligada a “pasar por el filtro” para acceder al mercado de Estados Unidos?

–Siempre hubo artistas que piensan en mercados y en conveniencias, y artistas que anteponen el arte a todo lo demás. Nunca olvido aquello martiano de que nuestras ramas pueden ser del mundo, pero que el tronco se mantenga nuestro. Satyajit Ray empezó su célebre trilogía de Apú con un pensamiento muy lúcido: “Cuenta tu aldea y contarás el mundo”. Sólo la banalidad es capaz de maquillarse de “mundo” y dar la espalda a lo propio, pensando en el éxito fácil.

–¿Cuáles son las principales fortalezas de la cultura cubana para enfrentar el reto del nuevo acercamiento con Estados Unidos?

–Creo en la identidad. Sin confundirla con lo característico a ultranza, que puede resultar caricaturesco, como esa pinturita de lo cubano que parece seducir a tantos. Y es que la identidad también evoluciona con la instrucción de un pueblo, como es éste el caso. Incluso cuando no teníamos la conciencia que nos dio medio siglo de confrontación política, Cuba resistió y siguió siendo Cuba. ¿Por qué no habría de hacerlo ahora?

–¿Cuáles serían sus principales debilidades?

–Supongo que la superficialidad, que también pulula como los billetes. Y, ocasionalmente, algunos brotes de oportunismo.

–En un momento en el que las reformas buscan la autofinanciación de todos los sectores, ¿cómo cree que puede hacerlo la cultura? ¿Lo pueden hacer el ballet o el cine?

–Actividades artísticas que requieren infraestructuras más o menos complejas, como el ballet y el cine, son impracticables en países en desarrollo. Pero mucho más si no existe la voluntad de construirlas y sostenerlas. En Cuba se desa­rrollaron por la vocación humanista de Fidel Castro y por el empuje de personalidades como Haydeé Santamaría, Alicia y Fernando Alonso, Alfredo Guevara, Julio García Espinosa y luego otros. Incluso países con desarrollo, como España, están en constante lucha por presupuestos para el cine, la música clásica y otras manifestaciones. Esto aún cuando en muchos lugares esas expresiones sobreviven gracias al mecenazgo. Pero se supone que un Estado socialista debe ser más responsable, más benévolo. Incluso tratándose de un Estado pobre, bloqueado, cada vez con menos ayudas y para colmo con una crisis económica mundial, como telón de fondo. Cabe preguntarse qué puede significar para Cuba salir del bloqueo y caer en manos del FMI. Sea como sea, hay que ser muy valiente para declarar que no renunciamos al socialismo.

Los cineastas cubanos se muestran conscientes de la realidad; también de ahí sus planteos de independencia y de una ley cinematográfica. No creo que el ballet vaya a desaparecer, pero las instituciones difícilmente sobrevivirán sin cambios. Es admirable que figuras como Liz Alfonso y ahora Carlos Acosta lleven adelante sus proyectos. Por otra parte también hay otras experiencias nuevas e interesantes, como la Fábrica de Arte, de X Alfonso.

Estructuras como las Fundaciones fueron tomadas en Cuba con reserva, acaso por temor a que se independizaran demasiado. Así hay proyectos que llevan años esperando por una anunciada revisión de la Ley de Fundaciones. Pues yo creo que una forma de salvar algunas buenas actividades que empezaron con la Revolución es transformándolas precisamente en fundaciones o instituciones semejantes. Y que cada iniciativa pruebe en la práctica su capacidad y su vigencia.

–El turismo en Cuba creció mucho, dicen que muchos turistas quieren conocer el país “antes de que lleguen los norteamericanos”. ¿Cree que realmente Cuba corre el riesgo de americanizarse, de que los McDonald’s suplanten al pan con lechón?

–No se puede subestimar la chispa de los cubanos. No hay más ver el auge vertiginoso de los restaurantes y otros servicios. Si llega a Cuba, no dudo de que McDonald’s acabe vendiendo pan con lechón, aunque habrá que ver cómo los hacen. Yo quisiera que no cambiáramos en lo sano que todavía comemos: ése es un valor nuestro a defender. Algunos listillos presionan la naturaleza para que las frutas maduren más rápido, lo que les cambia el sabor, además del daño de los agentes químicos. Yo espero que esos malos hábitos no se generalicen y que nunca cambiemos salud por falso crecimiento. Puede que a cosas así se refieran con lo de
“antes que lleguen los norteamericanos”.

–Sus conciertos por los barrios han sonado mucho a nivel nacional e internacional.

–Empezamos haciéndolos muy discretamente; rechazábamos que el trabajo que hacíamos en esos lugares se transformara en show. Pero con el tiempo ha sido inevitable que trascienda. Algunos documentales han ayudado. El primero lo hizo el español Nico García, y se llama Ojalá. También se hizo una exposición de pasteles de Tony Guerrero y fotos mías en el Centro Cultural Pablo de la Torriente. Fueron ocurriendo cosas que sacaron el proyecto a la luz.

–¿Por qué decidió hacerlos?

–El primer concierto me lo pidió José Alberto Álvarez, un policía que atendía al barriecito de La Corbata. Pero resulta que ir a los barrios es adictivo. Llegas allí y ves a las familias, a los niños, a los viejitos en portales y balcones, a jóvenes colgados de los techos, y te traspasa la belleza y ves que hace falta y que la gente lo agradece. No hay mejores razones.

–¿Cuántos realizó?

–Vamos por el concierto número 68, y el 9 de septiembre pasado, cumplimos cinco años de gira.

–¿Cómo los financia?

–Recibo un poco de ayuda estatal. Me prestan el escenario, la planta de electricidad y las luces, que son cosas que no tenemos. También nos ayuda algún personal del Departamento de Giras del Ministerio de Cultura. Todo lo demás, el sonido, los micrófonos, los instrumentos y los sueldos de algunos trabajadores, lo pone el proyecto Ojalá. Estos gastos son un acápite fijo de nuestra economía. Las giras al exterior nos sirven para ir mejorando condiciones, sobre todo la calidad de los parlantes, las consolas de sonido, los cables, que poco a poco llegaron a ser muy profesionales. No está de más puntualizar que todos los músicos y artistas que se ofrecen para la gira lo hacen con absoluto desinterés material.

–Sus opiniones sobre la situación social que encontró en los barrios despertaron todo tipo de comentarios. ¿Qué encontró realmente en esos lugares?

–No es que yo ignorara que hubiera barrios así. El proyecto Ojalá lleva más de 20 años al lado de El Romerillo. Todo el que vive en Cuba y quiere ver que eso existe, lo ve. Es que el trabajo constante en esos lugares hace profundizar no sólo en las carencias y las condiciones de vida, sino en la lucha constante contra la indolencia y la burocracia. Por eso se hizo de esa forma Canción de barrio, el documental de Alejandro Ramírez que resume los dos primeros años de la gira: descarnado, como es la realidad. Y por eso el día del estreno invitamos a los dirigentes de los lugares que iban a ser expuestos. Algunos fueron.

–¿Qué le aportan, como artista y como persona, estos conciertos?

–Lo empecé a experimentar desde niño, a principios de la Revolución. Yo vi ballet no por formación familiar o por posibilidades económicas, sino porque de pronto Alicia Alonso bailaba en una plaza. ¿Qué es lo que cuenta el primer documental de Octavio Cortazar, Por primera vez?: la visita de un camión proyector a las montañas, donde nunca había estado el cine. ¿Qué hacíamos en nuestra juventud nosotros mismos, constantemente, sino cantar en todas partes?… Yo nunca dejé de cantar así, sobre todo en mi país.

Puede que no se sepa, pero jamás cobré un concierto en Cuba. Bueno: una vez Luis Eduardo Aute y yo cobramos uno, en el Karl Marx, y donamos el dinero a San Antonio de los Baños, para que la alcaldía tuviera un fondo (que decía no tener) y pudiera pagar a trabajadores que limpiaran el río Ariguanabo. Pero también afuera canté así. Lo hice muchísimo en México, a donde empecé a ir por aquellas Jornadas de Solidaridad con Uruguay. Lo hice en Colombia, en Venezuela, en Angola, en República Dominicana, en Ecuador, en Bolivia, en Paraguay. Lo hice en alta mar, durante meses, cuando estuve con la Flota Cubana de Pesca. Lo hice en las prisiones varias veces. Hace muy poco hicimos un concierto en Villa Lugano, en Buenos Aires. En Chile hablé con Michelle Bachelet para que hiciera una ley que obligara a los extranjeros a hacer un concierto gratuito. Parece que no se pudo.

Lograr la sistematización de la Gira por los Barrios en Cuba (también conocida como la Gira Interminable) me ha dado una satisfacción muy grande. Más que cualquier otra cosa.

–¿Cómo ve las posibilidades de que se mantenga el proyecto social de la Revolución?

–Los proyectos sociales humanistas, revolucionarios, se van a mantener siempre que existan quienes los lleven a cabo.

Happy Xmas(War is Over)(Subtitulado).

Mayte Martín: el latido del bolero

La artista emocionó en Cuba con su viaje por la esencia del género y desafió a la lluvia con Silvio Rodríguez y su gira por los suburbios

 NÚRIA MARTORELL / LA HABANA
@nmartorell
SÁBADO, 28 DE NOVIEMBRE DEL 2015 - 20:14 CET

La cantante finaliza su escrito para 'Dominical' asegurando: "Hay vivencias que reciclan las certezas".
El latido del bolero, en el corazón de Cuba. Mayte Martín cantó en La Habana y La Habana se estremeció. Era su primera visita a la isla y su puzle emocional ya no es el mismo. Tampoco el de los que esa noche comprobaron "cómo los boleros alcanzaban todo su sentido". Así lo expresó una cubana tan ilustre y venerada como Marta Valdés, la admirada y reivindicada cantautora a la que la artista barcelonesa brindó su actuación en el Teatro Mella de la capital caribeña.


Mayte (Barcelona, 1965) y Marta (La Habana, 1934) no se conocían. La conexión fue inmediata. Mágica. La venerable y humilde autora de 'Palabras' y '¿Hacia dónde?' –las piezas que Martín había incorporado como siempre en su repertorio pero con más emoción que nunca–, se presentó en el hotel donde Mayte se alojaba antes de que partiera de vuelta hacia Barcelona. Y vestida de riguroso negro le soltó divertida: "Vengo así, del color de tus músicos, para que me lleves contigo".Mayte hizo mención de su presencia, y el público que abarrotaba la sala la buscó impaciente entre las butacas. Cuando por fin reconoció su menuda figura entre las últimas filas, el resorte fue inmediato: se puso de pie y la ovación duró largos minutos."El momento más emocionante del concierto", aseguró luego Mayte. "Este éxito te lo dedico a ti. Y a mi madre, que me enseñó a valorar lo esencial", le soltó después, en el camerino, cuando le regalaba el ramo de flores que le acababan de entregar en el escenario.

"Mayte martín electriza a la audiencia cubana". "Mayte Martín o el amor convertido en música". Estos son algunos de los titulares de las crónicas de los muchos medios de comunicación que recogieron su debut. Octavio Borges, de la Agencia de Información Nacional, resaltó en su previa del recital: "Mayte Martín: ‘Venir a Cuba es una lección de vida".

"Me impactó que dijera algo así. Por eso lo escogí", aclaró. ¿Y cómo explica la entusiasta reacción del público? "Primero, por el hecho de que estuviera Marta Valdés, la voz más culta y autorizada para hablar de música en Cuba. Hay una sintonía entre estas dos mujeres increíble. Y segundo, por la atmósfera del propio bolero, en ese ambiente de sinceridad y de entrega que Mayte consigue. Es una fuerza telúrica desatada, que tiene la sabiduría de pasar del susurro al desgarro. A todos nos conmovió su capacidad de dar esa carga tan fuerte de sentimientos desde la mesura".

UN HOGAR PARA SU ALMA

Mayte Martín ha querido escribir para DOMINICAL el impacto que le ha supuesto "encontrar un hogar" para su alma. Y ha decidido reeditar el disco de boleros 'Cosas de dos' el lunes 30 de noviembre, con el sello Satélite K. El álbum llegará así por primera vez a las tiendas. Hace dos años que lo publicó gracias al micromecenazgo y solo se podía adquirir a través de su web. Aviso a los fans locales: anuncia una nueva cita bolerística en Barcelona: en la sala Luz de Gas, el próximo 3 de junio. Los programadores apenas la invitan. Y ella sigue autoprogramándose.

La cantante reedita 'Cosas de dos' con el sello Satélite K el 30 de noviembre y actuará el 3 de junio en la sala Luz de Gas
"La moda nunca quiso estar con nosotras", filosofó Marta Valdés. "El arte no es un divertimento. Ha de remover las entrañas. Todo lo que no duela, no me interesa. El arte es un impulso del alma. Un reflejo puro. Un acto irracional. Y 'Cosas de dos' es un acto de rebeldía, de revolución. Quería quitar del medio a todo aquel que le interesara el dinero en vez de la música", asintió Mayte Martín.

UN ECO MUY PROFUNDO

Cuando un artista se aleja de los artificios y de las servidumbres, cuando evita caer en las redes de una industria que no prioriza el talento, le resulta difícil encontrar recovecos. Y acaba siendo como la niebla: no suele acomodarse. La libertad implica peajes. Y aprendizajes. La música es para ellos el eco de un lugar muy profundo.

"He podido devolverle a Cuba, al bolero y a ti, Marta Valdés, todo lo que me habéis dado"
"A veces parece que tengamos incluso que justificar que estamos vivas –se lamentó Valdés–. Y a ti te veo tan libre de prejuicios que eres capaz de llevarte las canciones donde te da la gana". "Es como si hubiera estado toda la vida esperando este momento. Guardándome para esto. He podido devolverle a Cuba, al bolero y a ti, Marta, todo lo que me habéis dado. Ni en mis mejores sueños...", suspiró Martín. "¡Las cosas que pasan con la música! Yo esta noche ni duermo. Tengo el síndrome de la hipersensibilidad", rio Valdés.

Marta Valdés no quiso perserse ninguna de las dos primeras actuaciones que Mayte iba a dar en su ciudad, programada por el festival Les voix humaines, de la mano de otro personaje clave en esta historia, el compositor, guitarrista y director de orquesta cubano Leo Brouwer. El alma del evento, que la presentó como "una de las grandes voces de la historia del flamenco" y como "la intérprete de boleros más personal" que jamás había escuchado.

El tocaor Pedro Sierra fue el músico que la arropó la primera de las veladas. Luego, Mayte y su bien ensamblado quinteto ensayó en el estudio de grabación que les cedió el cantautor Pablo Milanés el set-list de la gran noche. El contrabajo de Guillermo Prats era tamaño XXL (estaba en el estudio de Milanés) y sonó desafinado. "¡Estás despedido!", le soltó Mayte. "Entonces, ¿me puedo ir ya? Es que he quedado con una chica...", le respondió guasón el instrumentista.

LA PRIMERA OVACIÓN DE LA NOCHE

La cantante conoce tan bien las virtudes y capacidades de sus acompañantes, que saca lo mejor de ellos. El benjamín del grupo, Biel Graells, hizo un solo al violín de 'Corazón loco' perfecto. Clavado. "Te has tragado mucho metrónomo, ¿eh, mi niño?", le agradeció mientras lo besaba. La pianista cubana Nelsa Baró le ayudó a llevar las riendas en los ensayos y en los recitales. Subió el maltrecho taburete para que el teclado se ajustara a su altura y derramó sin querer al suelo la botella de agua. El encargado del estudio vino con un trapo, se agachó y la recogió. "Aquí en Cuba no tenemos fregonas", explicó.

Para Nelsa, este viaje a su patria conllevó momentos de una intensidad dolorosa. Llevaba dos años sin ver a sus padres. Su madre, de 86 años, está enferma y no pudo ir a verla tocar. Su padre, de 91, sí acudió al Teatro Mella y comprobó cómo la primera ovación de la noche se la llevó su hija, bordando su espectacular solo en 'Corazón loco'. "La música es su vida. Era muy buena estudiante y la mamá la matriculó en el Conservatorio como algo complementario. ¡Y fíjese!", exclamó sin ocultar su orgullo Aníbal Baró.

"Ustedes lo que hacen es música de cámara, con una sensibilidad tan especial que emociona. Que hace que la gente no se vaya de vacío. Y Nelsa. ¡Vaya con Nelsa! Tiene una manera de tocar que me recuerda al gran Frank Emilio, con gran sabor y tradición en sus improvisaciones", constató la entusiasta Marta Valdés. A Mayte y Nelsa, esta vez solas, les quedaba un último reto: actuar en el concierto que Silvio Rodríguez había organizado en la plaza Roja del barrio 10 de Octubre, como parte de su gira en suburbios. Había otro valor añadido: era también la clausura del festival que la había traído a Cuba.

"Vincular cultura y poder adquisitivo empobrece el espíritu de los países"
Llovía sin cesar, y el único respiro que dio el cielo llegó cuando ellas tocaron. En el colegio de la zona que sirvió de camerino, Leo Brouwer le presentó a Silvio. "Tú vienes de Catalunya, que como nosotros está en la onda de la libertad. Hay que darle al pueblo lo que quiere. Todo lo prohibido acaba rebelándose", le dijo a Mayte el autor de 'Mi unicornio azul'.

Silvio Rodríguez: "Tú vienes de Catalunya, que como nosotros está en la onda de la libertad. Hay que darle al pueblo lo que quiere"
INUNDADA DE RIQUEZAS

Minutos antes, con las nubes amenazando el diluvio, Mayte le contó a una periodista: "Este proyecto de llevar el arte a los desfavorecidos es sumamente importante. Vincular cultura y poder adquisitivo empobrece el espíritu de los países". Mayte volvió de Cuba con el alma inundada de riquezas.

Mayte Martín
"Escribo estas líneas tras varias semanas de mi vuelta de Cuba. Cuando ya puedo sentir el poso que esta reparadora experiencia ha dejado en mí y soy mínimamente capaz de describirla.
En realidad, no existen palabras que puedan abarcar mi emoción ni la dimensión de lo vivido; y sé que lo que pasó dentro de mí durante ese bendito encuentro con el pueblo cubano podría transmitirlo solo existiendo, cantando; y que esta Mayte Martín que aquí escribe no es la misma que la que partió a La Habana.
En este desierto que escogí caminar encuentro de vez en cuando un oasis, y me paro a beber, a descansar, a coger fuerzas para seguir en ese camino que sé que, por duro que sea, nunca voy a abandonar. Tengo razones sagradas para no hacerlo. Hay alguien que me mira desde arriba y se enorgullece de quien soy, y nada en el mundo tiene más valor para mí que esa mirada de orgullo.
Pero a fuerza de vivir a contracorriente y tropezando con la banalidad, mi alma se desconfigura a veces, se marchita un poco, y es necesario un gesto de la vida que me recuerde que hay alguien al otro lado que tampoco teme caminar desnudo.
La vida tuvo ese gesto hace treinta años, cuando Tete Montoliu puso su mirada sobre mí. Y hace veinticinco, cuando me encerré a cantar con el maestro Sabicas en un cuarto de la casa donde murió Carmen Amaya y vi las lágrimas brotar de sus ojos. O hace ocho, cuando las hermanas Katia y Marielle Labèque me escogieron entre todas las voces del mundo para crear juntas su hermoso proyecto.

La sagrada y bendita vivencia que aquí contamos empezó el 16 de diciembre del pasado año, cuando el maestro Leo Brouwer vino a Barcelona para invitarme a participar en el festival Les voix humaines de La Habana. CUBA esperaba mis boleros y ese era un sueño que, de tan mágico, jamás me atreví ni a soñar.
Cada día transcurrido desde la invitación de Leo lo viví imaginando cómo recibirían mis boleros en La Habana. Pero nada de lo que en aquellos días pude imaginar se acercó ni de lejos a lo que viví.
Cuando recibí la primera ovación del amorosísimo público que abarrotaba el Teatro Mella, se me recompuso todo por dentro.

Se me encajaron las piezas y, de pronto, esa manera mía de mostrarme, tan esencial y tan despojada que tanto me pone en contradicción con el mundo, contenía el elemento fundamental e imprescindible para conectar con lo más profundo del alma de cada uno de los cubanos que esa noche compartió uno de los momentos más emocionantes que he vivido jamás.
Algunas semanas antes del viaje a La Habana, mi adorada Marta Valdés, con quien no había tenido jamás contacto directo, me escribió para contarme que mi querida compañera Maribel Quiñones ‘Martirio’ la había hecho conocer mi música hacía unos años y que, desde entonces, formaba parte de las cosas que más la emocionan. Me dijo que estaba muy ilusionada con mi paso por su Cuba y que estaría sentada en el patio de butacas para disfrutar de mis conciertos. Estuve releyendo ese email y contemplando su nombre en mi bandeja de entrada durante días.
El maestro Silvio Rodríguez, que acompañó tantas tardes de lluvia y melancolía en mi adolescencia, me invitó a participar en uno de los conciertos gratuitos que ofrece en barrios de La Habana al sector más desfavorecido del pueblo cubano. Allí, músicos y público, todos bajo la lluvia y con la bandera cubana erguida a nuestras espaldas, hicimos juntos que la música fuese lo que debe ser: manifestación de los dioses, algo que nos hace a todos iguales, estemos arriba o abajo del escenario; y algo que todo el mundo debe poder disfrutar sea cual sea su estatus económico y social.
He regresado de La Habana recompuesta, agradecida, reconfortada, con la fe encendida, sabiendo que, aunque lejos, muy lejos, existe un pueblo sensible y culto que solo da valor a lo importante, que venera lo esencial y que jamás se entretiene en lo superfluo. Allí, en esa Habana que ya añoro, encontré un hogar para mi alma. Y hoy puedo afirmar, con más rotundidad que nunca, que hay vivencias que reciclan las certezas".